Lawfare o Guerra híbrida jurídica

LAWFARE

Como explicamos en nuestra anterior entrega, la guerra híbrida esta siendo utilizada por los poderes fácticos para intentar desestabilizar social y políticamente al gobierno del cambio.

Tratamos ya la guerra híbrida mediática y su embestida para modificar la narrativa pública intentando establecer en el ideario colectivo una percepción social afín a los intereses de la derecha reaccionaria.

Ahora platicaremos brevemente sobre otro factor que complementa al anterior: el llamado LAWFARE o guerra híbrida jurídica. Esto se refiere a la obstaculización de toda decisión o proyecto gubernamental por medio de la utilización facciosa de la ley, empleando todos los métodos posibles para crear la percepción de un comportamiento extra legal de las autoridades, cuando este es inexistente..

El LAWFARE o guerra híbrida jurídica se refiere al uso abusivo de los procedimientos legales nacionales e internacionales, manteniendo una apariencia de legalidad, con el fin de provocar repudio hacia el gobierno en curso. Esta ofensiva pretende diversos objetivos como detener la presencia de actores políticos, programas, propuestas y proyectos, así como paralizar financieramente y desprestigiar a quienes trabajan en la transformación para finalmente debilitar al gobierno.


Con amparos, indígenas mayas buscan detener al Tren Maya

Con argucias legaloides, “chicanadas”, amparos y mil recursos mas se inician procesos jurídicos que quienes los aventuran saben desde el principio que no procederán, siendo inevitablemente desechados por improcedentes, pero esa no es la finalidad, el objetivo real es la magnificación del proceso y maximizar su difusión, sembrando la idea de “ilegalidad” por parte de las autoridades y la asistencia del derecho por parte del quejoso, proyectando así la impresión de ilegalidad gubernamental y de paso obstaculizar el avance de leyes, propuestas y proyectos al obligar al ejecutivo a atender infinidad de banales, superficiales y absurdos recursos de amparo, por ejemplo.

Sólo por mencionar un caso, organizaciones civiles distintas pero con el común denominador de dependencia de un personaje evidentemente opuesto a cualquier cambio que signifique su pérdida de privilegios, iniciaron mas de cien recursos de amparo contra la construcción del aeropuerto en Santa Lucía, todos desechados por su notoria improcedencia, con lo que queda claro que el objeto de estas acciones nunca fue defender un derecho sino impulsar la falsa idea de ilegalidad de este proyecto y retrasar su construcción el mayor tiempo posible.

El LAWFARE o guerra híbrida jurídica utiliza la mentira y la media verdad como base para iniciar procesos legales tramposos, nutriendo con esta acción a la guerra híbrida mediática que, con los medios de comunicación afines, magnifica estos ataques y los reviste de una falsa capa de “honorabilidad”, que personas menos informadas o inoculadas de odio y rencor por estos mismos medios, aceptan sin chistar, formando así una perversa simbiosis tendiente a desestabilizar un gobierno democráticamente electo.

AMLO reta a Claudio X y pide no escudarse detrás de Asociaciones Civiles: “Fuera máscaras”

De esta manera, el LAWFARE y la guerra híbrida mediática crean las condiciones perfectas para que intereses creados por poderes fácticos compuestos por unos pocos empresarios perversos e inmorales unidos a políticos corruptos, utilicen su arma final en su intento por evitar un cambio que cancelaría sus privilegios obtenidos empobreciendo a la mayoría de la población: la violencia.

De este ultimo punto hablaremos en una siguiente entrega.