¿Cómo vencer al corrupto INE?

“Lo que están haciendo en este momento, es antidemocrático. Es guerra sucia”.

En esos términos se refirió el presidente López Obrador el día de hoy, a los cinco consejeros en el INE, que avalaron retirar de la competencia electoral en curso, a 60 candidatos de Morena. Entre ellos, a quienes representarán (porque la decisión del INE no es definitiva), a Morena en Guerrero y Michoacán, compitiendo por la gubernatura de esos Estados.
López Obrador habló de la complicidad existente entre la “mafia de cuello blanco”, que intenta el retorno al poder del neoliberalismo corrupto y unas autoridades electorales que han demostrado no ser el árbitro imparcial que anuncian en su etiquetado.

El Instituto Nacional Electoral, dominado por empleados de lujo que cobran cada mes, más de medio millón de pesos, pretende erigirse en el “Gran Elector” que define anticipadamente a los ganadores y perdedores en una contienda electoral.

Para ellos, el voto ciudadano es secundario.

Previo al día de la elección, rasuran del registro de candidatos, a todos aquellos personajes que resultan incómodos a los intereses de la mafiosa clase reaccionaria de cuello blanco. Buscan faltas menores o cualquier pretexto administrativo, para borrar de la boleta a los políticos incómodos, opuestos a los intereses del neoliberalismo.
El actuar del Instituto Nacional Electoral es evidentemente parcial, al castigar severamente a una fuerza política en específico. Morena es el blanco de esta guerra sucia que intenta ganar elecciones en favor del #TUMOR, antes de la fecha de la votación.

Ni un solo candidato del PRIANRD sancionado. Solo la gente de Morena se vio afectada por esta depuración antidemocrática del INE.
La acusación y motivo de esta sanción es ridícula. Los candidatos suspendidos, no presentaron el registro que exige el INE, sobre los gastos de precampaña, ejercidos durante el periodo previo a la designación del abanderado del partido. Morena no presentó el informe relativo a esos procesos selectivos.

Pero como lo han dicho los propios candidatos inhabilitados y la dirigencia de Morena, en estos casos no hubo precampaña en Morena, por dos causas fundamentales. Primero, porque el estado de emergencia sanitaria las hacía imposibles. Y segundo, porque la designación de candidato se manejó por encuesta y no por actividad proselitista de los candidatos.
No había gasto que reportar. No fue omisión.

Esto lo saben bien las autoridades en el INE, pero no les interesa escuchar argumentos en contra de su propósito central. Para ellos, un proceso electoral se compone de precampañas, campañas y votación ciudadana. No hay otra mecánica. Por lo mismo, en cada uno de estos pasos, se generan egresos y hay que reportar los mismos invariablemente.
Morena optó por la encuesta, que no está contemplado como mecanismo sin costo, dentro del esquema que trabaja el INE. Y ese detalle permitió abrir una pequeña ranura antidemocrática, para dejar fuera de la competencia electoral, a un número significativo de candidatos de Morena.

El gasto fuerte lo hicieron los demás partidos políticos, coaligados en el #TUMOR, pero a ellos no se les fiscalizó con tanta rabia.
Afortunadamente, ninguna decisión del INE es definitiva. Ninguna.

Por encima del instituto, está el Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal. Las apelaciones sobre ésta y otras decisiones del INE, serán revisadas y sancionadas por los jueces correspondientes.
Ninguno de los candidatos de Morena hoy sancionados, puede dar por perdida la batalla. Es muy injusta la decisión del INE en este asunto y de una severidad desproporcionada.
Se atenta contra la democracia en el país.

El INE pasa de ser árbitro electoral, a elector principal.
Depura las listas de candidatos, favoreciendo descaradamente a una fuerza política de derecha. Suprime la oportunidad ciudadana de votar por los candidatos representativos de la izquierda mexicana. Y todo por una falta menor, que quizá ni existe realmente, al no tener costo una encuesta interna para definir candidaturas.
A los ciudadanos nos queda esperar el dictamen final que defina el Poder Judicial. Lo mismo sucede con los candidatos de Morena, que han presentado las apelaciones correspondientes.
Pero hay otras acciones que están disponibles también y que no deben descuidarse.

Impulsar el voto masivo por Morena el día de las elecciones, es una de ellas. Eso dio el triunfo a la izquierda en el 2018 y seguramente volverá a repetirse en esta elección.
Hay algo más que se puede hacer y que el presidente López Obrador manejó el día de hoy, a manera de remembranza.

Cuando Clara Brugada fue boicoteada por la autoridad judicial, para que no pudiera competir como candidata a delegada en Iztapalapa, el partido en que militaba entonces el hoy presidente de la república, ideo una estrategia que permitía el triunfo de esa fuerza política, a pesar de la oposición de la derecha neoliberal y sus satélites en el poder judicial.
Se dio vida a “Juanito”. Un personaje de “paja” que debía ganar la delegación, para después ceder el gobierno a Clara Brugada.
Esto funcionó a medias. Juanito ganó, pero se negó después a renunciar al puesto.

Con todas sus fallas, la “democracia creativa” pudiera ser otra vía para solucionar el problema creado por los corruptos consejeros del INE.
Si ellos apuestas por el fraude descarado, Morena bien puede buscar resquicios legales, tal y como hacen ellos, para conseguir presentar en la boleta, la oferta política que en verdad interesa al pueblo de México.

El presidente no lo puede decir con claridad, por la veda política. Pero fue muy significativo que recordara el día de hoy este episodio, relacionándolo con los antidemocráticos sucesos nacidos de un INE tomado y manejado por los corruptos de siempre.

Nada está decidido aún. Morena tiene mucho espacio para conseguir hacer valer la democracia, a pesar del lodo y las piedras que ponen a su paso los opositores agrupados en una mafia.
Apoyemos en todo a Morena.

Voto masivo en junio, para desterrar definitivamente de la escena política, a un neoliberalismo que muere.
El pueblo sabio sabe que su futuro, se juega en estas elecciones intermedias.
Acabemos con los corruptos.
Que el motivador sea uno: “No pasarán”.

Malthus Gamba

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea