En días pasados la Secretaría de Relaciones Exteriores y Telecom, anunciaron el lanzamiento de un mecanismo llamado Tarjeta Remesas Paisano, que servirá para que los migrantes mexicanos en el extranjero puedan enviar dinero a México libre del pago de comisiones abusivas, con un tipo de cambio justo, a fin de que los bancos y las remeseras dejen de robarles descaradamente una parte importante de su dinero.

Con esta tarjeta, los familiares de los paisanos que reciben el dinero en México, lo harán sin pagar comisiones y podrán disponer de él en las 1,300 sucursales de Telecom, aunque también lo podrán hacer en cajeros de la red bancaria, o usando la tarjeta para pagar directamente en las tiendas.

Hoy mediante los mecanismos que existen para enviar dinero, pagando las comisiones que se cobran y considerando los precios a los que les compran los dólares para entregarles pesos a sus familiares en México, el costo más bajo que les cargan a los migrantes por un envío de 350 dólares, es de 28 dólares en total.

Los paisanos realizan más de 10 millones de envíos mensuales de dinero, cada uno de los cuales se hace por una cantidad promedio de 350 dólares. Tomando en cuenta estos factores, en el mejor de los casos para quienes mandan y reciben el dinero, los intermediarios se quedan con un promedio de 3,500 millones de dólares al año, que los familiares dejan de cobrar de este lado de la frontera.

Con el avance de la tecnología utilizada en el mundo financiero para realizar este tipo de transacciones, los intermediarios no pueden justificar estos cargos desproporcionados y ya era necesario que el gobierno diseñara algún mecanismo que detenga este atraco perpetrado por las financieras y los bancos, en contra de los mexicanos que se soban el lomo fuera del país para apoyar a sus familiares que se quedaron en México.

Hay que considerar que las remesas son la fuente principal de entrada de divisas al país, por encima de la Inversión Extranjera Directa. Solo el año pasado el país recibió 32 mil millones de dólares por concepto de Inversión Extranjera Directa y 52 mil millones por concepto de remesas.

Adicionalmente éste es uno de los pilares fundamentales en la consolidación del mercado interno nacional, impulsado a partir del mecanismo del consumo interno, porque las familias que reciben el dinero de las remesas lo gastan casi de inmediato en los productos y servicios que necesitan, beneficiando directamente al comercio detallista y a través de éste al comercio de mayoreo, así como a la producción. En resumen es un factor prioritario para que las empresas generen empleos, paguen impuestos y produzcan riqueza en el país.

Pero no solo es eso, este dinero tiene un valor adicional porque deriva del trabajo que hacen millones de mexicanos en otros países, a quienes los gobiernos corruptos de los últimos 50 años les negaron contar con una oportunidad de vida digna y desarrollo de este lado de la frontera. Esta situación los obligó a tener que irse a sufrir toda clase de penalidades, abusos, maltratos, persecución y explotación para poder salir adelante.

Con un gran esfuerzo lograron convertirse en una poderosa fuerza económica, que hoy produce el 10% de la riqueza que genera el país más poderoso del mundo y no solamente es una injusticia mayor, sino un crimen de lesa humanidad seguir abusando de ellos con sobreprecios, para que desde allá puedan apoyar a sus familias en México.

Muy buenas noticias porque el gobierno de la 4ª Transformación por fin está tomando medidas para proteger el gran valor que tiene ese esfuerzo, proveniente de quienes hoy son reconocidos como NUESTROS HÉROES VIVIENTES.

Como dijo el filósofo Séneca de la antigua Roma: “Sólo en la fortuna adversa se hallan las grandes lecciones del heroísmo”.

Por Erika