La prensa conservadora vs AMLO: Una guerra perdida

¿Qué porcentaje de verdad pone al alcance de sus audiencias la prensa conservadora?

Es una pregunta interesante, porque la finalidad del periodismo es, al menos en teoría, acercar hechos y situaciones reales a quienes desean informarse objetivamente, por conducto de una prensa profesional y seria.

Los acontecimientos sucedidos en los últimos días, nos pueden dar una respuesta aceptable al respecto. Hubo información importante para el país, durante la semana que concluyó el día de ayer. Los efectos de estos sucesos, los vivimos aún y tendrán impacto para la nación en el futuro inmediato.

Por una parte, está la amenaza del gobierno de Donal Trump, para aplicar un impuesto del cinco por ciento mensual, a partir de la siguiente semana, a las exportaciones mexicanas, con destino al vecino del norte.

Ese cinco por ciento podría llegar a un veinticinco por ciento en octubre, si México no actúa, en materia migratoria, de acuerdo a las políticas y deseos del presidente norteamericano.

La respuesta de nuestro gobierno ha sido clara al respecto. Se necesita diálogo para llegar a acuerdos satisfactorios para ambas partes. En este momento hay una misión diplomática en la Unión Americana, que tiene prevista para el miércoles entrante, una reunión con sus homólogos norteamericanos, a fin de encontrar salidas sanas al problema.

Diálogo y más diálogo, es la propuesta del gobierno mexicano.

¿Qué dice la prensa conservadora de nuestro país sobre este hecho? Piden respuestas duras a las amenazas de Trump. Que, si se lanzan amenazas y se aplican al final los citados aranceles a nuestros productos, López Obrador instruya lo necesario, para gravar de la misma forma, las exportaciones que nos envían los vecinos del norte. Y luego, una serie de demandas ante organismos internacionales.

Dicen que esa es la política que aplican otros países y, por tanto, debe el gobierno del nuestro, apegarse a lineamientos similares.

Los periodistas conservadores mienten, al decir que el camino correcto es la confrontación directa. Ninguna de las naciones que ha respondido a las conductas agresivas del gobierno norteamericano, en cuestión de aranceles, ha conseguido beneficios reales, con esa manera de proceder. N i siquiera China, que es otro gigante dentro del mercado mundial ha logrado mejorar su posición ante el embate del gobierno estadounidense. Hoy en día, estos dos países se encuentran enfrascados en un combate frontal, donde ambos pierden, en una lucha por debilitar o derrotar a un rival que no se doblega.

López Obrador señala con mucho sentido, que las medidas que está tomando Trump, tienen que ver con las próximas elecciones que se verificarán en el país del norte. El actual presidente norteamericano, lanza declaraciones y anuncia medidas espectaculares, para mejorar su posición política ante un electorado que decidirá su continúa o no por un periodo más, al frente del país. Si hay algo que caracteriza al presidente Trump, es su manera incontrolada en el hablar. De lo mucho que declara, poco cumple y esto es fácilmente comprobable.

El mecanismo de negociación que ha implementado el gobierno de la Cuarta Transformación es el acertado. Se debe llegar a acuerdos sanos con la contraparte norteamericana, poniendo como único principio, que no entra a discusión en la negociación, el respecto pleno a los derechos humanos de los migrantes.

A eso va la misión negociadora de nuestro gobierno y es la vía de arreglo más sana que puede adoptarse actualmente.

Los medios de comunicación conservadores, en su afán de debilitar el proyecto de cambio que encabeza el presidente, piden un conflicto mayor, que afectaría negativamente, la relación que existe entre ambos países, con costos enormes para la economía mexicana.

Los conservadores mienten como respiran y esta es una prueba de ello.

Otro asunto vivido el día de ayer, fueron las elecciones que se verificaron en varios Estados del país. El triunfo del partido Morena, fue claro, de acuerdo a los resultados que va proporcionando el conteo oficial de votos. De manera general, la caída del PAN y del PRI, es evidente. Mantuvieron algunos bastiones importantes en Tamaulipas, Guanajuato y Durando, a nivel municipal y de congreso local, pero pierden las dos gubernaturas importantes que estaban en disputa: Puebla y Baja California, que pasan a manos de Morena.

¿Qué dicen lo periodistas conservadores sobre este reacomodo político?

Destacan principalmente, la baja participación ciudadana. Comparan el número de votantes en esta jornada, con la cantidad de personas que acudieron a las urnas el primero el julio pasado. Esto se hace con la finalidad de engañar. Todos sabemos que, en las elecciones presidenciales, el número de votantes es siempre mayor, a la que registra cualquier otra elección intermedia, extraordinaria, o con calendario diferente a la federal.

Los comentócratas conservadores, quieren hacer creer a sus audiencias, que el apoyo a Morena disminuyó. Ganaron sí, pero con menos porcentaje de participación. Manipulan encuestas y datos, intentando crear la idea de que hay menos gente a favor del gobierno en turno.

Por otra parte, destacan las declaraciones de los presidentes de los partidos políticos PRI y PAN, donde el triunfalismo discursivo de ambas fuerzas políticas es risible. Tanto Marko Cortés, como Claudia Ruiz, anuncian que, de acuerdo a sus cifras, panistas y priistas salen fortalecidos de esta contienda y se enfilan seguros a las siguientes elecciones en 2021.

Perdieron buena parte de su capital político, pero esto, pocos diarios con línea conservadora lo registran.

Los conservadores mienten como respiran y esta es otra prueba de ello.

La conclusión a la que podemos llegar, después de estos dos ejemplos, es en el sentido de que el ciudadano tiene necesidad en estos momentos de cambio, de alternativas informativas que no se encuentren tan contaminadas, como para alterar la verdad y los hechos diarios, a niveles que en ocasiones mueven a risa.

Vivimos un momento difícil en política exterior, pero el gobierno está tomando las medidas adecuada. En cuanto a lo interno, la fortaleza de Morena y de la administración en turno, es inocultable a los ojos del ciudadano.

No será a base de mentiras como la derecha nacional pueda algún día, recuperar el poder. Hace falta trabajo, honestidad y valores humanos en los partidos que hoy sufren derrota tras derrota.

2021 no será una jornada luminosa para ellos, si se empeñan en apostarlo todo a la estrategia de la mentira.

Hoy hay un gobierno honesto, en el que tiene confianza la mayor parte de la sociedad mexicana.

 

Malthus Gamba

error: Content is protected !!