Consecuencias de “cortesías” a los opositores

Por Miguel Ángel Lizama
@Migueliz8

En el borde de un nuevo período legislativo, llegamos al umbral de las consecuencias de tantas “cortesías políticas” hacia la torpe y cada vez más depreciada “oposición”. Iniciativas de ley muy importantes para el avance de la transformación verdadera del país, duermen el sueño de los justos en la “congeladora” de ambas cámaras legislativas, gracias a las concesiones de sus respectivos líderes de mayoría.

Los “líderes” de MORENA en el Congreso han desperdiciado la enorme votación que logró ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, generando la indiscutible y apabullante MAYORÍA POPULAR legislativa. Con menos que eso, el PRI proclamaba su “carro completo” y lo usaba en servicio al Presidente, dejando a la oposición sólo su “derecho al pataleo”, como presumió con arrogancia Carlos Salinas de Gortari.

MAGNÁNIMOS, los nuevos líderes de las imprevistas mayorías de diputados y senadores, EMPEZARON POR CEDER espacios de poder que sus furiosos opositores usaron para exigir más y torpedear a los elegidos por la gente. Con gritos y manotazos suplieron su carencia de argumentos y lógica social, que los complacientes jefes morenistas aceptaban con una sonrisa e imponían a las huestes mayoritarias el parecer de la oposición. Todo en aras de una “gobernabilidad” que nunca se dio y que el Presidente debió sufrir con protestas y reclamaciones al vapor, armadas y financiadas por los derrotados, a quienes los comentócratas y “analistas” jamás les exigieron reconocer el triunfo democrático indiscutible, como le exigían a AMLO las veces previas que fue trampeado. Han sido 2 años de batallar a contracorriente, por la complacencia morenista, pero con disgusto del Pueblo que, en su momento, sabrá cobrarlo.

Mario Delgado, salido del abyecto PRD en inminente riesgo de extinción, inició el carrusel de cortesías a opositores, con su acuerdo en la Junta de Coordinación Política, de rotar la presidencia de la Mesa Directiva a la “segunda y tercera fuerza política”. Lo que el PRIAN jamás hubiera aceptado con sus dudosas “mayorías”. Sólo recuérdese de ejemplo, el “haiga sido como haiga sido” tan festinado por los “victoriosos” de la Usurpación, que clamaron que HASTA POR UN VOTO todo Triunfo es válido. La cortesía mariana sentó en la presidencia camaral a una inepta fanática PANista, que desde su primera decisión mostró torpeza y talante represivo al solicitar uso de fuerza pública en la Cámara. Y más reciente, se asumió como dictadora de los diputados al imponer una controversia constitucional en nombre de la Cámara, sin consulta a las otras fuerzas política, mucho menos a la Mayoría.

Ricardo Monreal, con más callo en lides políticas, actuó en el Senado con similar generosidad, aunque él vivió el avasallamiento de un PRI menguado en su respaldo popular, que compensaba con el ejercicio implacable de su poca fuerza. Cuando Monreal anunció que haría una iniciativa para acabar con las voraces comisiones de los bancos, los usuarios aplaudieron entusiasmados, pero se armó la rebambaramba por la inconformidad de los banqueros y el ruido de sus cabilderos en el Senado. Armaron tal trifulca, que llegó a México la presidenta de un banco hispano a prometer moderación al Presidente López Obrador, con tal de que no hubiera ley que coartara sus ganancias. No hubo ley , sólo promesas de revisión de comisiones, y los órganos reguladores (Banxico y Comisión Bancaria) dijeron que todo estaba perfecto.

Otra de Monreal. El fin del alevoso OUTSOURCING generó esperanzas en la fuerza laboral mexicana que padece el impune abuso de patrones y abogados, que imponen renuncias anticipadas sin indemnización, como prerrequisito para contratar. No firman, no hay empleo. Es un formulismo para burlar la ley laboral y la Constitución. La iniciativa de Napoleón Gómez Urrutia, “enemigo público” del atropello empresarial del PRIAN, levantó ámpula y escándalo, hasta que la “cortesía política” de Monreal, secundado por la nueva Secretaria del Trabajo (Luisa María Alcalde), activó un mafufo Parlamento Abierto (en un sistema legislativo NO PARLAMENTARIO) lleno de cabilderos patronales, que acabó por sepultar la esperanza despertada. Los ciudadanos comunes fueron mal representados por la anuente funcionaria laboral y siguen imparables los patrones que “contratan” empleados para servir a otro.

Para más, las últimas cortesías políticas motivaron “un fraterno” llamamiento del Presidente López Obrador a los líderes camarales, que postergan iniciativas relevantes para la transformación del país, con tal de complacer la necesidad opositora de NO HACER CAMBIOS, y demostrar la inutilidad del voto emitido, pues TODO SIGUE IGUAL QUE ANTES. De 44 fideicomisos irregulares que AMLO propuso eliminar, Mario Delgado dejó que sus opositores le impusieran sólo CINCO (los menos problemáticos), aunque dijo muy orondo que “estamos trabajando en otro paquete con el consenso de las fuerzas políticas”. Con una sonrisa ANULÓ LA MAYORÍA.

A punto de iniciarse otro periodo legislativo, se avizoran nuevas consecuencias de las cortesías políticas de los líderes mayoritarios hacia las minorías derrotadas por el Pueblo. El PRI se prepara para tomar la presidencia camaral que deja el PAN, con el mismo ánimo revanchista, en especial ahora que sus principales personajes (incluido su presidente nacional, Alito Moreno) se están deslindando de la embarradera hecha por las revelaciones del hoy “deslindado” Emilio “L”, ex Director de PEMEX cuando era un solicitado dador de moches.

Ante esto, el diputado GERARDO FERNÁNDEZ NOROÑA, bravo, entrón, claridoso y firme apoyador del Presidente López Obrador (aunque a veces disienta de él), es el relevo ideal en la Presidencia camaral, para terminar con el entreguismo PRIANista a las fuerzas más reaccionarias. FN no sólo es congruente, sino que representa al PT (Partido del Trabajo) que desde siempre ha apoyado a AMLO, sin traiciones ni bandazos como el MC de Dante Delgado.

Mario Delgado, con magras ilusiones frustradas de dirigir a MORENA, si quiere lograr nuevo puesto con AMLO debe operar sus “cortesías políticas” para lograr que el PT con Fernández Noroña encabece los trabajos de la Cámara en este punto crítico. A ver si al fin es correspondido por quienes no saben de Reciprocidad y adoran el Egocentrismo político y económico.

Monreal tiene menos urgencia, pues le quedan 4 años para rescatar algo de capital político popular, desperdiciado por querer ganar adeptos entre los expulsados del poder por el pueblo, que le pudieran financiar su espejismo presidencial, largamente acariciado.

Como dijo un ciego, “Ya veremos”… y nadie le creyó.

error: Content is protected !!