AL ROJO VIVO: Romero Hicks y la casita en EU

Veía una entrevista que realizaba Vicente Serrano a prominente militante del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, sobre una mansión que encontraron a nombre de la esposa del panista en Estados Unidos y que nunca ha hecho pública en su declaración patrimonial que, por cierto, tampoco ha hecho pública.

La casa de Romero Hicks

El jacalito se ubica en Appleton, Wisconsin y tiene un valor de $15 millones de pesos, lo que contrasta con la austeridad con que presume vivir el legislador panista.

Fuente: La Octava

Cabe mencionar que el argumento que dio, que más bien sonó a pretexto, fue que la casa no es de él y que el hecho de que aparezca a nombre de su esposa no implica absolutamente nada malo porque están casados por bienes separados.

El Dip. Romero Hicks tendría razón y calidad moral para ofenderse sobre el tema, si no fuera porque hace ya unos meses él y su Partido crucificaban por lo mismo a Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación y a Javier Jiménez Espriú, titular de Comunicaciones y Transportes.

En ese momento ambos funcionarios respondieron y dieron razón de sus bienes, mientras que el panista acusó de mentiroso a Vicente y a los equipos de Sin Censura y La Octava, medio en dónde se dio a conocer la información.

La prepotencia del Diputado

Llamó mi atención en particular la forma tan prepotente de responder de tal personaje y me puse a buscar, para no variar y encontré una entrevista que le hizo el periodista Álvaro Delgado para la revista Proceso en 2017.

Alvaro Delgado. Fuente: Proceso

En aquel entonces Delgado cuestionaba a Romero Hicks sobre su pasado en el PAN, su deseo por la candidatura presidencial de 2018, su intento por buscar la presidencia del Partido que terminó declinando a favor de Gustavo Madero, su fraudulenta elección como candidato del PAN por la Gubernatura de Guanajuato y las influencias que usó para nombrar funcionarios públicos una vez que llegó a Gobernador, no por eficiencia, sino por compadrazgo.

Romero Hicks, Margarita Zavala y Ernesto Ruffo, presidenciables del PAN en 2018. Foto: Nación 321

En aquel entonces poco faltó a don Juan Carlos para llamar mentiroso a Álvaro Delgado en su cara pese a que lo entrevistaba con bases y evidencias. Su modo prepotente y con ínfulas de grandeza al responder se notaban en cada letra del artículo.

En la entrevista con Vicente Serrano se notó exactamente lo mismo, no respondió concreto lo que se le preguntaba y terminó colgando el teléfono cuando las preguntas sobre la casita de los 15 millones le resultaron incómodas, cosa que si hubiese sido a la inversa no se habría tolerado en las altas esferas en las que se mueve el señor Romero Hicks (el video muestra el momento exacto en que el Diputado por el PAN cuelga el teléfono a Vicente).

Pero… ¿Qué pretende?

Antes como ahora pretende accesar a las delicias del poder, no desde un Estado o un Partido herido de muerte, sino desde la mismísima Presidencia de la República, no en balde las continúas y encarnizadas críticas del panista a la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Dice no tener escándalos de corrupción, lo que podría ser cierto porque nunca se le ha sabido nada de este tema, pero nadie es perfecto.

Afirma haber sido un excelente Gobernador en su paso por el puesto del Ejecutivo Estatal de Guanajuato de 2000 a 2006, mismo que recibió de Vicente Fox, su antecesor, pero se podría cuestionar puesto que la inseguridad en la Entidad no se gestó de la noche a la mañana, sino precisamente durante los sexenios de los presidentes panistas Fox y Calderón y posteriormente con Peña Nieto.

En la administración de Felipe Calderón fungió como Director del Conacyt, mismo que destinó recursos millonarios hasta 2018 para proyectos de “investigación” a decenas de empresas privadas de altos vuelos como Ford, Monsanto y Sabritas y llegó a gastar en trabajos tan absurdos como el de elaborar una pizza… ¡sí, estimado lector, pizza patrocinada por el Conacyt!

La verdad

Lo cierto es que, efectivamente, Juan Carlos Romero Hicks podrá no tener escándalos fuertes de corrupción, pero es capaz de meter a sus compadres al gobierno, financiar proyectos absurdos y atacar a rajatabla y sin bases sólidas a sus opositores.

Y con respecto a la prensa crítica y alternativa. Si casi, casi le dijo mentiroso a Alvaro Delgado pese a las evidencias que le estaba presentando y le colgó el teléfono a Vicente Serrano en cadena internacional cuando este le insistió en el tema de la casa de su esposa siendo solo legislador (era Senador cuando le concedió la entrevista a Alvaro Delgado y ahora es Diputado para el período 2018 – 2021), no quiero pensar que haría si ocupara la máxima magistratura del país, la Presidencia de la República.

Fuente: Centuria noticias AGS

Y sí, estimado lector, parece que Romero Hicks no quita el dedo del renglón, quiere ser Presidente y para eso está dispuesto a seguir golpeando a sus opositores políticos, aunque dada la participación ciudadana en la última elección presidencial, dudo que pueda conseguirlo con denuestos, descalificaciones y billetazos.

¿Qué le deparará el futuro a Juan Carlos Romero Hicks con el PAN?

Así las cosas.

@Cr_Politico