Los fideicomisos y el llanto de los políticos del PRIAN

En la opinión de Elí González
@calacuayoMX

Muchos lloran por la desaparición de 109 fideicomisos que amparan casi 68 mil 500 millones de pesos.

En medio de todo este lloriqueo surgen las siguientes preguntas: ¿por qué defienden tanto algo que carece de reglas de operación para redistribuir recursos públicos? ¿Por qué defienden lo que beneficia a los millonarios y afecta a los pobres? ¿Por qué prefieren fomentar la desigualdad?

Las respuestas son sencillas: porque se acabará con la opacidad con la que figuras políticas y económicas se han mantenido; porque con la desaparición se les acabará la caja chica que les sirve para financiar marchas, plantones, amparos contra programas y proyectos de gobierno, pero sobre todo, para pagar la guerra sucia contra del gobierno actual.

Circulan miles de argumentos absurdos y hasta risibles, diciendo que se afectará la ciencia, las cajas de ahorro y el activo circulante de la banca. Pero lo que no dicen es que no se dejará de apoyar lo realmente indispensable, solo que no mediante el reparto opaco y criminal que favorecía al grupo político corrupto que ha saqueado nuestro país por décadas.

Los corruptos que hoy lloran y juran defender los fideicomisos no conciben la vida sin ese saqueo vergonzoso y perverso que ofende y lastima a las mayorías que viven en medio de una desigualdad perversa.

Entregaban apoyos millonarios a los millonarios, mientras que a los pobres se les negaba hasta el derecho a la alimentación y a una vida menos miserable a la que fueron sometidos por al menos 3 décadas.

Esos mismos que defienden los fideicomisos con uñas y dientes, son los mismos que se oponen a los apoyos que este gobierno le entrega a personas con capacidades diferentes, adultos mayores y jóvenes.
Tanta hipocresía en este país es real y profundamente vergonzosa; tanta hipocresía es criminal.

El presidente Andrés Manuel López Obrador fue muy claro al afirmar: “el dinero no va a desaparecer, no van a dejar de recibir recursos quienes tienen derecho. Lo que se está buscando es que no haya corrupción, que haya transparencia”.

Pero los acostumbrados al saqueo, a vivir del erario, presentan escenarios catastróficos como si se tratara del fin del mundo, y efectivamente, le irá mal a muchos. Le irá mal a esos que se servían de nuestros impuestos para tener una vida cómoda, para darle “empleos” a sus familiares y para despilfarrar lo que no les pertenece.

El Centro de Análisis e Investigación Fundar, desde 2018 ya había presentado un estudio bajo el nombre: Fideicomisos en México, el arte de desaparecer dinero público, en el que mencionaba “la complejidad técnica” de los fideicomisos, permitiendo un manejo discrecional, poca transparencia y limitada rendición de cuentas.

“Esto también explica que se usen como instrumentos para desviar recursos públicos”.

Sin embargo hoy existen muchos políticos de centro, derecha y de izquierda, que prefieren defender este tipo de crimen y atacar las acciones de un gobierno que está acabando con la corrupción en todos los puntos posibles. Un gobierno que aún con la oposición desprestigiándolo apoya a los que siempre fueron ignorados.

Es de una enorme tristeza descubrir cada día que por todos lados tenían sus cajas chicas para vivir holgadamente a costa nuestra.

Esos políticos siguen creyendo que pueden engañar a las mayorías. Pero con estas acciones sólo conseguirán, quedarse solos en las próximas elecciones de 2021.

Si tú eres de los que defienden esta corrupción. Mereces seguir jodido, mereces lo que te pasa.

Si eres de esos que están en el zócalo en contra de quien está limpiando al país de esta podredumbre. Es porque eres parte de esa porquería que debe desaparecer de nuestro país. Estás a tiempo de reaccionar y sumarte al México honesto.

Elí González

Profesionista, Empresario, Conferencista y Columnista

error: Content is protected !!