De nuestro voto dependen los apoyos directos a la población y los cambios profundos en el INE

En la opinión de Elí González
@calacuayoMX

El Instituto Nacional Electoral (INE) debe transformarse o desaparecer, para crear una institución ciudadana, honesta y realmente democrática; que no tenga inclinación partidista como el actual INE que está repleto de priistas y panistas, y como ejemplo: Ciro Murayama y Lorenzo Cordova.

Necesitamos una reforma electoral que garantice la celebración de elecciones realmente libres, limpias y auténticas en nuestro país.

El INE no es democrático, está muy lejos de serlo y en estas campañas políticas, ha demostrado abiertamente su sesgo.

En 2018 no lograron cometer el fraude acostumbrado, o más bien, no lograron el resultado deseado porque fuimos un tsunami en las urnas. Por más que alteraran los resultados de la votación, no lograron su cometido, pues fuimos millones y millones los que nos presentamos a votar.

En cada elección repiten las mismas porquerías. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha sufrido en carne propia las embestidas de estas instituciones que operan en favor de quienes le pagan, de quienes con el poder económico pretenden gobernar sin ser electos por la ciudadanía.

El INE ha sido un aparato inútil para la sociedad, pero muy útil para quienes gobernaron en el pasado. Los personajes que ponían en la presidencia de la República no eran más que títeres o gerentes del poder que quiere seguir gobernando hoy, pero que afortunadamente el actual presidente los echo del poder.

Pero ahora nos toca a nosotros respaldar a ese presidente que sacó la basura a la calle.
La victoria de 2018 es una muestra de la enorme fuerza ciudadana que logró inundar las urnas con un tsunami de votos suficientemente grande para frenar el intento de fraude.

Ahora nos corresponde a nosotros salir con más fuerza, contagiar a los demás, explicarles el porqué de el voto masivo; explicarles que solo cuando nos convertimos en mares de votantes, no pueden ganarnos ni con los fraudes más sofisticados.

No olvidemos que dentro del instituto está el virus que daña a la sociedad, que nuestro sistema electoral está enfermo y con las mismas mañas de los fraudes electorales de 2006, 2012 y 2018 donde a pesar del fraude, no pudieron con nosotros.

Para la transformación o desaparición de ese #INECorrupto se necesita mayoría en el congreso, se necesita que Morena conserve la mayoría y que alcance la mayoría absoluta. De nosotros depende la próxima integración del Congreso de la Unión en de las elecciones del 6 de junio de 2021.

Es extremadamente urgente esa transformación o renovación del instituto electoral que tiene en su operación, un injustificable derroche de recursos públicos en los partidos políticos y en las instituciones electorales.

En 2021, los partidos recibirán 14 mil millones de pesos de financiamiento federal y el conjunto de instituciones electorales federales y locales gastarán más de 32 mil millones de pesos en el mismo periodo.

Urge reducir por lo menos a la mitad esta enorme bolsa de 46 mil millones de pesos que deberían terminar en beneficio del pueblo, ya sea en programas sociales o en proyectos de infraestructura.

En esa modificación urgente del INE, debe incluirse también, la modificación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). Pero no con cambios tibios como cuando se transformó de IFE a INE. Deben ser cambios profundos en el que los consejeros y magistrados actuales no estén incluidos.

La actuación parcial de ambas instituciones demuestra que los consejeros y los magistrados olvidaron el compromiso con la imparcialidad democrática con la que se comprometieron y que no lograron ejercer. Solo siguen sus intereses y de quienes le pagan por torcer la ley.

La transformación o modificación debería incluir nuevos mecanismos de selección de consejeros y los magistrados electorales, ya que los mecanismos de hoy, son fáciles de vulnerar, fáciles de torcer y fáciles de corromper. Lo que hoy existe está lejos de una democracia real. Es pura politiquería engaña bobos.

Urge que Morena conserve la mayoría en el congreso, para que legisle en el importante blindaje en contra de la interferencia indebida de gobiernos, de los poderes fácticos y del financiamiento de la delincuencia organizada en las campañas políticas.

Urge retener la cámara para poder seguir trabajando en contra de estas malas prácticas y fiscalizar correctamente el contenido de los mensajes que circulan en internet, la radio y la televisión para evitar el actual mercado negro.

De nosotros depende que sigan llegando los apoyos directos a la población y que se hagan cambios profundos en el INE.

La oposición ha insistido en eliminar lo que ellos llaman reparto de dinero. Nosotros queremos que se siga apoyando a la población.

Por esto y mucho más, es necesario que Morena conserve la mayoría en el congreso.

#NiUnVotoAlPRIAN

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea