Total transparencia en la Cuarta Transformación

Ayer, los comunicadores y periodistas conservadores, se dieron vuelo, fabricando escenarios truculentos, en relación a la salida de Carlos Urzúa, de la Secretaría de Hacienda.

Hubo de todo. Periodistas que señalaban una traición de Urzúa a la Cuarta Transformación, por el hecho de haber hecho pública su carta de separación al cargo, en un martes, siendo que la ortodoxia neoliberal, señala los viernes o sábados, como los más adecuados para este tipo de actos.

Se habló de que, en martes, los mercados financieros se mueven negativamente, ante hechos tan significativos, como del que hablamos.

Otros periodistas se enfocaron en el contenido de la carta de renuncia, donde Urzúa deja ver que hubo personajes dentro del gobierno, opuestos a su manera de entender el manejo de la hacienda pública. Incluso señaló a alguno de ellos, con posible conflicto de intereses.

La prensa tradicional y los grupos opositores que anhelan un tropiezo grave de este gobierno, para salir del calabozo del olvido en que se encuentran purgando sus penas, señalaban que esta renuncia tenía un significado particular. Había un gobierno en crisis, donde los integrantes del equipo base del presidente, estaban desertando.

Mucha especulación el día de ayer.

Y en menos de veinticuatro horas, las aguas, que en realidad poco se movieron, vuelven a su curso normal y la sociedad se da cuenta, por boca del presidente, que la renuncia de Urzúa nunca fue un asunto grave.

En la conferencia mañanera del día de hoy, López Obrador señaló que la separación de Carlos Urzúa, fue por decisión personal del exsecretario.

Jamás hubo la intención, por parte de Urzúa, de atentar contra los intereses del gobierno de la Cuarta Transformación. Por el contrario; él propuso dar a conocer su carta de renuncia, el día sábado de esta semana. Fue el presidente quien pidió que el texto, se publicará desde el martes. Por tanto, lo manejado por la prensa reaccionaria, carece de veracidad.

Dentro del gobierno de la Cuarta Transformación, no hay responsables de área con conflicto de intereses. López Obrador recordó una carta dirigida a las dependencias del gobierno federal, en la que pide que ni a sus mismos familiares, se les den facilidades especiales, o trato preferencial, si utilizan al presidente como aval en sus acciones.

Por esto mismo, nadie que labore en su administración puede hacer uso de su proximidad con el presidente, para realizar negocios personales, que impliquen corrupción, o cualquier otro delito. Él está pendiente de eso, en forma permanente.

Lo asentado por Urzúa en su carta, es fruto de los desencuentros que se dieron con otros integrantes del primer equipo de gobierno del presidente.

Tampoco en esto acertaron los periodistas conservadores.

Los mercados financieros apenas si resintieron el cambio de titular en Hacienda.

La normalidad vuelve a ellos, apenas unas horas después de la salida de Urzúa.

¿Qué nos dice el presidente sobre todo este asunto?

Que las cosas están cambiando verdaderamente en el país.

Hoy, nos detalló todo el asunto relacionado con la salida de Carlos Urzúa de la Secretaría de Hacienda.

Hubo desencuentros, pero estos se dieron principalmente, entre el presidente y el titular de Hacienda. El Plan Nacional de Desarrollo y el manejo del Banco de Desarrollo, fueron los obstáculos insuperables entre López Obrador y Urzúa.

Para el primero, la Cuarta Transformación debe romper totalmente con los planteamientos neoliberales. Urzúa pretendía dar un poco de maquillaje al viejo modelo, sin alterar en el fondo la política hacendaria.

Esa fue la causa principal de la renuncia, misma que se dio en buenos términos.

Supimos hoy que dentro del gabinete se discute fuerte y que no existe ahí pensamiento único. Cada quien expone su forma de pensar y enfocar las políticas públicas. Incluso hay voces en desacuerdo con lo que plantea el presiente. Pero esto es reflejo del clima de cambio y libertad que vive el país.

La salida de Urzúa tiene que ver más con su formación profesional, que está relacionada con la visión neoliberal de la política y la economía. Es un buen servidor público, pero su inclinación hacia las formas usadas por el viejo aparato conservador, son fuertes. Esta visión no le sirve al presidente, ni tampoco aporta al cambio.

Su salida se da por esa causa. Y así lo expone con total franqueza López Obrador.

La conferencia mañanera nos dio oportunidad de acercarnos un poco, a lo que acontece dentro del círculo de quienes están gobernando al país.

Fue como abrir una ventana por donde se filtran los aires del cambio que se está construyendo.

Si hay una palabra que puede distinguir este ejercicio de comunicación, sobre la actividad pública, esa es, incuestionablemente, “transparencia”.

Los periodistas añejos, esos que se formaron y crecieron durante los treinta y seis años de neoliberalismo, están acostumbrados a asomarse a lo que sucede dentro de las oficinas de gobierno, de manera marginal. Usan a confidentes, a los que hay que pagar, para que les filtren algunos detalles imprecisos, sobre lo que ocurre detrás de los muros de esas oficinas. Por eso trabajan la mayoría de las veces, utilizando trascendidos o filtraciones que son maquilladas convenientemente y presentadas como trabajos de investigación.

Sus noticias, por tanto, carecen de sustento necesario para sostenerse como verdades. Son desmentidas al poco tiempo.

Decirle a la gente, al pueblo, lo que en verdad está pasando en el país, es uno de los méritos de las conferencias matutinas del presidente.

Cuando se dan situaciones importantes, como la que hemos señalado, es el titular del ejecutivo quien responde a la prensa, todas las preguntas que inquietan a las audiencias en ese momento.

Hoy quedó claro que el país marcha por buen camino. El Plan Nacional de Desarrollo es la guía que todo mexicano debe conocer, para entender los motivos y la finalidad del cambio que estamos viviendo.

Los funcionarios públicos deben entender también, que hay una ruta trazada y que no se permiten desviaciones al respecto.

Quien quiera participar en el proyecto de cambio, tiene todo el apoyo del titular del ejecutivo.

Aquellos que piensen diferente y deseen el regreso a las formas neoliberales, pueden dar las gracias, como lo han hecho Germán Martínez y Carlos Urzúa, para dejar esos espacios a otros servidores públicos, más próximos a los ideales de la Cuarta Transformación.

Eso lo dejó claro también el presidente en su conferencia mañanera.

 

Malthus Gamba