EU reconoce el trabajo antidrogas del Gobierno de AMLO

El 31 de julio pasado, la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca en Washington, emitió un boletín informativo en el que anuncia que la producción de amapola en México ha disminuido, y con ella ha bajado la producción potencial de heroína, provocando que menos gente esté muriendo a causa del consumo de este estupefaciente en los Estados Unidos.

El documento informa que durante 2017 y 2018, la producción de amapola y heroína alcanzó en México récords históricos, con 44,100 y 41,800 hectáreas de cultivo respectivamente, lo que permitía una producción de heroína de 111 toneladas en 2017 y 106 en 2018.

Asimismo el boletín reporta una disminución de 27% en la cantidad de amapola cultivada durante 2019 con respecto a la del 2018, habiéndose destinado sólo 30,400 hectáreas a este propósito, en lugar de 41,800

Lo anterior significa que la producción potencial de heroína en 2019, a un año de haber entrado el nuevo gobierno, bajó de 106 toneladas a 78 en todo el país.

Para las autoridades estadounidenses este dato es de una importancia relevante; calculan que la disminución en la producción de amapola y de heroína en México, representa una baja de 7% en el número de muertes de consumidores adictos a este producto en los Estados Unidos.

Lo que llama más la atención en relación con el contenido de la nota informativa, es que las autoridades norteamericanas señalan como causa de esta disminución en la producción de la droga, los esfuerzos que se han realizado a través de la política social, y no a los mecanismos coercitivos.

Al final el boletín dice textualmente lo siguiente; y cito: “Los Estados Unidos reconocen los esfuerzos del Presidente López Obrador, para dar prioridad al incremento de alternativas para el sustento de los agricultores en las áreas donde se produce droga, a través de la aplicación de programas sociales, como uno de los pilares de la estrategia antinarcóticos.”

Esta afirmación es de gran relevancia, sobre todo por venir de las autoridades estadounidenses, además de ser la primera vez que se reconoce la importancia que tienen los programas sociales, como una estrategia fundamental para combatir el narcotráfico en México.

Asimismo, demuestra que los resultados más importantes en este rubro, se alcanzan atendiendo las causas; dando alterativas a la población, para que puedan dedicarse a actividades productivas lícitas y tengan la oportunidad de sostener así a sus familias, y no masacrando personas, como siempre lo ha afirmado el Presidente de México.

Esto sucedió durante el primer año de gobierno, cuando los programas sociales apenas se pusieron en operación. Con toda seguridad en el segundo año que aún no termina, esta política social deberá arrojar todavía mejores resultados que los reportados el año anterior, ya que el apoyo a los menos favorecidos se ha ido consolidando en varios frentes.

Quedó en el pasado la mentira de que al narcotráfico se le combate con la violencia, como lo afirmaba el hoy tristemente célebre expresidente Calderón, quien por cierto, hoy se dedica a participar en foros donde sugiere el derrocamiento de gobiernos que no le gustan, utilizando las armas.

A este tipo de sujetos que no saben actuar más que con violencia, hay que recordarles las palabras de Mahatma Gandhi: “Lo que se obtiene con violencia sólo se puede mantener con violencia”, y definirlo con las que pronunció el escritor Isaac Asimov: “La violencia es el recurso del incompetente”.