Guerra híbrida (Calentamiento social)

Ya referido en anteriores entregas la Guerra Híbrida se compone de tres factores a saber: Guerra Híbrida Mediática, LawFare o Guerra Híbrida jurídica y Guerra Híbrida de Calentamiento Social.

Las dos primeras obran como cuña para pretextar la existencia de la última. Así, los medios tradicionales se encargan de esparcir rumores y crear noticias falsas o Fake News, mientras el LawFare provoca una percepción de ilegitimidad, formando de esta manera un caldo de cultivo para la protesta callejera, convenientemente infiltrada por elementos provocadores de violencia que tienen como único fin crear malestar entre la sociedad, sentimientos de inseguridad e instalar en el imaginario colectivo la idea de ingobernabilidad.

Por otro lado, los grupos de intereses creados que promueven y patrocinan la Guerra Híbrida con el fin de proteger el status quo, sus intereses político económicos y el régimen de privilegios del que hasta ahora habían gozado, también utilizan y aprovechan movimientos con un reclamo válido y legítimo, infiltrándolos y desvirtuándolos mediante actos vandálicos perpetrados y alentados por entes o personajes fieles a la agenda dictada por los poderes fácticos, a quienes no interesa en absoluto la bandera sostenida ni las personas que integran ese movimiento.

La última fase es maximizar la visibilidad de estos eventos, dirigiendo calculadamente la opinión pública para desacreditar a los poderes democráticamente electos, deslegitimar a todo aquel que luche por un cambio y empujar la agenda conservadora, debilitando sistemáticamente las fuerzas progresistas.

En nuestro país vemos como la derecha conservadora y reaccionaria intenta utilizar la Guerra Híbrida, apoyada con diversos elementos del Golpe Blando para recobrar el poder y desarmar los cambios progresistas hasta hoy ya logrados, y todo sin esforzarse en presentar opciones a la sociedad, alternativas ni plataformas, pues saben bien que sus intereses se alinean en oposición directa a aquellos de la sociedad en su conjunto.

Consecuencia de esta inclemente Guerra Híbrida emprendida contra la cuarta transformación es la clara actuación de la oposición en la fabricación prácticamente diaria de Fake News, manipulación y tergiversación de la información, profusa difusión de lo anterior, lluvia de amparos contra cada una de las propuestas o acciones de gobierno.

Por si fuera poco, impulso de legítimos reclamos pero desvirtuados en sus conclusiones, multiplicación de marchas y protestas en las calles ya sea con banderas falsas, motivaciones tergiversadas o de plano sin ideología definida solamente basada en la descalificación para terminar calentando las calles con actos vandálicos encaminados a provocar una respuesta de fuerza por parte del Estado que, finalmente llevaría a incendiar las calles.

Por ello es imperativo desmontar la Guerra Híbrida en todas sus fases, difundiendo al máximo a quienes, como sinlineamx.com, desmiente Fake News y publica información previamente verificada, documentarnos nosotros mismos en fuentes confiables y contrastando todo lo que llegue a nuestras manos, así como evitar el análisis “de encabezados” sin leer las notas completas y por supuesto no reaccionar sin la información completa.

No caigamos en provocaciones, en lo real ni en lo virtual, defendamos la integridad de nuestras protestas y propuestas, no intentemos pasar por encima de los derechos de las mayorías y aseguremos siempre una protesta pacífica, por muy ardiente que sea nuestro reclamo.
Mantengamos unidad granítica y a toda prueba, pues nuestros adversarios están perfectamente sincronizados, con un objetivo común y un plan bien desarrollado. Dejemos de lado las pequeñas disputas y enfoquémonos en nuestras coincidencias… so pena de regresarle el poder a los opresores.