Sindicato Mexicano De Electricistas

¡Es la BOA! Los mismos corruptos de siempre y con el arbitro a favor

Para nadie fue una sorpresa el contenido del documento que presentó el día de hoy el presidente López Obrador, en su conferencia mañanera.
La conformación de un Bloque Opositor Amplio (BOA), se daba por descontado.

La mayor parte de los integrantes de este conglomerado que se fija como metas principales, desacreditar al gobierno de la Cuarta Transformación, restarle credibilidad al partido político Morena, conseguir la renuncia del presidente en el 2022 y hacerse del mayor número de puesto de elección en el proceso electoral del 2021, son conocidos por todos los ciudadanos.

Ahí aparece la COPARMEX, dirigida por Gustavo de Hoyos Walther, quien a su vez es el títere favorito de Claudio X González. Se dice que parte del empresariado mexicano participa ya en el proyecto y por lo mismo, es fácil suponer que el Consejo Coordinador Empresarial, dirigido por Carlos Salazar Lomelín, está involucrado en este bloque. Este empresariado afín al neoliberalismo, deberá aportar los recursos financieros necesarios para que triunfe la estrategia pro-neoliberalismo.

BOA nace llevando en el nombre la fama. Políticos de corte rastrero son señalados en el documento como integrantes. Fernando Belaunzarán, los panistas en su conjunto, los restos de lo que fue el PRD, Movimiento Ciudadano de Dante Delgado y el represor Enrique Alfaro, etc. Se dice que se buscará también la integración de los priistas, para presentar candidaturas únicas en el siguiente proceso electoral. Aparece Felipe Calderón con su partido (aún sin registro) México Libre, como uno de los principales participantes.
Luego está el brazo de los medios de comunicación, que deben impulsar de inmediato campañas de desprestigio en contra del actual gobierno, de la figura presidencial y del partido político Morena. Están señalados Milenio, Proceso y todos los que conocemos como férreos opositores a la Cuarta Transformación.

De los periodistas que están siendo reclutados para difundir “la buena nueva” que trae la BOA, quedan señalados Denise Dresser, Brozo, Carlos Loret de Mola, Pablo Hiriart, Ciro Gómez Leyva y el resto de la comentocracia mentirosa por todos conocida. A ellos les corresponde diseñar e impulsar la guerra sucia necesaria, para dar vida al muerto que impulsa BOA.

Aparecen también los gobernadores emanados de los partidos de oposición. Ellos deberán impulsar y favorecer a los candidatos opositores en cada entidad federativa. Deberán facilitarles el camino y proveerlos de lo necesario para que luzcan en sus actos de campaña.
Se habla de campañas publicitarias en medios de comunicación internacionales.

También de cabildeo en diferentes áreas de gobiernos de otras naciones, principalmente en la Unión Americana, para conseguir respaldo internacional.

BOA nace con un enorme apetito de poder. Es el animal que suelta la clase conservadora, con la intención de recuperar el poder en el corto plazo.

Varias de las acciones que señala su estrategia político-electoral, ya se encuentran en marcha.
Fuimos testigos del modo indigno en que el presidente de la COPARMEX, Gustavo de Hoyos Walther, “acusó” al presidente López Obrador ante el rey de España, por “no tratar bien a los empresarios”

Sabemos que los panistas se han acercado a Jared Kushner, yerno de Donald Trump, para solicitar la intervención del gobierno norteamericano, en contra de las políticas que impulsa la Cuarta Transformación.
La falta de patriotismo en la derecha nacional es conocida por todos.
Los empresarios alineados a la BOA, son los mismos que han estado pidiendo apoyo del gobierno, para solventar la crisis provocada por la pandemia de Covid-19.

Se han negado a que el apoyo se dirija preferentemente a los grupos sociales más desfavorecidos. Quieren que el dinero público sea en exclusiva para el rescate a sus empresas. Hoy son un grupo belicoso, pero insignificante.
De los medios de comunicación nada novedoso aparece en el documento de la BOA. Se nombran a algunos de los periódicos con mayor afinidad al neoliberalismo, pero hay más, como Reforma, que necesariamente están incluidos. Medios especializados en el golpeteo permanente y en la difusión de noticias falsas.

Los periodistas BOAS también han estado a la vista de todos. Nada novedoso es el hecho de que actualmente estén trabajando a favor del proyecto neoliberal 2021-2022. Raro sería que todos los señalados no aparecieran en el documento.

Como dijimos, pocas novedades hay en los datos expuestos hoy en la conferencia mañanera. Era del dominio público esta alianza tácita de los grupos conservadores para construir una plataforma electoral, razonablemente estructurada, con la cual enfrentar a Morena en el proceso electoral del año entrante.

Pero hay un factor que sí tiene una relevancia particular en todo el proyecto de las BOAS.

Entre las estructuras que se consideran como integrantes de este proyecto neoliberal, figuran los nombres del Instituto Nacional Electoral y del Tribunal Federal Electoral.

Estos dos organismos, que tienen la responsabilidad de organizar, supervisar, calificar y ratificar los procesos electorales, son mencionados como integrantes del proyecto BOA.
Y esto es inquietante porque el partido de Felipe Calderón aún no cuenta con el registro definitivo y ya es considerado como pieza clave en la precampaña que inicia.

Por otro lado, es muy significativo que los consejeros del INE, estén siendo señalados como otras BOAS más.
La corrupción dentro del Instituto Nacional Electoral y el Tribunal Federal Electoral, así como su propensión histórica al reconocimiento de fraudes, debe inquietar y poner sobre alerta a una sociedad que está cansada de la parcialidad evidente de estos órganos electorales. Históricamente, han actuado en favor de la causa conservadora.

En este momento, es indispensable seguir con lupa la resolución del INE, en cuanto al registro del partido de Felipe Calderón, “México Libre”. Hay mucha documentación que debe ser revisada minuciosamente, dado que en el pasado, Calderón y su esposa Margarita, presentaron documentos alterados.
De igual manera, es urgente que se reajuste el marco legal del Instituto. El pueblo de México no va a permitir un fraude más. La democracia llegó con la Cuarta Transformación y los ciudadanos nos están dispuestos a ponerla en manos de la mafia electoral nuevamente.
Deben haber reglas claras y piso parejo para tener la seguridad de que los resultados electorales se respetan.
Urge nombrar a los nuevos consejeros electorales, que suplirán a quienes concluyen su periodo.
Dentro de todo lo que expresan las BOAS en su documento, esto es lo único inquietante.

En un proceso electoral limpio y democrático, las BOAS no tienen oportunidad verdadera de salir triunfantes. Sus partidos políticos están a punto de desaparecer. Pueden disfrazarse de BOAS, de hienas, de buitres o de lo que mejor les convenga. No tienen apoyo social y sin la gente, son nada.

Solo preocupa el árbitro. No permitamos que se fragüe un nuevo fraude dentro del INE y el TRIFE.
Estemos atentos. Exijamos reglas claras.
Queda abierta oficialmente, la caza de BOAS.

Malthus Gamba