Sindicato Mexicano De Electricistas

El INE y sus amigos gobernadores

Dice el dicho popular que la limpieza de la ropa se lleva a cabo en tres pasos: “lavar, tender y planchar”.
Esos tres pasos básicos se hacen necesarios en otras actividades domésticas y también en distintas áreas de la vida privada y pública.
En el momento político que vive el país, la reducida fuerza conservadora lleva adelante una estrategia electoral que pasa por tres pasos necesarios. Son estos:
Lograr que la fuerza política que ha creado Felipe Calderón, “México Libre”, obtenga el registro como partido político, por parte del Instituto Nacional Electoral.

Conseguir mediante un fraude electoral bien operado, el mayor número de gubernaturas en disputa, así como una fuerza sólida en los congresos locales y federal.

Una vez alcanzadas las dos metas anteriores, preparar un nuevo fraude para conseguir el desafuero del presidente López Obrador, en la consulta pública del 2022.

Para hacer realidad este ambicioso programa, necesitan por fuerza, la participación de otros actores políticos y elementos indispensables para echar a andar el proyecto.
Primeramente, es requisito indispensable que el Instituto Nacional Electoral, se mantenga trabajando tal y como lo ha hecho hasta el momento. Es decir, que Lorenzo Córdova, Ciro Murayama y su consejero ejecutivo Edmundo Jacobo Molina (al que reeligieron hace poco tramposamente, antes de que concluyera su periodo ordinario), operen dentro del instituto a favor de Felipe Calderón.
Diga lo que diga Lorenzo Córdova, ante los micrófonos que el servil Ciro Gómez Leyva pone a su disposición, el INE es uno de los organismos más desacreditados en el país. Jamás ha garantizado limpieza en elección alguna.
En el 2017, fue notoria la forma en que los institutos electorales local y nacional, actuaron desde el primer momento a favor del fraude que dio el triunfo ilegítimo al Alfredo del Mazo, en perjuicio de la maestra Delfina Gómez, verdadera ganadora en los comicios.
En el 2018, López Obrador obtuvo el triunfo, a pesar de los esfuerzos del INE y la clase conservadora. Fue tal la ventaja que reflejaba el recuento de votos desde el primer momento del conteo final, que no le quedó de otra a la derecha neoliberal, que reconocer la abrumadora derrota.
El INE no hizo algo a favor de la democracia en las pasadas elecciones presidenciales, aunque Lorenzo Córdova intente engañarnos con sus declaraciones. Al contrario, participó y colaboró con el fraude planeado y el inconveniente que echó por tierra el intento de los conservadores, fue la avalancha de votos obtenidos por los candidatos de Morena y sus aliados.
En segundo lugar, les hace falta a las fuerzas conservadoras contar con los recursos económicos suficientes para pagar el costo del fraude que preparan en sus Estados, los gobernadores de filiación conservadora. Comprar conciencias, repartir recursos, pagar publicidad en medios y demás gastos necesarios para aceitar la maquinaria del fraude, cuesta. Y cuesta mucho.
Por último, hace falta el voto de la gente para que la campaña prospere y se cuente con los votos indispensables para maquillar ambos fraudes potenciales.

En apariencia, se trata de una estrategia audaz y con mucha posibilidad de concretarse. Pero solo resulta así si la vemos superficialmente.
Tiene tantos hoyos como una coladera.

El gobierno de la Cuarta Transformación y el pueblo de México, están tejiendo desde el inicio del sexenio, una transformación que impide los actos de corrupción en cualquier orden.

En el plano político, también hay tres procedimientos en marcha para evitar futuros fraudes electorales.
El primer inconveniente que tiene el INE en este momento, para cumplir con su objetivo y otorgar el reconocimiento a México Libre como nuevo partido político, se llama John Ackerman.

La campaña que intentaron las BOAs conservadoras para desacreditarlo y sacarlo del Comité de Evaluación del INE, falló enteramente y esto los pone en aprietos. En primer lugar, los cuatro espacios que están por ocupar nuevos consejeros, no serán otorgados a incondicionales de Lorenzo Córdova y pandilla. Serán asignados a gente honesta. En segundo lugar, la posibilidad de que México Libre obtenga el registro como partido, se reduce. John Ackerman es incorruptible y no permitirá que se otorgue la acreditación, a quien no haya cumplido con los requisitos de Ley.

La segunda medida que ha tomado el gobierno de la Cuarta Transformación para evitar el intento de fraude, tiene que ver con los recursos financieros que manejan los Estados. En este momento no pueden contratar nueva deuda pública. La Secretaría de Hacienda no les dará la firma que forzosamente necesitan para contratarla.

Por otra parte, hoy se anuncia que las empresas que se dedicaban a la facturación falsa, serán denunciadas en breve, para que respondan por actos defraudación fiscal y lavado de dinero. Los gobernadores de varios Estados, entre los que destacan Enrique Alfaro, de Jalisco, Francisco García Cabeza de Vaca de Tamaulipas, Silvano Aureoles, de Michoacán y Jaime Rodríguez de Nuevo León, pueden ser llamados a comparecer ante el SAT, por su probable participación en este tipo de ilícitos, al haber justificado gastos inexistentes, con facturas falsas.

Los mandatarios estatales no van a tener la llave abierta para el uso de recursos públicos. No podrán desviar recursos, por intermedio de estas factureras.

La tercera acción que toma el gobierno federal para evitar la posibilidad de un futuro fraude, es estar alerta en todo momento, para detectar cualquier señal que anuncie un acto delictivo.

El presidente López Obrador advirtió al INE, a los integrantes de su gobierno, a los gobernadores de todas las filiaciones y a los políticos en general, que él personalmente, estará vigilando el desarrollo de precampañas, campañas y elecciones para el 2021. En su carácter de ciudadano, tiene todo el derecho de hacerlo. Un acto de corrupción, obliga a quien tiene conocimiento y pruebas del mismo, a denunciarlo ante la autoridad correspondiente.

El presidente recordó a todos, que los delitos electorales son considerados actualmente graves. No alcanzan fianza y las penas aplicables a los infractores, se incrementarán en el corto plazo.

Al mismo tiempo, López Obrador invita a todos los ciudadanos en el país a convertirse en vigilantes del proceso electoral 2021. A denunciar a los funcionarios públicos, políticos y ciudadanos que incurran en delitos de esta naturaleza.

Si las BOAs opositoras tienen una estrategia endeble rumbo a las elecciones intermedias, la Cuarta Transformación que está representada por el pueblo de México, tiene otra, sólida y ajustada a la Ley, que impedirá que los corruptos regresen al poder.
Ni el INE, ni los gobernadores opositores, ni los corruptos de siempre, tendrán margen de acción para sus fraudes, si el pueblo de México respalda a su gobierno, democráticamente electo, en la defensa del voto ciudadano.
El neoliberalismo ya causó demasiado daño al país, como para permitir que regrese, vía fraude, a pesar la oposición de todos los mexicanos honestos.

Todo el apoyo al gobierno de la Cuarta Transformación.
Nunca más representantes y gobernantes corruptos.

Malthus Gamba