Medios y adversarios de AMLO se anotan un nuevo ridículo: Manuel Velasco

La falsa noticia que circuló por la tarde del sábado, en el sentido de que Manuel Velasco, ocuparía el lugar vacante que deja la renuncia aceptada de Josefa González Blanco, a la SEMARNAT, es materia de mucha reflexión y comentarios.

Ante todo, está la verdad sobre el asunto. La secretaria de esa dependencia, comete un error, del tamaño que se quiera, pero que tiene afectaciones directas para los ciudadanos que estaban a la espera de la salida de un avión comercial.

Respaldándose en su cargo, González Blanco solicita retrasar la salida de ese avión, para tener oportunidad de abordarlo. Ese es el origen de todo. La noticia corre de inmediato y la prensa conservadora enfila velozmente sus baterías para golpear al gobierno de López Obrador, por prepotente.

La secretaria renuncia y el presidente, acepta la separación. Esta parte del problema, merece aplausos de todos. Vemos a un gobierno responsable, que no solapa ni a sus más cercanos colaboradores.

La dificultad nace con una información posterior, muy escueta, que difunde el periodista mejor pagado por el gobierno de Enrique Peña Nieto. En la misma, señala que será Manuel Velasco el próximo secretario de Medio Ambiente. Y ahí detona un nuevo problema.

Los medios periodísticos conservadores, difunden este rumor, dando por cierto que se trata de una decisión presidencial ya tomada. Se crea la tendencia “Manuel Velasco” y en cosa de minutos se coloca como la etiqueta más compartida en Twitter.

Como es natural, participan en redes todos aquellos interesados en beneficiar la causa conservadora. Es una oportunidad de lujo para ellos. Hacer crecer un infundio, un rumor, una noticia falsa, es para la derecha, algo habitual. Su trabajo, a últimas fechas, consiste en eso. El gobierno está actuando de manera tan acertada, que poco espacio tienen para moverse, manejando argumentos y verdades como herramientas de trabajo.

Ese ataque desde la derecha era esperado.

Lo que sorprendió, fue que muchos simpatizantes de izquierda, se subieran a la etiqueta para demostrar molestia por la designación de Manuel Velasco como titular de esta secretaría. Un rumor que buena cantidad de despistados chairos dieron por buena.

Y el presidente de México, ni siquiera había pronunciado una palabra al respecto.

Solo un tuit bastó, para que se generara un clima de incertidumbre e inconformidad, en contra del gobierno del cambio. Porque a final de cuentas, esa era la intención de los comentócratas conservadores al difundir esa mentira. Causar inquietud, molestia e incertidumbre.

Y lo lograron. Al menos en el primer momento.

Que haya personajes que se dicen de izquierda y que cada que se presenta un pequeño incidente en el gobierno de la Cuarta Transformación, actúan bajo la falsa bandera de la crítica sana, no es sorpresa. Son conocidos.

Se dan gusto criticando, al parejo de quienes abiertamente se definen de derecha. En realidad, siempre han estado en busca de notoriedad y seguidores. Son las voces que critican todo el proyecto de cambio, al encontrar una pequeña piedra en el camino. Ellos no representan algo nuevo.

Lo que sí causó sorpresa, fue la forma en que un buen número de simpatizantes de la Cuarta Transformación, cayeron tan fácil en el engaño fabricado por unos cuantos periodistas, al grado de poner en duda la legitimidad del cambio que se construye.

Repito. El titular del ejecutivo no había declarado algo sobre el particular y un buen número de ciudadanos, daba por hecho el nombramiento de Manuel Velasco.

Al final, las aguas tomaron su curso normal. En redes sociales, un grupo fuerte de usuarios de izquierda hizo presencia, subrayando que no debía ser tomada como cierta una información carente de toso sustento. Hoy por la mañana, López Obrador anunció que será Víctor Manuel Toledo, el nuevo titular de la SEMARNAT.

Ahora, analicemos lo sucedido:

¿Cuál es el nivel de confianza que la mayoría de la gente que apoya a la Cuarta Transformación tiene en el presidente y su proyecto de cambio? Yo me atrevería a decir que muy alto. Ahí están las más recientes encuestas. Es manifiesto que, a pesar de las trampas de la derecha, para revertir esa sólida confianza, la mayoría de los ciudadanos en el país, están con López Obrador.

Sin embargo, existe aún un fuerte poder de convocatoria de la prensa conservadora, en su intento por hacer creíbles, noticias de dudosa calidad.

Hace unos días circuló ampliamente la lista de periodistas que recibieron recursos millonarios, por parte de la administración de Enrique Peña Nieto. Sabemos que muchos de ellos, disfrutaron de privilegios especiales. Recursos millonarios que les fueron asignados como pago por publicidad a modo.

Todos fueron señalados por nombre. Los conocemos perfectamente.

Y un día después, preparan un show para engañar a la sociedad. Dejan correr en redes sociales su mentira y muchos creen en la veracidad de este tipo de periodismo.

Nos dejamos engañar con mucha facilidad.

Debemos tener presente que, en política, todo acto tiene una razón de ser.

Hay una campaña en contra del gobierno de la Cuarta Transformación y eso resulta evidente. Tenemos conciencia plena de que se trata de guerra sucia.

Pero existen momentos en que los ataques se suceden con singular frecuencia. Debe existir por lo mismo, una razón para ello.

En el caso que nos ocupa, éste es el motivo:

En estos momentos, la guerra sucia está relacionada con las elecciones que se verificarán en una semana en los Estados de Puebla y Baja California, para elegir gobernador. Hay otras elecciones locales también, pero las dos señaladas, son las importantes.

En esas elecciones, el poder de la derecha disminuirá mucho. El PAN perderá dos Estados emblemáticos que aportaban mucho a su causa. Es un momento difícil para los conservadores. Por eso la necesidad de disminuir, aunque solo sea de manera temporal, el apoyo a Morena y al gobierno. Por eso las noticias falsas y los rumores.

Creer que un periodista chayotero, puede dar información verídica, cuando se viven momentos de elecciones, es ridículo.

Los rumores, las especulaciones, los pronósticos catastrofistas, son las armas con las que combate la comentocracia de derecha.

Ojalá y entendamos que este tipo de información, debe corroborarse siempre, en otras fuentes. No podemos entrar en crisis, por rumores que difunden quienes se enriquecieron en base a la mentira, disfrazada de noticia.

Ojalá y el caso de Manuel Velasco, quede en nuestra mente, como referencia de lo que no debemos hacer.

Hay que tener clara la información, antes de opinar, a título personal en redes sociales.

 

Malthus Gamba

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea