En la opinión de Elí González
@calacuayoMX

La discriminación laboral está presente en muchas empresas privadas. Sus políticas son agresivas y abusivas con su personal. Sin embargo son empresas que por pertenecer a recursos privados, no es fácil intervenir sus políticas.

Pero en las empresas públicas, durante décadas se ha padecido la discriminación a escalas absurdas y obscenas. Y aquí un testimonio de mi estancia en las plataformas marinas, cuando recién empecé a ejercer mi carrera:

Tuve la fortuna de trabajar como encargado de un área, para una empresa proveedora de Pemex costa afuera, a final e inicio del siglo pasado y presente respectivamente. Tuve también la desgracia de presenciar una despreciable discriminación aplicada como norma de la paraestatal, contra sus prestadores de servicios.

Los empleados directos de Pemex, gozaban de una impunidad pestilente, no ensuciaban el overol, no usaban la herramienta, nunca asistían a sus áreas de trabajo, y ganaban 3 veces más que un profesionista que trabajaba para compañías proveedoras.

Los trabajadores de Pemex, eran muy puntuales a las 7 de la mañana en el comedor, para desayunar lo mejor que tenía la compañía proveedora de alimentos, eran puntuales para el café con pan de las 10 de la mañana, para entrar al comedor a las 12:00 del día, cuando tomaban sus sagrados alimentos del medio día; a las 5 de la tarde puntualmente asistían al café con pan y a las 7 de la noche para la cena. Ah pero algunos también eran puntuales a la cena de media noche.

Sin embargo el personal de compañías proveedoras, tenían que realizar el trabajo que ellos no realizaban, tenían que entrar más tarde a los comedores y hacer grandes filas para entrar a comer, mientras que el personal de Pemex no hacía ninguna fila.

El personal de Pemex eran literalmente parásitos, que solo comían y excretaban. Nunca realizaban alguna labor, pero cobraban 3 veces más que los de las compañías proveedoras que si realizaban los trabajos.

Cada que sucedía algo trascendental, las compañías proveedoras le hacían frente a siniestros y fenómenos naturales, mientras que los noticieros en las televisoras y radio, solo decían, que lo realizaron trabajadores de Pemex. Cualquier día se convertían en héroes, mientras que los verdaderos héroes quedaban en el anonimato.

El ambiente de trabajo es un factor que deberíamos tener en cuenta a la hora de formar un equipo o ingresar a una empresa.
La discriminación laboral puede afectar de forma significativa a este, e incidir en la eficiencia y productividad de los empleados, pero esto es un asunto que poco le ha importado a Pemex.

Afortunadamente mi trabajo fijo en las plataformas marinas, duró lo que dura un contrato multi anual de 3 años y emigré a otro país para capacitarme en áreas más interesantes.

Hoy soy proveedor de empresas privadas, y algunas veces he tenido que proveer equipos a mis clientes que son proveedores de las mismas plataformas costa afuera de Pemex, y puedo comprobar que poco ha cambiado en este sentido.

Es por eso que el gobierno actual, debería enfocar sus baterías, en supervisar el personal que con una ficha, “trabaja” para Pemex. Para que comprueben si realmente trabajan o siguen haciendo el trabajo las compañías externas, mientras que ellos siguen ejerciendo su función parasitaría y sangrando presupuesto de Pemex.

El dinero que se despilfarra en esas plataformas marinas, es dinero público que pertenece a la nación. Por eso debe ser del interés público, todo lo que con ello sucede.

Una de las más grandes desigualdades sucede con el personal de las compañías proveedoras, cuando tienen que ser movidas por lanchas en tiempos malos, mientras que los “trabajadores” de Pemex, son movidos por helicópteros a otras áreas donde llegan a hacer NADA.

Existen días de mariscos, de parrilladas, etc… pero el personal de compañías proveedoras tiene derecho a entrar al comedor, una hora más tarde que el personal de Pemex, encontrándose con la realidad de que ya solo quedan comida de menor calidad.

A todo lo anterior se le denomina discriminación laboral.

Por discriminación laboral se entiende la situación en la que un trabajador se ve perjudicado profesional, salarial o moralmente respecto a sus compañeros por motivos que no están directamente relacionados con su desempeño laboral. Generalmente, la discriminación en el trabajo se origina cuando el trabajador afectado presenta alguna diferencia apreciable respecto al resto de la plantilla. Pero en el caso de Pemex, los discriminados son aquellos, que más trabajan y que cumplen con una jornada laboral completa.

Por Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea Mx ¿Te gustaría participa? Puedes enviar tu opinión a contacto@sinlineamx.com