Después de habernos enterado que el INE pretende pedir 4 mil millones de pesos para tenerlos ahí guardaditos, en espera de saber si vamos a organizar una consulta ciudadana el año que viene, nos queda muy claro que cualquier otra alternativa para conocer la opinión de los ciudadanos, resulta más barata que hacerla a través de este instituto de la censura y el dispendio.

Su solicitud de presupuesto es como haber recibido una cotización de algún proveedor para llevar a cabo un servicio y la verdad preferimos decirle que muchas gracias pero no, sus servicios son demasiado onerosos para llevar a cabo el trabajo que necesitamos. Es tan desproporcionado el monto, que equivale a lo que cuesta organizar 8 elecciones del valor de cada una de las dos que tendremos del año que viene para elegir gobernadores en Coahuila y el Estado de México.

Su participación mafiosa en los procesos en los que interviene, lo han ido alejando cada vez más de la ciudadanía. Se comportan como un principado al que hay que mantener a cuerpo de rey por inútil que resulte, recibiendo a cambio el privilegio de aguantar la insolencia de sus funcionarios y ahora también hasta los increíbles intentos de censura que han operado contra legisladores de Morena, periodistas que no concuerdan con su dispendio y ciudadanos comunes que se atreven a opinar en las redes sociales.

No solo se les puede calificar de inútiles, sino de activistas de la delincuencia de cuello blanco, orientada a apoyar a los que históricamente han despojado a los mexicanos de su patrimonio, su libertad y hasta su vida. Si solo fueran inútiles estaríamos de gane.

Recientemente el presidente de la República anunció que en 2023 efectivamente sí se organizará una consulta ciudadana, a fin de conocer la opinión de los mexicanos en relación con que el ejército permanezca en las calles apoyando la labor de la Guardia Nacional hasta 2028, como lo propuso el mismísimo PRI, porque es necesario para que la Guardia se consolide y ya no se requiera la participación de las fuerzas armadas como apoyo.

También dejó claro que esta consulta no se va a organizar con la participación del INE, porque seguramente nos intentarían cobrar de más, como sucede con todo proceso en el que interviene este organismo corrupto. Es por ello que se buscará otro mecanismo que sea legal que nos permita prescindir del INE, evitando que nos sigan extorsionando y cobrado derecho de piso.

Es probable que una consulta así nos costaría menos de la décima parte que a través de este instituto corrupto y nos ahorraríamos sus explicaciones llenas de términos pretenciosos e incomprensibles, para justificar su inútil existencia.

Así es que ahora también al INE se les acabó su fiesta dorada, porque a los mexicanos ya no nos engañan, ni estamos dispuestos a pagar para que unos cuantos subnormales sobrevalorados nos intenten enredar con su lenguaje sofisticado y lleno de anglisismos

Como dijo el filósofo francés René Descartes: “Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez”.

Advertisement

Por Erika