Reclusorios privados con precios de hoteles ¡de lujo!

En la feria del saqueo que se realizó sobre el erario y las riquezas del país a lo largo de los 36 años de neoliberalismo en México, ahora tocó la revisión de los contratos adjudicados directamente por el gobierno de Calderón, para la construcción de 8 reclusorios a varias empresas privadas; algo de lo que muy poca gente estaba enterada.

Sucede que para la edificación de los penales federales ubicados en Sonora, Guanajuato, Oaxaca, Durango, Chiapas, Michoacán, Coahuila y el femenil de Morelos, el gobierno del Comandante Borolas firmó contratos otorgados en adjudicación directa, sin licitación pública, por un monto mayor a 266 mil millones de pesos.

Este monto es equivalente a lo que costaría la construcción de 4 aeropuertos como el de Santa Lucía, casi 2 refinerías como la de Dos Bocas y a lo que tendríamos que pagar si se construyera dos veces el Tren Maya, obras que tanto escozor causan sobre la piel de los conservadores, pero a quienes no les importó lo de los reclusorios, porque con esas obras sí se podían seguir robando el dinero.

Para que nos ubiquemos más, con 84 mil millones de pesos adicionales a la cantidad que están costando estos reclusorios, se podría haber construido un aeropuerto como el de Texcoco que iba a representar un gasto enorme para el país.

En esa época del sexenio negro del ex presidente Calderón no vimos a Claudio X González presentando cientos de amparos para detener el saqueo, ni a la COPARMEX, al PAN o al PRI protestando enérgicamente por esta brutalidad, como los vemos hoy atacando al gobierno por el desarrollo de proyectos de infraestructura, en los que por fortuna ya no pueden meter sus sucias manos.

Los reclusorios contratados durante el gobierno de Calderón hoy albergan 12,284 internos, cuyo albergue, seguridad y alimentación le cuestan un dineral al Estado, y que además viven en condiciones prácticamente infrahumanas.

El mantenimiento de cada preso en estos reclusorios cuesta una cantidad equivalente a 3,500 pesos diarios. Para darnos una idea, de acuerdo con las tarifas de hospedaje publicadas hoy en las ofertas de los hoteles de la ciudad de México, podríamos ahorrarnos dinero hospedandose en el hotel Marriot de Reforma que nos costaría 2,250 pesos diarios, o en el JW Marriot de Polanco que nos cobraría 3,197 pesos por persona al día.

Lo que le pagamos a estas empresas coludidas con los gobiernos anteriores es escandaloso. Si consideramos el ejemplo del reclusorio femenil de Morelos, donde la estancia de una reclusa nos cuesta 6,411 pesos diarios, podríamos hospedar a estas 899 personas en el Hotel Four Seasons de la ciudad de México que sólo nos costaría 4,553 pesos por cada una, o en el Hotel Le Ballú de 5 estrellas ubicado en la avenida de La Ópera en París, que nos cobraría 3,840 pesos por cada dos personas en una habitación de lujo y no estarían en las condiciones deplorables de vida que llevan dentro de este penal.

Como es de esperarse, el gobierno actual está revisando estos contratos y si las empresas de los amiguitos de Calderón y García Luna no llegan a un arreglo con las autoridades, se iniciarán demandas civiles para cancelar los contratos y denuncias penales para que ellos mismos terminen encerrados en las cárceles que construyeron. Nada es más justo para estos ladrones cínicos.

 

Como diría el escritor y filósofo rumano Emil Cioran: “Su cinismo es la forma de su honestidad”.