Sindicato Mexicano De Electricistas

El último empujón ¡Sí podemos!

La primera reacción de quienes escucharon el anuncio del Dr. Hugo López Gatell en la conferencia mañanera del día de hoy, fue de evidente decepción, en un primer momento.

La estrategia de salud relacionada con la Sana Distancia, que implica la obligación de estar en casa, se amplía hasta el 30 de mayo entrante. Fue como un balde de agua helada. Más tiempo de reclusión en nuestros hogares, a consecuencia de la epidemia de Cobid-19.
Pero la ventaja de tener a un profesional de la salud, con una capacidad de comunicación envidiable, es que con unas frases más, este pesar por la ampliación del plazo de resguardo personal, se transformó en alegría, al conocerse el panorama completo respecto a la epidemia.
No sabemos cuándo entraremos a la fase tres de la enfermedad. La sociedad mexicana ha transitado por las dos fases anteriores de un modo controlado y sin demasiados inconvenientes.

Ha habido personas fallecidas, pero no en el número que los alarmistas conservadores habían pronosticado. La epidemia llegó al país, cuando el gobierno federal y los responsables del sector salud habían tomado las medidas suficientes para controlar el ingreso y el avance de la enfermedad.

Prolongar la estrategia de Sana Distancia, durante el mes de mayo, implica tomar medidas adecuadas, desde antes de ingresar oficialmente en la siguiente etapa.

La fase tres llegará inevitablemente, pero lo hará cuando la sociedad esté suficientemente preparada para enfrentarla.
Hoy conocimos el mapa sobre la dispersión de la epidemia en nuestro país. Pudimos ver gráficamente, la forma en que ha penetrado en el territorio mexicano. No se trata de una diseminación uniforme. Se pueden observar “islas” específicas, donde la enfermedad registra casos y defunciones en forma concentrada. Hay otras áreas que colindan con las islas señaladas. Ahí se monitorea el avance de la epidemia, para evitar daños mayores. Y hay también zonas en las que se encuentran comprendidos más de novecientos municipios, donde no se han verificados casos de contagio hasta el día de hoy.
Las buenas noticias comienzan ahí: esos municipios regresan a la vida normal, a partir del 17 de mayo. Habrá clases y no se perderá el ciclo escolar.

El resto de los municipios (colindantes con zonas de concentración del virus y estas zonas de concentración), retomarán su vida normal, a partir del primero de junio de este año.
La epidemia de Covid-19, terminará su ciclo en el país, como problema de salud pública, el 25 de junio próximo.

Cuando se conoció toda la información relacionada con la enfermedad, el estado de ánimo de los ciudadanos cambió.

No sabemos cuándo entraremos en la fase tres de la epidemia. Pero sí sabemos con claridad, que el término de la enfermedad está próximo.
Además, el presidente López Obrador, abundando en la información que el sector salud compartió públicamente el día de hoy, anunció que se cuentan con todos los recursos para hacer frente al final de la epidemia de Covid-19 en todo el país.

Hay camas suficientes, respiradores y personal especializado, para brindar atención a los posibles infectados por el virus.
El único requisito que se pide a la sociedad, es el mismo que le fue solicitado desde el inicio de la epidemia: mantente en tu casa.
Pero ese resguardo ya tiene fecha final. El 17 de mayo para las ciudades y poblaciones donde no se ha presentado el contagio y el 30 del mismo mes para el resto del país.

Es el último empujón que debemos dar, para recuperar la paz, la tranquilidad y la alegría que todos deseamos.
A los empresarios se les está pidiendo solidaridad con sus empleados, a fin de que no se despida al personal que labora en sus negocios. Es el último empujón para ellos también, antes de regresar a la actividad productiva. Se trata de un acto de empatía. Un apoyo especial hacia aquellos que participan a diario en el proceso productivo.

Si todo marcha bien, si la sociedad en su conjunto sigue participando en la estrategia de Sana Distancia, los plazos anunciados el día de hoy, se harán realidad en los tiempos señalados.

Depende de todos nosotros el dar la última batalla contra el Covid19, tal y como nos lo están solicitando quienes integran el Sistema Nacional de Salud. Desde el presidente López Obrador, hasta el médico y la enfermera que se ocupan de dar atención a los pacientes infectados.

Si vemos el panorama mundial en lo que respecta a la epidemia, nos daremos cuenta de que en ningún otro país se ha tenido un control tan eficiente sobre esta enfermedad. México entra y sale de la epidemia de Covid-19, con tiempos precisos sobre cada etapa. Siempre hemos estado un paso adelante de la enfermedad y los daños que se han dado, son comparativamente menores a los que registra la experiencia de otros países.

Hasta la fase dos, la estrategia de salud pública ha funcionado impecablemente. Y ya tenemos fecha para la conclusión de la enfermedad en el país, en forma epidémica. 25 de junio de este año.

Los datos que presentó el día de hoy el Sector Salud, por conducto del Dr. Hugo López Gatell y del presidente López Obrador, ponen en evidencia la forma deshonesta en que se ha manejado la clase conservadora, al hablar sobre esta enfermedad.

Los políticos, analistas, intelectuales, periodistas, opinadores y bots que integran la derecha nacional, anunciaron una catástrofe de salud a consecuencia de las malas decisiones de nuestro gobierno para controlar la epidemia.

Decían que terminaríamos en una situación similar a la vivida en Italia, España, o Ecuador.

Sus pronósticos de fracaso se estrellan ante una realidad que los deja mudos.
El gobierno de la Cuarta Transformación demuestra con hechos, ser más capaz, más eficiente y responsable, que cualquier otro gobierno de la etapa neoliberal.
López Obrador y su equipo de trabajo, ya piensan en la reactivación de la economía nacional, una vez superada la crisis de salud.
Hay créditos a pequeños empresarios y a comerciantes formales e informales.
Se inyectarán recursos al sector económico nacional, como nunca.

Si todos damos el último empujón contra el Covid-19, manteniéndonos en casa, no solo acabaremos con la epidemia en poco más de un mes.
Terminaremos también con los sueños conservadores, que pretendían usar esta enfermedad, como último recurso para recuperar el poder.
Solo mantente en casa.

Con eso acabamos así con dos males que aquejan hoy a nuestro país.

Malthus Gamba