Comparte este Artículo

En una entrevista para Milenio, la alcaldesa en Cuauhtémoc, en la Ciudad de México, señaló que la suspensión en el cargo que le aplicó un juzgado de la capital, obedece a una persecución política en su contra y no a acciones cometidas en agravio de varios funcionarios públicos, quienes la acusan de haber sido agredidos por su personal en la delegación y por ella misma, al ser engañados para acudir a una reunión de trabajo.

Los acusadores son mandos y oficiales adscritos al área de seguridad. Dependen de la Jefatura de Gobierno en la capital.
Pero Sandra Cuevas no se detiene ahí. Señala en la entrevista que el presidente López Obrador, así como la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, tienen dos formas para atacar a quienes forman parte de los grupos opositores al gobierno de la Cuarta Transformación.

La primera, es aplicando operativos para desaparecer definitivamente a los enemigos políticos. Es decir, asesinando a quienes consideran un peligro tanto para el presidente, como para la Jefa de Gobierno.

La segunda es la que aplican en este momento con ella. Persiguiendo políticamente al adversario, para justificar su salida del puesto que democráticamente ha ganado.
El presidente López Obrador se refirió a estas declaraciones de Sandra Cuevas el día de hoy. No para desmentir afirmaciones que resultan ridículas para todos quienes las escuchan. Ni tampoco para aclarar una difamación que se cae por sí sola.

La puso como ejemplo de los extremos a que llega la clase conservadora, en su afán por deslegitimar a un gobierno que está acabando sistemáticamente con sus privilegios de clase.
Se refirió también a los trece departamentos que le fueron detectados a Carlos Loret de Mola, en la Ciudad de México. Trece propiedades que aunadas al yate privado y al departamento que tiene o tenía en Miami, hacen un patrimonio que no puede ser justificado con los ingresos conocidos de Loret de Mola, durante su carrera como periodista.
“Más que casas o patrimonio familiar, los trece departamentos de Loret, parecen el negocio de una inmobiliaria”, concluyó López Obrador.

Ayer también se conoció la noticia de que el padre y el hermano de Claudio X González, organizaron reuniones con los dueños de otras compañías fabricantes de pañales y toallas femeninas, con el fin de tomar acuerdos en común e incrementar a su gusto el precio de estos productos en el mercado.

Esto sucedió de manera continua, durante los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Las alzas injustificadas en el precio de pañales para bebé y toallas femeninas, se debieron a este tipo de acuerdo tomados por quienes se agruparon para atentar contra la economía familiar.

Supimos ayer también, que Silvano Aureoles y otros gobernadores opositores, apoyaron con miles de millones de pesos a la plataforma desinformativa Latinus, donde trabajan Carlos Loret de Mola y su “hermano” Brozo.

Ese dinero, fue desviado en buena parte, de programas sociales creados para la atención de la salud en los Estados. El mecanismo, era comprar medicamentos a las distribuidoras de medicina que controlaron por años el mercado mexicano. Distribuidoras o intermediarias, que son propiedad de políticos priistas, tales como Miguel Ángel Osorio Chong, Manlio Favio Beltrones, Roberto Madrazo, Emilio Gamboa Patrón y José Narro. El dinero erogado por estas compras, que están siendo auditadas en algunos Estados, por las nuevas administraciones morenistas entrantes, se utilizaba para impulsar la creación y el pago de la alta nómina que cubre Latinus.

Del mismo modo, conocimos en la conferencia mañanera de hoy, que el medio desinformativo Latinus, está pagando fuertes cantidades de dinero a la plataforma digital Facebook, para que las noticias falsas que publican a diario, se difundan con mayor alcance dentro de la comunidad Facebook. Miles de pesos por cada nota difundida con mayor amplitud. La popularidad de Loret de Mola y Brozo, es artificial. Pagada. El alcance que tienen sus mentiras, cuesta bastante.

Salvador García Soto, periodista de El Universal, es evidenciado el día de hoy, por publicar una nota de ataque al gobierno del presidente López Obrador, utilizando una factura falsa. Habla de cubrebocas comprados por el gobierno federal a sobreprecio y muestra como prueba acusatoria un documento donde datos y firmas son falsos.

Por otra parte, toda la prensa de corte conservador, intenta de nueva cuenta echar la culpa al presidente López Obrador, por el asesinato de otro periodista en el Estado de Michoacán. Utilizan la tragedia para pedir que el espacio denominado “Quién es quién en las mentiras” dentro de la conferencia mañanera, se elimine.

Hablan de que ese “ataque” a periodistas, tiene como consecuencia la muerte de quienes trabajan en medios de comunicación. Omiten decir que en esa participación semanal, solo aparecen quienes han difundido información comprobadamente falsa. No es un ataque a medios, ni a sus representantes. Se trata de una aclaración dirigida a las audiencias, quienes tienen todo el derecho a conocer la verdad sobre los sucesos que ocurren en el país y en el mundo.

Por ejemplo. El periodista Armando Linares, muerto en Michoacán recibió el ofrecimiento del gobierno para proporcionarle protección personal. Él la rechazo, mientras que tres compañeros en el diario sí la aceptaron. Y aunque esto no justifica su muerte, sí explica una parte importante sobre lo ocurrido. Esa parte la omiten los profesionales del periodismo comprometidos con la causa de Claudio X González.

El presidente López Obrador, al hablar sobre las declaraciones de la alcaldesa suspendida Sandra Cuevas, señaló que su caso no era único. Hay una descomposición total en la clase conservadora. El mal esta generalizado dentro de ese reducto reaccionario.

El presidente señala que estamos hablando de “toda la podredumbre del conservadurismo”, donde impera la corrupción, la mentira, el engaño, la manipulación, la inmoralidad, el delito en complicidad.

“Tiempo de zopilotes y canallas” que se exhibe a la vista de todos, cada vez que se mueven un poco, intentando ganar terreno.
Dejan la suciedad como huella de su paso.

Contra todo eso y contra todos esos, se enfrenta la Cuarta Transformación a diario.

La reconstrucción del país es difícil y se acentúa más, al encontrar obstáculos a cada paso, sembrados por quienes se oponen al cambio.
La ventaja que tiene nuestro país, es el contar en este momento con un presidente con una voluntad inquebrantable, respaldado por una sociedad que no se deja engañar y combate a diario a su lado.

No vamos a permitir que la podredumbre conservadora recupere el poder.
En 2018 los echamos del gobierno federal y vamos a pelear para que esa salida, para siempre.

Malthus Gamba

Advertisement