Desde que se dio el anuncio que ya se tenían estudios y proyectos para hacer vacunas anti-Covid19, comenzó una ola de desinformación impresionante, burda, rayando en ciencia ficción o fantasía, algunos en el absurdo, tanto, que me es increíble ver tanta letanía en contra de las vacunas, las mismas que han hecho una gran diferencia en esta pandemia que acosa al mundo aún, y que está costando tantas vidas.

Esa desinformación y mitos, son sacados en gran parte de videos de youtube, blogs, post de facebook o alguna página de internet; de esas que manejan conspiraciones de extraterrestres, mundiales, de reptilianos, anunnakis y cosas así. Entrando en ellas, leí que las vacunas tienen varios propósitos de manipulación cerebral y que les “metieron” diversos agentes para dañar y cambiar al ser humano desde dentro, cambiar de ADN, insertar microchips, nanobots, grafeno, grafito, el virus mismo, y que son hechas a partir de partes de fetos abortados… increíble ¿verdad?

Hoy mencionan mucho el grafeno, los nanobots y los chips de manipulación por medio de la señal 5G. Presentan supuestas muestras de sangre vista en un laboratorio donde exponen las “líneas de grafeno microscópico creando redes eléctricas, y por medio de las cuales, se manipulará a los inyectados haciendo uso de las ondas 5G desde el espacio“, está de más decir que esto es falso y paranóico a la vez, las imágenes de ese “grafeno” no son más que fotos de amebas, bacterias, virus y células de diferentes tipos, incluso unas era muestra de esperma de gallo y de ballena.

Volviendo al encabezado,  el grafeno, que no es más que carbono (átomos de carbono, transparentes, como diamantes pequeños), sacados del grafito y que son usados en la industria en general, y en la propia industria médica. El grafeno lo encuentras hasta en un simple lápiz escolar,  en el vidrio, en cables conductores de electricidad y calor, baterías, drones, pantallas táctiles y flexibles, auriculares, altavoces, ordenadores, motos, coches, y mucho más.

Se ha sugerido que este elemento es dañino. La ciencia ha probado que solamente inhaladas las partículas de grafeno, que estas lleguen a las partes bajas de los pulmones y en altas concentraciones, se puede producir inflamación de los mismos.

Las vacunas no contienen este elemento en su fórmula, esto fue desmentido en el año de la aparición del rumor y este año por igual. Todo surgió por una publicación en facebook que advertía que se estaba inyectando grafeno en conjunto con las vacunas para convertirnos en imanes ambulantes. EFEVerifica en su artículo Grafeno: cómo la mentira que nos convierte en un imán ha recorrido el mundo”, menciona lo siguiente.

“La teoría se ha compartido y desmentido en español, inglés y francés, pero también en chino, árabe, ruso, indonesio, noruego o albanés, entre otros muchos idiomas. Ha motivado vídeos en Estados Unidos, preguntas en el Parlamento Europeo o se ha manifestado como una de las preocupaciones sobre la seguridad de las vacunas en encuestas de Nueva Zelanda.”

“Se trata de una fabulación que tiene su origen en 2020, cuando las vacunas solo estaban en estudio, y se relaciona con otras conjeturas fantasiosas sobre la inoculación de nanobots, antenas o microchips de 5G con el fin de controlar la voluntad humana.”

“Básicamente, una persona no puede adquirir propiedades magnéticas ni atraer objetos metálicos con la pequeña cantidad de grafeno que podría introducirse por medio de una vacuna. Serían porciones ínfimas sin ningún efecto.”

“Aparte de lo costoso que sería llevar a cabo un plan para inyectar nanopartículas de grafeno a la población mundial, tampoco tendría ningún sentido práctico.”

“Fue a mediados de 2021 cuando empezaron a difundirse multitud de mensajes sobre la capacidad de las vacunas para magnetizar a las personas.”

“Desde mayo varios mensajes virales comenzaron a circular en Estados Unidos, Francia, Argentina o República Dominicana, entre otros países, con vídeos que supuestamente demostraban que los objetos metálicos se quedaban adheridos en los brazos de las personas vacunadas, aunque sin citar el grafeno.”

“A principios de junio, este tipo de mensajes se multiplicaron ya con la introducción del grafeno como componente más destacado y con ejemplos de cucharas que se adherían a los brazos en las zonas donde se habían inyectado las vacunas, lo que los expertos atribuyen a un efecto de succión por la humedad de la piel, similar a cuando se pega una moneda en la frente.”

La publicación de documentos y videos sin valor científico de parte de negacionistas como: Pablo Campra, de España; Andreas Noack, químico negacionista alemán, y  la negacionista Celeste Solum, por medio de sus videos de Youtube, generaron una histeria a nivel mundial y con ello un temor infundado hacia las vacunas. Andreas Noack falleció, unos afirman fue muerte natural, otros dicen fue por el mismo Covid-19., los conspiracionistas seguidores de esta persona, aseguran fue asesinado para callar su voz y no revelar la verdad de las vacunas y su propósito, su muerte fue usada para reforzar sus teorías; la declaración oficial tanto policial como forense es: “falleció por causas naturales”, no asesinado.

Siéntase seguro de irse a vacunar, si así lo decide usted. Las vacunas no contienen nada de lo mencionado, no están hechas para dañar o controlar al ser humano, han sido una gran ayuda a sector salud y marcaron la diferencia entre la vida, la enfermedad grave y la muerte por este virus. Desde inicios de su aplicación, bajaron los número de hospitalizados graves, intubados y defunciones.

Advertisement

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com