Con Calderón y EPN, el PIB perdió el 33% de su valor ¿Qué hicieron con el dinero?

La semana pasada se confirmó que el Producto Interno Bruto de México disminuyó en 8.5% durante 2020 a causa del cierre de la economía al que nos obligó la pandemia.

También sabemos que durante los últimos 2 trimestres del año pasado la actividad económica se empezó a recuperar de forma muy importante, a pesar de no haber caído en la tentación de contratar deuda adicional para el país.

Se recuperaron casi 11 de los 12 millones de empleos totales que se habían perdido durante el primer semestre y, en términos trimestrales, crecieron en forma importante los sectores primarios y secundarios de la actividad económica.

Esta caída en el producto interno bruto es relevante, pero es bastante menor a la que sufrieron otros países que además se endeudaron, y también es menor a la pérdida del Producto Interno Bruto neto que sufrió México durante los sexenios de Calderón y Peña Nieto.

El PIB neto del país, es decir, una vez descontándole al PIB la deuda que adquirieron estos dos ladrones, perdió 33% del valor que tenía en diciembre del 2006.

Cuando salió Peña Nieto la deuda pública de México era de alrededor de 11 billones de pesos; 9 de estos 11 billones, o el 82% fueron adquiridos por Calderón y Peña durante sus sexenios negros.

Es decir, en estos dos sexenios, tomando en cuenta la deuda contraída, la economía del país no solo no creció en términos netos, sino que se desplomó en 33%, una tercera parte de lo que valía antes de que ellos tomaran posesión se perdió en estos gobiernos.

Lo que pasa es que los expertos favoritos de estos gobiernos no comparaban estos datos porque era muy poco conveniente cuando el objetivo de contratar sus opiniones pagadas era tratar de hacernos creer que su nefasto modelo neoliberal funcionaba bien, y que sus administraciones eran eficientes, cuando la realidad era otra completamente.

Con su afición obsesiva de contraer deuda nueva, que a estos parásitos insaciables les resultaba muy lucrativa, Calderón perdió el 13% del PIB neto y Peña Nieto acabó con otro 19% del PIB que acumulados alcanzan la 3ª parte del Producto Interno Bruto que México tenía en 2006.

La pregunta obligada es ¿Qué hicieron con todo este dinero?
Son casi 9 billones de pesos, 9 millones de millones de pesos, cuando las únicas inversiones emblemáticas de Calderón son la Estela de Luz y media barda de una refinería que nunca construyó, y las de Peña Nieto se concretaron a 300 cascarones de hospitales sin terminar, un tren México – Toluca que se quedó tirado cuando todavía no construían ni la cuarta parte, y un montón de sobornos que repartió Entre panistas, priistas y perredistas para que aprobaran sus reformas estructurales.

Desde el punto de vista económico relacionado con el PIB, esto es equivalente a haber sufrido 4 años de pandemia con el cierre de la economía, como lo sufrimos en 2020. En efecto, esto nos confirma que es más virulenta la corrupción que el Coronavirus.