SinLineaMX - Live

Nos quedamos esperando el Proyecto de Nación Alterno que viene prometiendo Claudio X González y su gente, desde hace más de un año.

Una propuesta interesante para el pueblo y útil a los grupos opositores, para hacer frente a una Cuarta Transformación que se encuentra afianzada con firmeza en el país.
La agencia Standard and Poor’s, mejoró la perspectiva de México de negativa, a estable. Con esto, los inversionistas extranjeros pueden tener la seguridad de que la estabilidad económica y financiera del país, se encuentra asegurada. México no perderá el grado de inversión en lo que resta del sexenio, tal y como pronosticaban los profetas del desastre en la oposición.
Porque el Proyecto de Nación prometido por Claudio X González, ha terminado en eso. Un permanente repetir que “Todo en México va mal y nos acercamos al inevitable desastre”
En radio, televisión, prensa escrita y redes sociales, escuchamos día y noche a los analistas opositores, anunciar que el fin de los tiempos de la Cuarta Transformación, está cerca. Que el fracaso de este gobierno en todos los rubros es evidente y que México no puede aguantar más tiempo así.

Esa pobre estrategia de “guerra sucia”, intenta reemplazar al proyecto nacional que han sido incapaces de construir.

Lanzar lodo a dos manos, es el último recurso del desesperado. Del que sabe que la única esperanza que le queda, es manchar al oponente, para dejarlo tan sucio, como la gente mira a la oposición actualmente. Ensuciar es la tarea de los grupos opositores en este momento. Carecen de pulcritud y son vistos con repugnancia por una sociedad que se entera a diario de la mezquindad y falta de valores de los representantes de la clase política y empresarial conservadores.

Alejandro Moreno representa fielmente al PRI. Es la estampa viva del priista actual. Sucio en todos aspectos. Violento y vulgar. Manipulador y chantajista. Traidor a su causa y agresor de mujeres.

Esa forma de ser, es compartida por panista, perredistas y empresarios que forman alianza con un dirigente de partido tan oscuro, desleal y tan propenso a cometer todo tipo de delitos. La alianza con Alejandro Moreno no se rompe, a pesar de toda la suciedad que va saliendo semanalmente y que llega a la gente referida por él mismo y no por terceras personas. Es el propio Alito quien da cuenta de sus infamias, en audios donde se le escucha narrar la serie de delitos y vilezas en que ha incurrido.

La agencia Standard and Poor’s, echa por tierra la narrativa de lodo que difunde la oposición. El gobierno de México se ve fuerte desde el exterior. Hay confianza en las medidas económicas implementadas por el presidente López Obrador. Hay estabilidad financiera, lograda en buena medida por el aumento en la recaudación fiscal y por hacer frente a los compromisos y proyectos públicos, sin contratar deuda pública. El gobierno no gasta más de lo que tiene y lo hace en forma eficiente y con la mayor responsabilidad.

La guerra sucia de Claudio X González, corre la misma suerte que todos sus intentos anteriores. El fracaso.

México no va hacia el camino del desastre. Al contrario. Por primera vez en varias décadas, tiene frente a sí un horizonte abierto y muy prometedor.

A quienes en verdad se les avecina ese desastre, es a los grupos conservadores, que apuestan todo a la evidente incapacidad de Claudio X González y sus impresentables acompañantes.
La intención de la “guerra sucia” en contra del gobierno, es mantener vivas las esperanzas de conseguir un triunfo electoral en el Estado de México, el año entrante. No perder por primera vez en la historia, la gubernatura del estado que es cuna del priismo nacional.

La oposición no tiene proyecto que ofrecer, tal y como hemos visto y su lema de campaña se reduce al desangelado “todo está mal en este gobierno y en Morena”. Eso es lo único que tienen, aparte de sus infaltables agentes, incrustados en la estructura del Instituto Estatal Electoral, que estrena consejera presidente en la figura de Amalia Pulido Gómez, enemiga declarada de Morena (hay videos donde ella misma confirma esto), y muy cercana al PRI.

La lucha por la gubernatura del Estado de México ya comenzó y todos los políticos y exfuncionarios públicos opositores importantes, están metidos en la contienda.

El desastre que provoca al interior del PRI, la serie de audios donde Alejandro Moreno confiesa las operaciones con recursos de procedencia ilícita que realiza su partido, impulsadas desde la misma presidencia del tricolor, es grande y deja muy mal parada a la oposición, ante los ojos de los votantes en ese Estado.

Lanzar lodo al gobierno y a Morena, no ha sido estrategia ganadora en el pasado y no va a ser suficiente en el 2023, para frenar el avance de Morena en el país. Y menos va a funcionar, cuando las calificadoras importantes en el mundo, señalan que el rumbo que sigue México, en manos del presidente López Obrador, es el correcto.

La esperanza para la oposición está basada como siempre, en la posibilidad de preparar un escenario de fraude, que pueda imponerse a la voluntad del pueblo, gracias al manejo corrupto de resultados al interior del INE.

Pero hasta para eso se requiere cierto respaldo social. La cantidad de votos suficientes para que opere el fraude. Y ni eso tiene seguro la oposición en este momento.
Por eso vemos a todas las figuras relevantes del priismo moviéndose tras bastidores, en un intento por fortalecer a su partido para la batalla decisiva en el 2023.
Enrique Peña Nieto, está metido en esta contienda electoral. No porque tenga todos los hilos del juego opositor en sus manos, pero sí como pieza importante en la estructura partidista en ese Estado. Su capital político no es el mismo de antes, pero mantiene contactos importantes con grupos de poder y funcionarios públicos que aún le guardan lealtad. Es parte de la poderosa familia priista que ha gobernado en el Estado, e incluso en el país.

La información que sale a la luz pública sobre sus movimientos bancarios, precisamente en este momento, puede interpretarse de diferentes formas.
Y una de ellas es la lectura política, donde se leería como una clara advertencia, el hacerle saber que tiene cuentas pendientes con la justicia y que esta situación puede acarrearle problemas, si se investiga a fondo.

El Estado de México es la joya de la corona que defenderá con garras y dientes el priismo opositor.
Por su parte, Morena no está dispuesta a refrendar un fraude electoral, que vivió hace tres años con la maestra Delfina Gómez, quien fue despojada de un triunfo legítimo, para favorecer al actual gobernador Alfredo del Mazo.

La apuesta opositora descansa enteramente en la “guerra de lodo” y en el fraude. Es todo lo que tienen.

Morena por su parte, apuesta al triunfo, en base a la innegable fortaleza que ha alcanzado dentro de la sociedad mexicana en su conjunto. Morena significa democracia real, en contraposición al fraude.
El último y más importante bastión priista estará en juego el año entrante. Pero la contienda ya comenzó y veremos en los próximos meses mucho movimiento relacionado con esa elección.
El último refugio de un priismo, que ató su futuro al destino de Alejandro Moreno, parece condenado a ser escenario del desastre final.

Una oposición sin proyecto real y apostando todo a un fraude, tiene pocas posibilidades de salir airosa en ese compromiso.

Seguramente habrá un estado más, pintado de color Morena.

Malthus Gamba