SinLineaMX - Live

Fernando del Paso es sin duda alguna uno de los escritores más brillantes que dio México en el siglo pasado. “Digno del Nobel de Literatura”, señaló hoy el presidente López Obrador, en su conferencia matutina.

Escritor que recibió en su momento el respaldo y reconocimiento de Juan Rulfo y Juan José Arreola. Su obra no destaca por su extensión, pero sí por su calidad.

La novela más exitosa y por los mismo, más conocida de Del Paso, es la que lleva por nombre “Noticias del Imperio”. Las de mejor talla literaria, son las dos que le anteceden. “José Trigo” y “Palinuro de México”.

“Noticias del Imperio” nos narra el episodio histórico que tiene que ver con el establecimiento del Segundo Imperio en México. Desde las perspectivas del emperador de Francia y su familia, la de Maximiliano, su esposa y el resto de la Casa Real de los Habsburgo y la visión que tuvieron los personajes afines a los partidos liberales y conservadores, encabezados por Benito Juárez y varios destacados políticos y militares imperialistas.

Que el presidente López Obrador se refiera a este escritor y al libro que mencionamos, tiene su causa. Las referencias históricas utilizadas por el primer mandatario, son recurrentes.
Lo que vemos hoy en el país, en el campo político y económico, tiene antecedentes directos con una batalla que no se ha resuelto definitivamente ni en México, ni en el resto del mundo. La lucha permanente entre quienes son dueños de los medios de producción y aquellos que no siendo propietarios de esos medios, producen con su esfuerzo diario, los bienes materiales que requiere la sociedad.

Los conservadores son parte de la historia del mundo desde hace siglos. El pueblo y los liberales que defienden su causa, también.
Traer a un Archiduque de la Casa de los Habsburgo, para hacerse cargo del gobierno de México en calidad de emperador, fue una idea conservadora. Una idea ligada a su forma de pensar. A su mentalidad.

Los conservadores no se conformaban con ser dueños de la mayor parte de la riqueza nacional. Querían participar dentro de una Corte Imperial, donde se reconocieran títulos de “condes”, “duques”, “marqueses”, o “príncipes”. Aspiraban a ser reconocidos como parte de la realeza.

La soberanía nacional poco les importaba. La democracia, menos. La Iglesia amparó y bendijo ese sueño, al grado de amenazar al pueblo mexicano, con castigar con la excomunión, a quien se opusiera a la entrada y avance de las tropas francesas por territorio nacional.

Del otro lado estaban los liberales juaristas, defensores de la soberanía de la república. En ese contexto aparece esa forma de defensa y ataque propia del pueblo alzado en armas. La guerrilla, representada por los grupos de “chinacos” que proliferan en buena parte del territorio nacional, combatiendo a las tropas imperiales.
La guerra se decidirá en favor de los republicanos de aquellos tiempos. Francia retira a su ejército sin haber consolidado el Imperio y poco después es aprehendido Maximiliano y sus generales, quienes serán pasados por las armas en el Cerro de las Campanas”.

“Noticias del Imperio” cierra su narración con el embalsamamiento del cuerpo del emperador y las peripecias que corre el mismo, hasta llegar a tierras europeas, para ser entregado a sus familiares. Una de las voces que aparece de continuo, es la de la emperatriz Carlota. Ya vieja, enferma y nada bien de sus facultades mentales.
López Obrador sabe que el conflicto conservador en contra del pueblo trabajador, viene de lejos y que tener presente este hecho, es importante para el ciudadano común. Por eso sus reflexiones históricas aparecen una y otra vez en las conferencia mañaneras.

Los Claudios X González han existido en el pasado y existirán en el futuro, mientras esté viva la inevitable lucha de clases. Mientras unos cuantos acaparen la riqueza nacional, dejando en el abandono, la miseria y el desamparo a millones de ciudadanos.

En el pasado, los conservadores miraban a Europa, intentando copiar sus formas, modas y costumbres. Hoy lo hacen igual y lo hemos visto en el caso de Iberdrola, empresa española favorecida por los gobiernos neoliberales, a los que se otorgó “patente de corzo”, para saquear nuestra riqueza nacional.
Con Estados Unidos las cosas son iguales. Para el conservador, la política seguida por el Imperio norteamericano, es modelo a seguir. No es admisible que funcionarios públicos neoliberales, pongan en duda o dejen de aplicar, las medidas que dicta el gobierno del país vecino.

El conservador no tiene asidero nacional. Reniega de lo mexicano. Apuesta a ser una copia vulgar de ciudadanos de otros países.
Y eso lo quiere dejar en evidencia el presidente. La corrupción tiene que ver en mucho con esta mentalidad. ¿Cómo puedes defender a tu país, si lo que anhelas es importar cultura, valores y conceptos de vida de otras naciones?

Así como los conservadores de tiempos del Segundo Imperio defendían a un príncipe extranjero, los reaccionarios de hoy defienden transnacionales, capitales y negocios de otros países.
Los dos Claudio X González que conocemos bien, fueron exhibidos hoy en la conferencia matutina.

El papá, Claudio X González Laporte, fue asesor de Carlos Salinas de Gortari. Impulsor de la privatización de la industria eléctrica. Jefe de los empresarios que orquestaron la guerra sucia en contra de López Obrador, donde la consigna a repetir era “AMLO es un peligro para México”. Traficante de influencias que se hizo de una empresa generadora de electricidad, cuando se privatiza el sistema eléctrico.

Su hijo, Claudio X González Guajardo, combatió a los maestros, a los que calificaba de anarquistas, flojos, revoltosos y malos maestros, cuando salían a manifetarse en las calles, en defensa de sus derechos. Es un traficante de influencias reconocido. Evasor de impuestos y hoy, cabeza del raquítico grupo opositor que enfrenta a la Cuarta Transformación.
Al igual que en tiempos del Segundo Imperio, el combate entre propietarios anclados en el pasado y pueblo trabajador, está vivo. Solo que ahora se trata de una revolución pacífica, donde el Cambio de Mentalidad es una de las cosas más importantes.

Debemos conocer el pasado, para no cometer errores que son evitables en el presente. Saber distinguir con claridad al enemigo histórico.
Comprender, como bien dijo hoy el presidente, que no estamos solos.

Los ejemplos de Hidalgo, Morelos, Juárez, Villa y Zapata nos acompañan, así como el valor y entereza de un pueblo mexicano, que ha dado su sangre para mantener viva la bandera de la república, no obstante los intentos de los traidores a la patria, para entregar nuestra riqueza e identidad, a cualquiera que les ofrezca una parte del botín que se llevan del país.
La Cuarta Transformación es eso. Historia viva, en movimiento, que nos explica el por qué de este episodio tan significativo para el país y las razones por las que en verdad, estamos viviendo tiempos estelares.

Ni un paso atrás, ni siquiera para tomar impulso.
Tenemos nuevamente al conservadurismo de rodillas y no vamos a dejar que se levante.

Malthus Gamba