SinLineaMX - Live

En la opinión de Elí González
@calacuayoMX

La oposición aún no entienden al movimiento social del que AMLO forma parte. Por eso no se dieron cuenta que las elecciones a partir de 2018, ya no son elecciones ordinarias, no son simples comicios electorales como se acostumbraba antes de esa fecha. Las elecciones y la forma de hacer política dieron un giro que los dejó fuera del círculo.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es un producto de la urgencia de la que hablaba Martin Luther King cuando escribió sobre “la urgencia feroz del ahora”; en esa “urgencia” y no en el hartazgo o los errores de la actual oposición encontrarán las razones de sus infinitas derrotas políticas. Pero no lo entienden, y mientras no lo entiendan, continuarán en el carrusel de la derrota continua que los arrastrará a la extinción.

AMLO es solo el conductor del proceso, la voz que se escucha, el rostro que se ve, pero es uno entre millones. Somos millones los que por fin tenemos un representante digno. Sin embargo somos millones los que pondremos y quitaremos a nuestros representantes si se atreven a regresar a la porquería que desterramos en 2018.

Cuando escuchamos que las multitudes le corean al presidente AMLO “No estás solo”, entendamos que se lo gritan a él y se lo dicen al país entero. Porque esas multitudes, son parte de ese gran movimiento imparable que el ahora presidente representa.

La expresión de apoyo al presidente, es la forma de refrendar un compromiso en el que se le dice: estamos contigo mientras tú estés con nosotros, mientras cumplas con lo que, mediante nuestros votos, te ordenamos.
Esto no lo puede entender la oposición y su cerrazón porque se sustentan en la ignorancia de este país que ya cambio y que ellos no han entendido.

La oposición y la prensa que se beneficiaba de la corrupción, del tráfico de influencias, del negocio de la manipulación, no han entendido lo que está ocurriendo en este país, no han entendido que si no se suman a esta sociedad moderna, no quedará piedra sobre piedra de ellos que no sea destruida.

Como lo dijera don Epigmenio Ibarra “en 2018 hubo un cataclismo de carácter social y democrático, un movimiento telúrico que se venía gestando desde hacía años en las entrañas del pueblo” y sí, ese cataclismo provocó el derrumbe de uno de los regímenes más corruptos y autoritarios de la historia moderna.

De ese cataclismo no se ha recuperado la oposición, y no lo hará mientras no lo comprenda. La oposición, sus intelectuales y opinólogos no logran entender lo que está pasando. Y mientras no lo entiendan, continuarán haciendo el ridículo y sepultándose día a día hasta desaparecer.

La oposición sigue auto engañándose con el cuento de un pueblo manipulado por un mesías. Un mesías que manipula a las masas más ignorantes. Mientras la realidad les grita y escupe en la cara aclarándoles que los ignorantes son precisamente ellos y que las mayorías que respaldan al hoy presidente, son justamente los más preparados e informados.

Esa oposición ignorante se cree sus propias mentiras, mientras otros las hacen suyas de tanto repetirlas y escucharlas de sus ignorantes líderes. La oposición no entiende que su estrategia ya es obsoleta, que las mentiras no surten efecto, que sus insultos hacen que la gente quiera más y respalde más a su presidente.

Mientras no sepan descifrar cómo se gesta el cambio, no podrán comprender la naturaleza del cataclismo social que, en lugar de mandar en 2018 a López Obrador a ‘La Chingada’ lo llevó a Palacio Nacional.

Mientras no entiendan que la sociedad los desprecia por cada ataque al presidente, no se repondrán ni sumarán adeptos. La sociedad está harta de ellos y por falta de comprensión, están dejando ir su última oportunidad. La oposición desaparecerá en 2024, si no capta el mensaje que le manda a diario esta sociedad politizada e informada.

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com