El ‘TUMOR’ y el FRENA: el ridículo de una oposición #MoralmenteDerrotada

Escribe: Javier Lozano

No hay punto de comparación entre una situación y la otra. Asimismo, existen una inmensa diferencia en medio de la resistencia pacífica de López Obrador por la ignominia y el proceso fraudulento que sufrió, y el ridículo que protagonizó el FRENA: una expresión que se mueve inminentemente bajo la batuta de una oposición que no ha podido ni asomar las narices en los temas de la agenda pública.

Esa desesperación, ha tomado un curso de fabricación; de acuerdo con algunas imágenes que estuvieron circulando, existió una simulación de las casas de campaña que, con el viento, comenzaron a volar. Ese mismo vacío confirmó que nada, absolutamente nada puede doblegar y someter al presidente López Obrador; y menos aún, cuando la inmensa mayoría de mexicanos aprueba su gestión.

No es lo mismo una situación que otra. Atosigar al mandatario y pretender importunar el tránsito de una ciudad a fin de pedir la renuncia del presidente, francamente no pude contener la risa. Esas carcajadas son las mismas que millones de mexicanos multiplicaron en las redes sociales; se vale disentir, pero ¿difamando?, ¿denostando?, ¿simulando?

Entonces, ¿Qué paso con la metamorfosis del BOA al TUMOR?

En Zacatecas nació el primer BOA oficial a través de una alianza política entre una sociedad colectiva que, desde hace tiempo, viene trabajando en equipo, al menos, así lo anunció Quadri; su finalidad: asediar al presidente y planear arrebatarle el control de San Lázaro; lo mismo, retener algunas gubernaturas que prácticamente están perdidas para la oposición que, en estos momentos, atraviesa su peor crisis y decadencia a falta de confianza y credibilidad.
Han perdido todo, incluso, la poca dignidad y vergüenza. No son competitivos, tampoco tienen propuestas de un proyecto de transformación nacional. Su anacronismo su mueve en el flujo del simplismo que se arraigó por décadas bajo el recuerdo de la corrupción, la manipulación, el saqueo, las mentiras y los gobiernos fallidos. Pero, lo más grave de eso, es que por encima de cualquier ideología está el pragmatismo reaccionario; firman pactos, alianzas, y conspiran con estrategias para someter al presidente López Obrador. Nunca lo han logrado, ni lo lograrán. Están lejísimos en un enigmático escenario de imaginación.
Andrés Manuel es cobijado cerca del 71% de la población Nacional. Una verdadera columna social sigue brindando su confianza al presidente. Ahí radica el muro impenetrable: un blindaje que ha capitalizado el proyecto de la 4T. Lo mismo, una máquina de apoyo que se mueve por el lado más consiente de un colectivo humano incluyente, con capacidad de juicio, inteligencia, raciocinio y conocimiento de que, en México, es muy interesante el cauce que ha tomado el país. Se trata, pues, de una transformación que puso fin a las excentricidades, la frivolidad y el dispendio de una aristocracia que por décadas acumuló riqueza y poder. ¡Eso se acabó, terminó!
Ha nacido un esquema de Nación distinto, del pueblo y para el pueblo. El primer paso fue ayudar a quien más lo necesitan. Recomponer parte de la desgracia neoliberal, y multiplicar los programas de ayuda; asimismo, reformar leyes que impacten positivamente en la población en todos los rubros.
Por ello muestran su ansiedad. Las emociones comenzaron a invadir; sin embargo, no tienen liderazgos; carecen de confianza; son espurios; no han podido ni siquiera resolver sus propios problemas que cargan; añoran los años más maravillosos; y por si fuera poco siguen siendo señalados por la sociedad como deshonestos.
Bajo este panorama, se alistó el primer BOA. Gabriel Quadri lo celebró— como si se tratara de un triunfo de la democracia. Vale la pena recordarle al excandidato a la presidencia— que carece de credibilidad. Durante años ha mostrado su clasismo; pasó de ser un “activista” a promotor de alianzas. Sin embargo, no la tienen fácil. Según el último sondeo que realizó el Economista, Zacatecas cuanta con 35% de aceptación bajo el timón de morena; asimismo, el PRI sacó 16%; PAN apareció con solo 10%; y con una pobreza inmensa, el PRD mostró 0.8%. Aunque, porcentualmente no funcione así, ni sumados le ganan a Regeneración Nacional.
Y si le sumamos el desprecio que ocasionaría un cataclismos de esa naturaleza, PAN, PRD y PRI arrojarían más desdén y vilipendio. Hay que recordar lo que pasó en aquella fatídica coalición de “Por México al Frente”, casi desparece al perredismo que hoy por hoy muestra signos de sobrevivencia. Por tanto, bajo esa premisa, no habrá margen de error ni duda para que morena conquiste Zacatecas y 13 estados más en donde es ampliamente favorito.
Finalmente, una multitud se lanzó con comentarios en la imagen de Gabriel Quadri. A partir de ese disparate del TUMOR, se arrastra el recuerdo de una oposición endeble y frágil que produjo grandes desigualdades sociales, económicas y políticas en el país. Por ello, el destino del BOA o TUMOR se visualiza en un disminuido panorama que navega bajo una sociedad cuya trayectoria política dejó mucho que desear. Ante ello, Zacatecas no tiene porque preocuparse, Morena ganará y se instalará el proyecto de la 4T sin ningún contratiempo, lo mismo en la mayoría del territorio mexicano.
El BOA o TUMOR, no es más que la expresión desgastada de una oposición, asimismo, un mecanismo de sobrevivencia. Entre esas filas transitarán Marko Cortés, Jesús Zambrano; al igual, la manifestación de una comentocracia, líderes empresariales que fueron despojados de sus privilegios; sin embargo, ahí estará una muralla social de más de 30 millones de mexicanos que han mencionado abiertamente su apoyo incondicional a la 4T.
El TUMOR esta #Moralmentederrotado

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea