SinLineaMX - Live

@_BarbaraCabrera

“El mundo es consumido cíclicamente por el mismo fuego que lo engendró y resurge de la aniquilación para repetir una idéntica historia”

Friedrich Nietzsche

 

¿Y qué dijeron al escuchar dicha frase? ¡Va de nuevo una férrea crítica a la oposición moralmente derrotada que cada día se supera a sí misma! ¡Pues no, se equivocan!

He sido lo suficientemente inicua al dedicar recurrentemente mis Nornilandia a ejercer la crítica al poder neoliberal, dando testimonio de los grandes cambios que estamos atestiguando ante el cambio de régimen con la Cuarta Transformación de la vida pública de México, liderada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, calificado como el segundo mejor presidente a nivel mundial, y ser considerado un indiscutible líder en América Latina.

Esta vez haré justicia a esos vilipendiados próceres, que fueron adquiriendo forma durante más de tres décadas de permanencia involuntaria de un régimen llamado neoliberalismo.

Así que levantemos las antorchas para honrar a esos personajes que nos dieron neoliberalismo. En cualquier otra columna podría decirles que dichos especímenes forman parte de un avorazado, salvaje, vulgar, corrupto, ramplón, obsoleto y decadente sistema; ¡pero no lo haré! En esta oportunidad considero que esas fuerzas vivas agrupadas en lo que podría considerarse como oposición –a la cual he etiquetado en otras ocasiones como moralmente derrotada- están más avispadas que nunca. Solo por ese hecho merecen recibir un parvo reconocimiento, que está a su altura y dignidad.

No crean ustedes en la injusta aseveración de Carlos Monsiváis que expresó, un 30 de abril de 1992, en una entrevista para el periódico El País, que “sentía, por un lado, que el mundo en general, y América Latina en particular, está amenazado por la desconsideración del neoliberalismo, que es profundamente anti intelectual” ¡No puede ser posible! si actualmente entre sus próceres tenemos al siempre lúcido Vicente Fox, al respetuoso medioambientalista y bien nacido Gabriel Quadri; al incorruptible y luchador social Alejandro Moreno Cárdenas, mejor conocido como “Alito”; ni que decir de la siempre fiel a la democracia y buenas prácticas electorales, la diputada Iberdrola Margarita Zavala, cuyo único pecado es “querer servir a la Patria”; ¡Ah como no aludir a Felipe Calderón –prócer que gracias a los buenos oficios de su incondicional Genaro García Luna- nos salvó del narcotráfico, de la inseguridad y de cualquier posible daño colateral! personaje al que además hay que estar eternamente agradecidos porque nos lego un monumento de talla mundial, tal es el caso de la “Estela de Luz”, asociado a que por su generosidad y altura de miras mandó construir una barda para que sus sucesores tuvieran la visión de construir una refinería de primer mundo.

Dando continuidad al interminable y extenso listado de próceres del neoliberalismo, anoten ustedes en su libreta a la cáfila de curuleros inmolados por los tiempos aciagos que les está tocando vivir, debido a la falta de privilegios y moches no recibidos; dichos ejemplares simbólicamente se ataron de manos, declarando una “moratoria constitucional”, estos señores merecen todas nuestras consideraciones, por lo que propongo que para no incomodarlos con el pétalo de una iniciativa constitucional que evidentemente beneficiaria al pueblo del México, les mandemos construir un “obelisco a la ignominia” para en las próximas elecciones estén situados en el lugar que se han ganado en la historia contemporánea de México. ¡Ya déjenlos en paz, acaso no se dan cuenta lo estresados que los ponemos al estarlos observando, exigiéndoles que nos representen! pues que nos estamos creyendo ¿acaso tenemos ínfulas de ser el soberano solo porque así lo dice la Constitución? ya bajémosle unas rayitas, porque ellos solo quieren su curul.

Por tanto, a quienes formaron parte, y a los que continúan erigidos de la bandera neoliberal; sea por un acto de encumbrada justicia, o para de esta manera honrar lo que tanto defienden “su verdad histórica”, es preciso elevarlos a la categoría de próceres del neoliberalismo, porque de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia se caracterizan por estar en una fase superior de vivales ¡para nada! ellos están pilas para atender las necesidades de México, al que conocen a la perfección. Es bastante injusto adjudicarles ser poseedores de una ignorancia enciclopédica cuando se trata de recorrer y conocer las problemáticas de este país, lo cual parecería insulto; pero no lo es, constituye una simple descripción. No se les olvide, ellos conocen como nadie a su pueblo y a su gente. Además siempre son recibidos “con el cariño de siempre”

Así que ¡atrás espíritus rebeldes, críticos y radicales! sepamos reconocer a estas finas e impolutas personas, quienes ostentando un pertinaz conservadurismo, en todo momento han visto más allá, hasta ser lo bastante visionarios para ahorrar unos centavitos en Andorra y estar en posibilidad de vivir una vejez digna.

Al final, la historia pone a cada cual en su sitio. Solo es cuestión de tiempo. Nosotros quienes somos para juzgar a los próceres del neoliberalismo.

…Y como dice Hamlet: el resto es silencio.

Es todo por hoy.

¡Hasta la próxima Nornilandia!

Por Bárbara Cabrera

Escritora. Investigócrata. Columnista. Divulgadora del conocimiento, quien está entre letras, con su café y a un tweet de distancia.