Sindicato Mexicano De Electricistas

EZLN: La insurgencia fascista

Foto: Expansión
Cuando vemos que los conservadores se mueven en este momento como nido de cucarachas fumigadas (la comparación no intenta insultar, pero sí definir una actitud real), donde cada una corre en distinta dirección, intentando salvar su vida, nos podemos preguntar ¿qué poder intenta dar orden a todo este caos?

¿De dónde vienen las instrucciones para encontrar una ruta que recomponga la vía conservadora?
Hay claves que podemos tomar en cuenta para entender un poco de lo que se vive en el destruido bunker conservador.
Y esas claves están ahí, para ser interpretadas por quienes saben leer entre líneas.
En la conferencia mañanera del martes, el presidente López Obrador, se refirió por su nombre al columnista conservador Raymundo Riva Palacio.

Este personaje, con una formación profesional adquirida en la escuela conservadora, dedica actualmente su tiempo y energía, a descalificar cada acción de gobierno del presidente de la república.

En días pasados, Riva Palacio comentó en Twitter, una nota del diario estadounidense Wall Street Journal, donde se afirma que hay acercamiento entre las autoridades de Irán y el gobierno de la Cuarta Transformación, para tender puentes de entendimiento, sin precisar en qué consisten dichos puentes.

El artículo del rotativo norteamericano, intenta justificar el artero asesinato del general iraní Qasem Soleimani, recurriendo a la vieja y gastada escusa de que se trataba de un terrorista que preparaba “futuras” agresiones en contra de ciudadanos e intereses estadounidenses.

¡No se miden! Ya no es Maduro ni Putin; ahora es Irán quien se ‘acerca’ a AMLO; según el WSJ

Al final de la nota y después de haber descalificado a todo gobierno en América que se condolió por la muerte del general, señala que en México, a partir de la llegada de López Obrador al poder, se están estableciendo relaciones “peligrosas” con Irán.

El presidente López Obrador señaló que la nota del rotativo estadounidense es falsa. No existe ese contacto en “lo oscurito” con Irán.
Agregó que en realidad, el Wall Street Journal es un periódico que falta a la verdad en forma sistemática.

No es confiable, como tampoco lo es Riva Palacio, quien se dedica a difundir rumores, chismes de pasillo, trascendidos y especulaciones sin sustento.

Este proceder del periodismo mexicano es importante, porque lo mismo hacen León Krauze, Carlos Loret de Mola, Jorge Ramos, Pascal Beltrán del Río, Pablo Hiriart, Risco y varios otros columnistas reaccionarios.

Tienen una inclinación particular por las noticias que llegan de los medios de comunicación extranjeros.
Le dan una credibilidad total a todo lo que escriben sus colegas de habla inglesa preferentemente, o española, cuando se trata de El País.
Las opiniones de estos medios, son palabra sagrada para estos comunicadores.

Del mismo modo, si un funcionario norteamericano opina en contra del gobierno de López Obrador, el grupo de comentócratas validad el dato, no como la idea de alguien que presenta su muy personal punto de vista sobre la política de México, sino como una verdad incuestionable.
Esa forma de ajustarse a los datos que nos llegan del exterior, es la clave de lo que en realidad está sucediendo con los conservadores.
Su visión sobre el futuro del país, poco tiene que ver con las necesidades de México y los mexicanos.

Están atentos a los mensajes que llegan de las autoridades y grandes capitales que se ubican al norte del río Bravo.
Es decir, quienes intentan poner orden entre la clase conservadora actualmente, son todos aquellos personajes y grupos de poder que se vieron beneficiados durante la etapa neoliberal.

Son las grandes empresas multinacionales y los poderosos grupos financieros quienes intentan imponer reglas a los países emergentes, para hacerse con el control de sus recursos naturales.

Cuando vemos a un Felipe Calderón, a un Vicente Fox, o a un Javier Lozano tan virulentos en sus ataques y descalificaciones a todo proyecto impulsado por la Cuarta Transformación (trátese de lo que se trate), podemos estar seguros que la intención no es la de opinar con objetividad sobre un asunto. Quieren a toda costa destruir el nuevo proyecto de nación, para continuar con la política de saqueo y entreguismo neoliberal.

Es evidente que responden también a sus intereses personales (al final, son asalariados de estos grandes corporativos), pero más que nada, están defendiendo intereses extranjeros.

En un muy interesante video que hace unos días subió a su canal de Youtube, Daniel Estulin, investigador reconocido a nivel mundial, nos habla con total franqueza del papel que está jugando actualmente la dirigencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).
Y aquí es importante separar a esa dirigencia de la base social en que se respalda la misma.

Todas las comunidades indígenas en el país actúan de buena fe, ha dicho el presidente. Esto es cierto.
Pero no puede decirse lo mismo de dirigencias que no nacen del interior de las comunidades.
Estulin señala un embate internacional, por parte de quienes son dueños de los grandes capitales mundiales.
Están utilizando a movimientos indígenas y ambientales, para debilitar a las naciones que cuentan con los recursos naturales que esas corporaciones ambicionan.

Impulsan la “autonomía” de las comunidades indígenas y las reservas ecológicas, para dejarlas fuera del control del Estado.
El paso siguiente, es apropiarse de esas zonas ricas en recursos, en favor de sus intereses.

Estulin señala que Marcos y el resto de la dirigencia del EZLN, están en el centro de este juego, al igual que las FARCS en Colombia y otros grupos desestabilizadores en países de centro y Sudamérica.

Los llama “INSURGENCIA FASCISTA”.

Del mismo modo, grupos ambientalistas trabajan para estos intereses, con el fin de debilitar a las naciones emergentes.
En México, el plan desestabilizador contempla la posibilidad de “balcanizar” al país. Es decir, fraccionarlo.
A los grandes grupos financieros les interesa mucho la riqueza del sur del país. Verían con buenos ojos una total “autonomía” de las comunidades indígenas, donde los recursos que se encuentran en esas zonas, fueran declarados patrimonio exclusivo de la comunidad. Igual plan aplicaría con las reservas naturales.

La intención es quitar poder al gobierno en lo que respecta al control de estos recursos. Una vez en manos de pequeños grupos, el control de los mismos, se les facilitaría mucho.

El video de Daniel Estulín que mencionamos es el siguiente:

Como podemos ver, hay una agenda internacional, que está intentando reconstruir a su favor una política conservadora que hoy se encuentra en ruinas en México.

Pero lo hacen para poder continuar con el saqueo de nuestro país.
Algo que la política de la Cuarta Transformación les impide.
Hay que tener cuidado con los periodistas y políticos que defienden toda aproximación extranjera, así como con los “grupos sociales” que encubiertamente, trabajan para intereses que en nada beneficiarán a las comunidades ancestrales y al país.
En el momento de cambio que vivimos, se juega el futuro de México, para los próximos cincuenta años.
La difusión de información y la masiva opinión pública en contra de estas políticas e intenciones entreguistas, es la única vía para impedir que México padezca pobreza y violencia, en los siguientes años.
A los conservadores, las órdenes les siguen llegando del exterior.

Malthus Gamba