Sindicato Mexicano De Electricistas

El neoliberalismo y el debilitamiento del desarrollo en México

Por: Alejandro Rosas
@AlejaandroRosas

En la década de los 80’s el gobierno federal mantuvo la idea que liberar los mercados, reducir la participación del Estado y privatizar las empresas nacionales generaría grandes beneficios económicos y sociales, sin embargo, no fue así. Se implementó un modelo económico neoliberal pretendiendo que el país crecería a tasas similares a los países desarrollados, pero el registró indica que México alcanzó tasas superiores al 7% con el modelo de Industrialización por Sustitución de Importaciones (ISI). También se tuvo la creencia que atraer capital extranjero y generar las condiciones necesarias para las grandes empresas transnacionales lograran implantarse el país, éste se desarrollaría a niveles muy altos dejando atrás los problemas de desempleo, y pobreza sin en cambio, los resultados fueron diferentes. El país no se desarrolló ni creció sostenidamente, la pobreza se duplico, la desigualdad económica empeoro, el desempleo de disparo y la economía informal se agudizo de manera desorbitada.

En los 37 años de neoliberalismo el país ha tenido graves problemas económicos, se adoptó por aplicar políticas económicas que no sirvieron ni modernizaron al país, ni mucho menos para generar finanzas sanas, pues el manejo de la deuda pública fue atroz. No se generó bienestar a la población sino permitió hacer a los pobres más pobres y los ricos más ricos, aunque algunos no quieran admitir pero el neoliberalismo también debilitó la democracia. Los resultados de una laxa planeación y sin diagnóstico, ha permitido que los hogares mexicanos tuviesen menos movilidad social, es decir, que les es más difícil cambiar su situación económica, pues en México es una realidad que si naces pobre las probabilidades que mueras pobres son muy altas.

Según el Índice Global de Movilidad Social que realiza el The World Economic Forum (WEF), México ocupa el lugar número 58 de 82 economías que se estiman. Dinamarca se posiciona en el primer lugar en este listado, pero México aún está muy lejos de compararse y más si sigue aplicando políticas que paralizan al desarrollo. Por otro lado, el Centro de Estudios Espinosa Iglesias (CEEY) junto con el Colegio de México (Colmex) realizaron el ranking de movilidad social para México, y los resultados entre entidades fueron muy dispersos, Nuevo León fue el estado con la mayor movilidad social, mientras que la CDMX se encuentra en la quinta posición, sin embargo, el Estado de México ocupa el lugar 25 y por si fuera poco Guerrero se ubicó en la última posición. Es una verdad observar que las entidades con mayores recursos naturales sean las más marginadas y pobres, pero hace tres décadas el gobierno federal insistió que dejar que el sector privado se encargara del desarrollo del país, nos convertiríamos en una gran potencia económica, desafortunadamente no fue así. Es importante destacar que algo que aplaude los economistas neoliberales ha sido la gran apertura al mercado exterior y el volumen de exportaciones que algunas organizaciones coloca a México entre las primeras quince economías más grande del mundo, pero sin en cambio, no ha sido suficiente para que los habitantes logren vivir mejor y alcanzar mejores oportunidades de empleo, salud y educación.

La pregunta que en este momento sugiero es ¿las políticas implementadas duramente el neoliberalismo han generado desarrollo y crecimiento económico sostenido? La respuesta es no, el grave error fue efectuar políticas económicas como si fueran recetas, emulando a los países más desarrollados sin tener en mente que cada economía tiene sus particularidades y ninguna es igual. Es por ello que el gobierno actual debe cambiar las reglas del juego, aplicando acciones económicas orientadas a salvaguardar la integridad de los habitantes, fortaleciendo el aparato social y productivo del país, protegiendo al mercado interno e impulsando y reformando la política fiscal para que esta sea capaz de captar más ingresos que permitan hacer frente a sus obligaciones sin tener que endeudar más al país y pensar más en el crecimiento económico inclusivo. Pero estas medidas no serán fácil de aplicar, el trabajo que tendrá hacer la 4T será arduo y con mucha cooperación de la sociedad, pues los sexenios neoliberales entregaron destruido a nuestro país.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea