La oposición y su obsoleta forma de hacer política

En la opinión de Elí González
@calacuayoMX

Un grupo de escritores, novelistas y vendedores de ficción creyéndose intelectuales le pide a los partidos políticos de oposición que se unan para derrotar al gobierno del presidente López Obrador.

Creyéndose intelectuales se declaran oposición al gobierno. Y ya como oposición demuestran su ignorancia al México real, convirtiéndose en parte de la oposición que no entiende que los tiempos y la forma de hacer política han cambiado.

La forma de ver la política ha cambiado desde que el actual presidente era candidato. AMLO ha revolucionado la forma de hacer, de sentir y de ver la política; la forma de gobernar. Lástima que la oposición y sus “intelectuales” no vean y no escuchen.

No se dan cuenta que las formas de hacer política han cambiado radicalmente. Se quedaron en el pasado donde atacar al adversario, era suficiente para engañar a una población ignorante, que se creía los cuentos de los comunicadores e intelectuales orgánicos a modo. Con esas campañas negras enterraban al adversario. Ahora eso no funciona y no se dan cuenta.

La oposición no percibe que llegó el día, en el que la forma de atacar a un candidato lo convirtió en el más poderoso político de oposición y hoy lo están convirtiendo en el más poderoso presidente de todos los tiempos.

Si siguen en la ceguera, en la guerra sucia, en el ataque, construirán un héroe nacional. ¿Cuando se darán cuenta? ¿Cuando contrataran asesores de verdad? ¿Cuando entenderán que esos que ellos creen intelectuales no son más que ignorantes del México moderno? Es una pena que se sigan reduciendo a nada, por no entender que su forma de hacer política es obsoleta.

Los medios televisivos, radiofónicos, comentaristas y los opinólogos han sido superados por las redes sociales que permiten hacer otra clase de campañas dirigidas, principalmente, a los sectores más jóvenes de la pirámide poblacional, pero también a una población preparada académicamente que ya no compra las “verdades” que en realidad eran mentiras de los “intelectuales”

Los partidos tradicionales, siguen creyendo que contándole buenos cuentos a la población, con eso la convencerán; siguen creyendo que llegar en una suburban polarizada, rodeados de escoltas, de medios televisivos aplaudidores y derrochando elegancia, convencerá a los votantes.

No se han dado cuenta que el que convenció a millones, andaba a pie algunas veces, dentro del lodo sin zapatos, caminando entre los campesinos y obreros, derrochando si, mucho sudor y humildad.

Esos partidos políticos y sus obsoletos asesores no se han dado cuenta que su forma de politiquear, ya no es la forma de acceder al poder. Han perdido capacidad de organización, movilización y convocatoria; han perdido legitimidad.

Los partidos de centro y derecha por sí mismos ya no resultan atractivos para el ciudadano porque una sola ideología “químicamente pura” es insuficiente para cubrir las inquietudes de los ciudadanos que buscan más respuestas que lo que plataformas e ideologías puedan dar. Ahora la ciudadanía busca ciudadanos y no artistas, al votante ya no le importa el traje del candidato, ni los zapatos, ni los guaruras, ni los helicópteros o aviones donde viaja el candidato.

No se han dado cuenta que ni la ideología ni la afiliación son lo que cuentan ahora, sino la capacidad de captar el interés de los ciudadanos que votan. Pero el interés mayoritario, ya no es la alegría de saludar de manos a un artista, el interés de ahora es saludar a un humano que significa esperanza; un humano parecido a ellos, a ese ciudadano que no puede rentar una aeronave.

La oposición y los que se creen intelectuales, siguen creyendo en los movimientos fabricados para aparentar desestabilización como el zapatismo, cuya agenda de reivindicaciones rompe con los cánones de la modernidad occidental. La oposición sigue creyendo que puede seguir con sus estándares de fideicomisos, lavado de dinero y sus operaciones con dinero de procedencia ilícita para repartir dádivas a sus líderes de las poblaciones.

El error más grande de la oposición y asesores, es no darse cuenta que la sociedad está enamorada de un líder, que lo que necesitan es copiar su forma de hacer política y acercarse a la población sin ofender a su líder, pero sí ofreciendo lo mismo más un plus.

La oposición podría volver a colocarse en el cuadro político si se suma al hoy presidente y desde adentro empieza a ofrecer un plus que no ofrece el actual, para enamorar a la población.

¿Como pueden enamorar a un pueblo ofendiéndolo, diciéndoles Chairos e ignorantes?

¿Como pueden sumar votos si todos los días discriminan, ofenden e insultan a esa gente que está enamorada de su presidente?

La oposición no entiende que su forma de hacer política no tan solo es obsoleta, es caduca. Y si un ciego guía a otro ciego, ambos caerán al hoyo.

Los políticos de oposición son ciegos y sordos, pero sus asesores ignorantes que se creen intelectuales, están igual que ellos y con esa actitud, no lograrán nada.

Le tienen miedo al poder absoluto, pero ellos mismos lo han ido construyendo con sus guerras sucias y estrategias de ataque.

Pobre oposición...

Elí González

Profesionista, Empresario, Conferencista y Columnista

error: Content is protected !!