Hay marcha opositora el día 13 de este mes.

Los que no tienen poder de convocatoria. Quienes hacen el ridículo marcha tras marcha, por lo poco concurridas que son sus manifestaciones, intentan convencer al ciudadano común, de que debe desfilar junto a ellos, para defender a un pequeño grupo de corruptos que anidan al interior del Instituto Nacional Electoral.

La marcha de ese día tiene como fin mostrar el “músculo” opositor, que se niega a que se realicen cambios democráticos al Interior del INE y del Tribunal Federal Electoral.

“Defender al INE es marchar en favor los derechos del pueblo. Es impedir que se agreda al árbitro electoral. Es buscar la imparcialidad en todo proceso electoral”.

Ese discurso mentiroso que corre en redes sociales y en los medios de comunicación que controla la clase conservadora, no se lo traga el Pueblo de México.

Claudio X González y su gente, están empecinados en apostarle todo su capital político, toda su esperanza de triunfo, a una idea que fue piedra angular en el edificio neoliberal de otras épocas.

Esa idea puede expresarse de esta manera:

“El Pueblo es tonto. No piensa. Olvida fácil y por lo mismo, puede ser manipulado a nuestro antojo, utilizando el poder de penetración de los medios de comunicación. Una campaña sostenida en redes sociales, prensa, radio y televisión, consigue engañar a ese Pueblo que no sabe lo que le conviene y que por lo mismo, estará siempre en nuestras manos”

Las mentiras que difunde el servil periodismo reaccionario, así como sus peones en redes sociales que tienen a su servicio enormes granjas de bots, no logran permear en una sociedad que dejó de ser el dócil esclavo de los antiguos traficantes de influencias. Pocos tienen confianza en los medios de comunicación tradicionales.

El INE nunca ha defendido los derechos electorales de los ciudadanos. Por el contrario, ha sido parte responsable de los fraudes que sistemáticamente se han presentado a lo largo del país, elección tras elección.
Jamás ha sido un verdadero árbitro electoral, ya que es de dominio público y le consta a la mayoría de los ciudadanos, que responde a los intereses que favorecen a los partidos políticos reaccionarios y a los grupos de poder ligados a la corrupción.
Por todo lo señalado, se puede asegurar que es falso que haya imparcialidad en el INE, al momento de calificar cualquier proceso electoral. El INE ha demostrado ser una pieza importante en el juego sucio desarrollado por el conservadurismo para mantenerse en el poder, o para recuperar el mismo, cuando a pesar del fraude cotidiano, sale derrotado.
¿Quién convoca a la Marcha de la Desvergüenza en esta ocasión?
El presidente López Obrador lo dice con claridad esta mañana, en su conferencia matutina:
“Cómo no van a ser corruptos, cómo no van a ser rateros, si los que impulsan ese movimiento fueron los que apoyaron todo el saqueo que se llevó a cabo en los últimos 36 años. Fueron 36 años en que estuvieron robando, saqueando y convirtiendo a México en el País de mayor desigualdad en el mundo”

“Quieren seguir robando, porque no tienen llenadera. Quieren mantener privilegios y están a favor (y que se escuche bien y que se escuche lejos), de un sistema político muy parecido a la oligarquía. Al gobierno que definía Aristóteles como el gobierno de los ricos”.
“La gente que vaya, que sepa que es una marcha, una manifestación en contra de nosotros por la política que estamos llevando a cabo en favor del Pueblo. Todos esos reaccionarios, aunque vayan a misa los domingos, no le tienen amor al pueblo, y son racistas en su mayoría, clasistas, muy hipócritas. Que quede claro. Que lo sepan. Que se sepa bien”.

Quienes están convocando a la marcha, son precisamente los antiguos Traficantes de Influencias, encabezados por Claudio X González.
Son los corruptos expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón.

Está el panismo, que gobernó desastrosamente al país, durante 12 del los últimos 36 años de neoliberalismo.
Ellos son los rateros a los que se refiere el presidente. Los que por varias décadas, estuvieron empobreciendo al país y a los mexicanos, en su afán por amasar grandes riquezas, en manos de unos cuantos.

Después está un sector social que ha demostrador marcha tras marcha, en sus intervenciones para validar su causa, un profundo desprecio hacia el Pueblo. Aparte de un racismo y un clasismo inocultables.
Son los que desfilan acompañados de sus empleados y domésticos, a quienes obligan a defender la causa y los privilegios de la clase que se siente superior al resto de los mexicanos.

Los que van a misa cada domingo, para poder explotar a sus trabajadores sin la menor consideración, el resto de la semana. Los que defienden a los corruptos, o no tienen empacho en desfilar junto a ellos.

El presidente no miente al señalar el carácter que anima a esta marcha. Los manifestantes son lo que son, aunque traten de esconder sus fallas formativas y formas delincuenciales de actuar, bajo el disfraz de la respetabilidad y los afeites y vestimenta fina que los cubre.
Decir que defendiendo al INE se está del lado de la democracia, es una mentira manifiesta que a pocos engaña. Es hipocresía manejar esa mentira tan barata, para justificar su predilección por la corrupción.

La campaña para convencer a los ciudadanos de que es necesaria una participación masiva en favor del INE, choca ante el muro de la realidad.
Los consejeros del INE son personajes públicos repudiados por el grueso de los mexicanos. No tienen poder de convocatoria, como tampoco lo tienen Vicente Fox, Felipe Calderón, o Claudio X González.

Los panistas anuncian que acudieran a la marcha, en calidad de sociedad civil y no de partido político. Otra hipocresía más.
El domingo entrante, desfilarán por las calles del centro de la Ciudad de México, los rateros y los hipócritas conservadores.
Esperan que los incautos y despistados muerdan el anzuelo que lanzan, para pescar respaldo social.

Pero marcharán solos nuevamente.

Ningún mexicano honesto va a portar imágenes de Lorenzo Córdova, o Ciro Murayama. Tampoco logotipos de un INE validador de fraudes
¿Quién querría aparecer en una fotografía, compartiendo calle al lado de Marko Cotés, Santiago Creel, o Margarita Zavala?
Que marchen solos, los rateros e hipócritas.

Hay total libertad y pueden hacerlo.

Pero no pretendan que la gente honrada vaya a su lado.

Los mexicanos en amplia mayoría, somos personas dignas.

Y no vamos a manchar nuestra imagen, ni a traicionar convicciones, desfilando al lado de quienes provocaron la ruina del país, en el pasado reciente.

La marcha fifí, será igual de mediocre que siempre.
Representan a un México que muere.

Malthus Gamba