Va CDMX contra abuso policial en manifestación

Después de que en redes sociales se dieran a concer las imágenes en las que se aprecia a una joven siendo golpeada por policías de la Ciudad de México durante tras las protestas que sucedieron contra la violencia policial en Estados Unidos y en Jalisco, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México emitió un comunicado en el que condenó los hechos y anunció que se tomarían cartas en el asunto.

Claudia Sheinbaum afirmó que, a pesar de que la orden transmitida a los cuerpos policiales encargados de la seguridad durante las manifestaciones en la Embajada de EEUU y en la representación de Jalisco en la Ciudad de México fue de evitar caer en las provocaciones de quienes buscaban alterar el orden público. Sheinbaum consideró que “no se obedecieron las órdenas a cabalidad y se cometió abuso policial al menos contra una adolescente, y para mi gobierno esto es inaceptable,” por ello, la capitalina pidió que tanto la Fiscalía General de Justicia y la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México se involucraran en el caso “para que abran una investigación se identifique y se castigue a los responsables, así como su línea de mando sin importar el cargo de los implicados.”

A su vez, la Fiscal General de Justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, anunció que la dependencia a su cargo comenzaba a investigar a los responsables. Su posición fue la de no tolerar ningún abuso policial: “Coincidimos plenamente con Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno y Omar Harfuch, Secretario de Seguiridad Ciudadana, en que en la Ciudad de México el camino no es la violencia y no vamos a solapar el abuso policial”, sentenció en su cuenta de Twitter.

El Secretario Harfuch, a su vez, afirmó que quien cometió dicho abuso actuó contra sus órdenes explícitas, dado que la instrucción dada a los cuerpos policiales fue la de no caer en provocaciones. El titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana consideró que el punto de inflexión durante las acciones violentas de manifestantes fue cuando éstos decidieran ejercer la fuerza sobre las casas de los vecinos.  “Estamos viviendo un momento muy delicado, lo que quisimos es evitar la confrontación con estas personas a toda costa, pero cuando llegan a Casa Jalisco, ya estaban vandalizando domicilios particulares y eso obviamente la policía no lo puede permitir, por eso en Polanco se vio una acción más enérgica por la policía”, narró.