Assange y Ciro Gómez: Dos visiones de la realidad

Tiempos electorales. Periodo en que las visiones encontradas sobre la realidad, adquieren formas mucho más agresivas que las observadas durante los espacios en que no hay puestos políticos en disputa. En nuestro país viviremos este año, un proceso electoral que renovará la Cámara de Diputados, algunos congresos locales, gubernaturas y ayuntamientos en distintos Estados.

La lucha entre quienes militan en los partidos de izquierda (con Morena por delante), y aquellos que participan bajo el cobijo de los partidos de la alianza conocida como TUMOR, es fuerte. Las precampañas han resultado ejercicios de fiereza publicitaria, donde se intenta evidenciar los puntos débiles del contrincante, en base a hechos reales del pasado, o en su defecto, en base a noticias falsas.

Ha sido apreciable para todos, que Morena apuesta a crear conciencia social sobre las enormes fallas del neoliberalismo, en base a mensajes que dan constancia de toda la podredumbre institucionalizada que vivimos durante el periodo neoliberal. El FOBAPROA; los corruptos que saqueaban al país; los traficantes de influencias que dirigían todo a la sombra de presidentes floreros y funcionarios rapaces; la prensa conservadora como herramienta para el control social, son parte de los temas que manejan las campañas de los partidos de izquierda actualmente.

Del otro lado tenemos a los conocidos informadores de corte neoliberal. La campaña publicitaria manejada por quienes tienen un poder económico considerable, se basa fundamentalmente en noticias falsas que difunden serviles periodistas de la calidad de Brozo, Loret de Mola, Riva Palacio, León Krauze, López Dóriga y muchos más. Se trata de una campaña desinformativa, que tiene por objeto atraer el voto del ciudadano frágil de convicciones y de aquellos jóvenes que participarán por primera vez en un proceso electoral. A estos últimos se les considera como segmente social fácilmente manipulable.

Las realidades que manejan los partidos políticos de izquierda y derecha, son enteramente diferentes. Y no pueden existir dos versiones de la realidad del país tan distintas entre si. No hay dos Méxicos con situaciones históricas y del presente, tan encontradas.

Sucede entonces que una de las versiones de la realidad que se están manejando en este momento, falta a la verdad. Alguien miente. Sabemos bien quién lo hace, pero vamos a poner un ejemplo claro sobre lo que se considera “información de calidad” en la derecha y en la izquierda.

El día de ayer corrieron dos noticias en forma paralela.

Por una parte, se conoció que una jueza en Reino Unido, negó la extradición de Juian Assange solicitada por el gobierno de los Estados Unidos, al considerar que la vida del hoy prisionero peligraba. El presidente López Obrador abordó el tema en su conferencia mañanera e hizo saber que su gobierno estaba dispuesto a intervenir en favor de Assange, para que la Corte Inglesa le otorgara el indulto. Es decir, solicitaría diplomáticamente se considerara el otorgamiento de ese indulto. Una vez concedido el mismo, otorgaría asilo político a Assange en México.

Los medios de comunicación fuera del control de quienes participan en el #TUMOR, así como las redes sociales, dieron cuenta de esta posición humanitaria del gobierno de México. No así la prensa reaccionaria que guardó un sepulcral silencio al respecto.

La otra noticia del día se relacionaba con el descanso que tomó el subsecretario de salud, Hugo López Gatell en Oaxaca. “Vacaciones” le llamaron a ese descanso de fin de año que compartió Gatell con familiares y amigos. Una foto en un restaurante fue motivo suficiente para señalar que no se respetaba la sana distancia y el “quédate en casa”. Gatell ha viajado de continuo por todo el territorio nacional supervisando y fortaleciendo las medidas de salud en el país. Nadie ha dicho algo respecto a estos numerosos viajes y estancias en Ciudades del interior. A nadie le ha importado que Gatell coma en sitios públicos, autorizados a dar servicio dentro de sus instalaciones. Pero Gatell disfrutando de dos días de descanso en Oaxaca, guardando la sana distancia, hospedándose en una casa familiar y comiendo como hacemos muchos ocasionalmente, en un sitio público, fue noticia amarillista en la prensa conservadora, pagada hoy por Claudio X González y amigos que lo acompañan. No se trató de una fiesta o festejo numeroso. Solo había en la mesa del restaurante unas cuantas personas. Algo íntimo dentro de un pequeño círculo.

Uno de los comunicadores reaccionarios más frenéticos al respecto, fue Ciro Gómez Leyva. Habló de un fracaso total en el sistema de salud. Pidió el cese o salida de Gatell de manera inmediata. Señaló que se violaban las disposiciones que el mismo gobierno había dispuesto. Fue un grito enfurecido por lo que llamó una falta mayúscula de un funcionario público. El gobierno de la Cuarta Transformación va de mal en peor según su visión periodística. De la nota sobre Julian Assange, poco o nada se dijo en el programa de Ciro.

Para la mayoría de los ciudadanos, la verdad no se encuentra en la información que manejan los medios de comunicación tradicionales. Confían más en medios independientes y en redes sociales. Esa realidad es compartida y defendida por “El Tigre” de la Cuarta Transformación.

La supuesta verdad que intentan colocar los antiguos medios y comunicadores chayoteros, solo sirve a quienes se identifican con la causa conservadora y defienden lo intereses del grupo político-empresarial conocido como #TUMOR. Es una realidad que nada tiene que ver con la verdad. Una realidad de utilería, tal y como lo fueron los últimos presidentes neoliberales. Apariencia y nada de fondo.

Estas dos visiones de lo que está sucediendo en México, están en choque frontal en este momento. En las elecciones de este año, se juega el futuro inmediato del país. Una de las dos realidades que manejan los medios informativos de ambos bandos, prevalecerá. Nos quedaremos con la verdad, o con la noticia engañosa diaria.

Julian Assange es un personaje histórico ya, por el valor que tuvo para poner al descubierto la verdad sobre la política nacional e internacional que maneja el imperio norteamericano en todos los rincones del planeta. Los vicios de gobiernos locales que siguen el modelo impuesto por Norteamérica. Es alguien que merece respeto, apoyo y protección.

Ciro Gómez Leyva y los periodistas como él, tratan de engañar a sus audiencias diariamente. Mienten por compromiso, servilismo e interés. No son dignos de respeto como profesionales de la comunicación. Hoy son herramientas utilizadas por el #TUMOR para alcanzar el poder.

Esas dos visiones de la realidad y la verdad están ante nuestros ojos el día de hoy y cada uno de nosotros deberá elegir individualmente, a cuál deseamos apoyar e impulsar.

Habría que decir finalmente que en política, no hay #TUMOR benigno. Recordar que el cáncer de México ha sido por décadas la corrupción.

La vía clara que se abre al futuro, es la que trabaja a diario la Cuarta Transformación. Los resultados de esa labor están a la vista y son producto del trabajo y la confianza depositada por el pueblo en su gobierno. Ahí no hay engaño, amarillismo, o simulación.

Malthus Gamba

error: Content is protected !!