SinLineaMX - Live

Con frecuencia vemos a las agencias calificadoras, expertos y medios de todo tipo, excitados para contarnos sobre las cifras de crecimiento de países europeos o norteamericanos, a menudo forzando información parcial para convertirla en tendenciosa y así darle algún golpecito a los resultados que alcanza México en ese sentido.

Lo que estas cifras expresadas por todos estos ilustres expertos no nos dicen, son básicamente dos cosas: una es que el crecimiento del PIB no implica el desarrollo económico de las poblaciones, porque es una cifra global que solo expresa el crecimiento de la producción de todos los habitantes durante un período. La otra es que tampoco refleja con cuanto se ha endeudado la población para poder lograr ese crecimiento en la producción.

Para tener un valor real, al crecimiento del PIB habría que descontarle el crecimiento de la deuda contraída durante el mismo período, además de también hacerlo con el crecimiento de la población en ese mismo lapso. De esta forma tendríamos una cifra de crecimiento real.

Ahora mes con mes, vemos a todos los analistas darnos cifras de crecimiento que son solamente un espejismo. Durante los últimos 2 años, si bien el crecimiento de la población no ha sido enorme, si lo ha sido el crecimiento de la deuda en la mayoría de los países.

Vemos cifras de crecimiento del PIB en Estados Unidos, por ejemplo, que alcanzaron el 5.7% en 2021, equivalente a 1.7 billones de dólares, pero no nos dicen que para lograr ese crecimiento tuvieron que endeudarse con 3.8 billones; es decir, que en realidad su economía decreció en -2.1 billones de dólares y esto además antes de descontarle el crecimiento que haya tenido su población en el mismo período. Y así están la mayoría de los países cuyas economías en teoría crecieron el año pasado.

Esta es una de las trampas informativas del neoliberalismo, que acostumbra ignorar los efectos de la contratación de deuda para las economías, porque su sistema se basa en endeudarse constantemente en forma ilimitada, sin considerar que los países generan recursos en forma limitada para hacer frente a esas deudas. Así otra vez como ejemplo, los Estados Unidos hoy deben una cantidad equivalente a 135% de lo que producen todos sus habitantes durante un año completo.

Si destinaran el 5% de su producción total anual para pagar su deuda, tardarían 27 años en hacerlo, sin volver a contraer un dólar más de adeudo durante todo ese tiempo. En una situación similar están otros como España, con deuda por el 119% de su PIB, Francia con 112%, Italia con 151%, Reino Unido con 95% o Japón con 260%; este último tardaría 52 años en pagarla ya sin endeudarse más.

En México, gracias a la nueva política financiera que evita contraer deuda adicional, todavía venimos cargando con la mayor parte de la que contrajeron los gobiernos corruptos del pasado, pero hoy equivale a alrededor del 44% de nuestro Producto Interno Bruto, que nos tomaría menos de 9 años para pagarla sin endeudarnos más.

Aquí, durante 2021, tuvimos un crecimiento de 4.8% en lo que produjimos todos los habitantes y ese fue un crecimiento real, sin contraer deuda adicional a la que ya venimos arrastrando desde 2018. Así que en este sentido hay que estar claros para que no nos doren la píldora los expertos de cartón, con el cuento del crecimiento de los demás países. Cuando alguien les diga que un país creció en un porcentaje determinado, que también les comente con cuanto se endeudó para poder hacerlo; normalmente estos expertos nunca tienen presente ese dato insignificante. Probablemente les van a responder que no los molesten con detalles.

Como dijo el escritor estadounidense Henry James: “Es tan buen detective, que es capaz de encontrar un economista honesto en Wall Street”.

Por Erika