Por: Pablo Meléndez
@jpms1500

Han concluido las elecciones de 2022 y una vez más las redes sociales tomaron protagonismo en un sin fin de reportes periodísticos y ciudadanos para mostrar lo que sucedía en los seis Estados protagonistas de un proceso democrático.

Urnas quemadas, intentos de sabotaje electoral y movilización policial con instrucciones de sus superiores; fueron algunas de las cosas que nos encontramos durante la jornada. El árbitro Lorenzo Córdova manifestó al final de la sesión del conteo rápido: “…llegamos a 330 procesos electorales y de participación ciudadana organizados exitosamente bajo las reglas de la reforma electoral de 2014 (…) Nuestro sistema electoral funciona y garantiza el sufragio efectivo.

Ya en la noche se conocieron los resultados, el partido Morena logró la victoria de 4 de estos estados que fueron históricamente de la oposición (Hidalgo, Tamaulipas, Oaxaca y Quintana Roo), mientras que la alianza izquierda-centro-derecha logró mantener el control de Durango y Aguascalientes.

Así el partido fundado en el 2011 ha logrado obtener 20 de los 32 estados de la república, mientras que el partido monopólico que gobernó por más de 80 años todo el país (PRI) ahora sólo tiene presencia en 2 estados (Estado de México y Coahuila) los cuales tendrán elecciones el próximo año y corre el riesgo de perderlos también; mientras que la ultraderecha (PAN) está en 6 Estados.

En este sentido el PRD, fundado como un contrapeso del PAN y el PRI, ha perdido toda presencia del escenario político, aislado en la sombra de sus compañeros de coalición, sólo mantenido como una marioneta que aún cuenta con algunos simpatizantes en la CDMX y que serán explotados en próximas elecciones.

Ahora los fondos que les suministran los estados a la coalición van a ser más escasos y se verán en aprietos para lograr ganar seguidores a través de regalos, habrá que estar pendientes de la deuda de Aguascalientes y Durango ¿A dónde irán a parar sus recursos? a la infraestructura del Estado o a cuentas en Suiza.

Pero más rápidos que certeros los dirigentes de la alianza tenían que disimular lo perdido, lanzando vítores a sus dos victorias, disimulando la realidad de que ahora sólo gobiernan 8 estados.

Claudio x, quien se ha burlado de sus compañeros diciendo que ya están muy vistos, expresó: “…no está mal. Hay tiro para el ´24!”.

Mientras que el títere, Marko Cortés escribió: “…avanzamos para en el 2024 corregir el rumbo de México”. Aunque horas antes de que se dieran los resultados el dirigente del PAN alardeaba frente a sus simpatizantes del triunfo en Tamaulipas.

Por su parte el séquito rápidamente buscó burlarse de Morena por no haber logrado las 6 victorias, lo cual hace poca mella en la victoria de 4 de 6 cuando en ninguno de ellos había gobernado anteriormente el partido, por lo que queda preguntarnos ¿Si aprenderán de sus errores? O ¿Seguirán con la misma política pro-privilegios y meritocrática que les ha hecho perder tantos seguidores?

Se terminó la jornada electoral de este año y demostró poco más del enorme trabajo que queda por hacer para que exista una democracia transparente, el INE como en todo momento se ha visto mínimo en su presencia de autoridad y poco o nada logró para igualar las condiciones de voto en los diferentes Estados.

Así como permitió el juego sucio y ha hecho caso omiso a las acusaciones que pesan sobre Alejandro Moreno, no ha logrado establecerse como una figura de autoridad e imparcialidad, más concentrado en el aumento presupuestal que está por pedir que en asegurar la limpieza de las urnas.

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com