Morena arranca el 2020 como gran favorito rumbo a los comicios intermedios del 2021

Si pudiéramos argumentar el título de esta columna, concluiríamos en tres aspectos medulares que, desde hace algún tiempo, hemos podido descifrar para multiplicar la manifestación dominante que mantiene Morena prácticamente en todo el país.

1) Si nos basamos en el impacto que sigue generando Andrés Manuel López Obrador, los resultados electorales influirán decisivamente para disponer nuevamente de una avalancha social que continúa ligada a la enorme expectativa del presidente. Ese potencial de atracción de su sola imagen, persiste dominando prácticamente toda la manifestación que es orquestada desde la oposición. La solidez es tan grande, que incluso medios internacionales lo han perfilado como uno de los mandatarios con mayor popularidad en el mundo. Eso puede distinguir la fuerza que es atribuida a sus altos índices de aceptación y legitimidad. Asimismo, acapara una tendencia altísima porque no se ha asemejado en nada, a todas aquellas fabricaciones de implantación de que AMLO: “es un peligro para México. Quedó claramente, que la formación ideológica de López Obrador es servir a todo un país, echando andar voluntad, mecanismos y recursos que erradiquen aquella catastrófica era que logró sumergir a la nación en la pobreza y la corrupción. (Eso no es populismo, es sensibilidad).

2) La frágil y endeble oposición, ha limitado el crecimiento como una muestra de la desesperación y la frustración de no poder permear en una dirección de viabilidad que encuentre resonancia entre los diversos sectores sociales, cuadros, y particularmente en una estructura que giró su óptica por la volatilidad de un esquema de lleno de corrupción, clientelismo y deficiencias que tuvieron arraigo en el burocratismo institucional; son tan enormes sus contrastes, que cada vez que intentan fabricar una ofensiva mediática contra el presidente, obtienen con resultado el derrumbe que se encuentra atrapado en la fabricación derivada de esa patología neoliberal y conservadora. Los constantes episodios de traición a la patria, fueron esenciales e implacables con el propósito de sembrar el hartazgo generalizado que abrió la brecha a la ruptura de la partidocracia. Ahora, es sombría, ausente, sin capacidad de arrastre, ni de equilibrio; esos rasgos prevalecieron predominantes para continuar visualizando una previsible y aplastante derrota en 2021.

3) Prácticamente todo el 2020, Morena encabezó las preferencias en los diferentes sondeos y ejercicios que abren la posibilidad de ganar de 12 a 13 Estados. Todos, bajo un esquema acumulado de mayor impulso de la sociedad, es decir, con una inclinación holgada; esa razón, marca nuevamente aquel escenario y clima político del 2018 donde, una avalancha social y, con una gran capacidad de consciencia, generaba las condiciones idóneas para romper el paradigma hegemónico del PRI y PAN. Asimismo, ha sido sustancial el papel que ha acrecentado la tendencia y el fortalecimiento a varios rostros que han empujado evidentemente el andamiaje ideológico de la llamada Cuarta Transformación. Entre ellos, Senadores, Diputados Federales y funcionarios del gobierno que han demostrado la inclusión en la defensa reformista que ha venido empujando el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En Chihuahua Cruz Pérez Cuellar mantiene una ventaja que ha llegado a una etapa que se ha sostenido por un trabajo competitivo desde el Senado de la República. Esto, coadyuva bajó el patrón desinflado de Javier Corral, un gobernador que ha adoptado una realidad limitada.

En Guerrero consideramos que no existe ninguna duda que el margen holgado que tiene el legislador federal Félix Salgado Macedonio, terminé siendo suficiente para lograr la candidatura y ganarla sin contratiempos.
En el caso de Nayarit, otro Senador expande la voluntad de la sociedad en aquel territorio, que ha expuesto una distancia que ha ido aumentando en la aceptación para establecer una sensación que se puede cristalizarse en el rostro de Miguel Ángel Navarro.

En Michoacán, que será el último epicentro del perredismo, ha prevalecido la figura de Cristóbal Arias Solís que, de igual forma desde la cámara alta, ha logrado convertirse en el favorito a encabezar las boletas en 2021. Esto al final puede ser decisivo para incentivar sus aspiraciones, porque insoslayablemente ha salido en defensa irrestricta de la 4T. Ahí se fortalecería el triunfo de Morena a posteriori, ya que el PRD ha dejado de ser atractivo, inexistente y poco competitivo.

En San Luis Potosí se ubica en los reflectores al actual secretario de educación Esteban Moctezuma; ha realizado un trabajo fundamental en la reforma Educativa y es gente cercana a Andrés Manuel.
En Sonora, Alfonzo Durazo ha logrado contrarrestar las críticas y mantiene una amplia ventaja que ha encontrado condiciones que van acompañadas de igual manera de las personas de confianza del presidente.

En Zacatecas indiscutiblemente, considero sería para David Monreal.

En Nuevo León no hay ninguna duda qué Morena tiene que perfilar a Tatiana Clouthier a fin de ser altamente competitivo, es una de las mujeres más sólidas y fuertes del esquema de AMLO; y pieza clave en su victoria para la presidencia.
Querétaro para el PAN; y Campeche depende mucho el candidato a fin de mantener una esperanza de triunfo en Morena.
Lo anterior es un axioma que viene a contrarrestar todas aquellas perspectivas de supervivencia que tiene la oposición y que ahora enfrentan una severa crisis de credibilidad. Igualmente, esto se suscita por la reducida capacidad que no han hecho posible incorporar una fuerza que al menos mueva la influencia poderosa que goza el presidente y Morena a modo de la columna vertebral que va minando su carácter democrático y plural. Morena se perfila como el motor contundente que edifique la identidad que jale el voto igual que, aquella palanca histórica del 2018.

Escribe: Javier Lozano
Twitter: @JAVIER65867641

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea