En una de las últimas participaciones que ha tenido Epigmenio Ibarra, dentro del programa televisivo que dirige Ciro Gómez Leyva, expresó lo difícil que resulta para la militancia de izquierda mantener un clima de unidad permanente.

La confrontación de ideas es algo que caracteriza a quienes participan como militantes o simpatizantes dentro de un proyecto transformador, que necesita por fuerza, del permanente trabajo creativo que como hemos visto, no resulta requisito indispensable, en la franja política conservadora.

Ser de izquierda es ser creativo. Modificar lo establecido cuando la experiencia y los resultados muestran con claridad que el modelo en uso está agotado. Y para crear, se requiere forzosamente de inteligencia, capacidad, formación y voluntad.

Cada cabeza es un mundo y las cosas que parecen evidentes, o razonables a unos, son para otros, vías que conducen al fracaso, o hacen lento el proceso en construcción.
Por eso es natural ver que las discrepancias entre los actores políticos de izquierda, son permanentes y en ocasiones llegan a crear divisiones y conflictos de difícil solución.

Las redes sociales son un micro-universo que refleja con fidelidad lo que se da en el terreno político y social. Hay posiciones de todo tipo. Desde las fascistas de ultra-derecha, hasta las más avanzadas posturas de izquierda. Y dentro de ese tejido bordado de distinto modo, hay también desencuentros entre quienes están a favor de una causa común.

Estas batallas al interior de la izquierda son sanas en la vida real, pues sirven para localizar rutas adecuadas, descartando las vías que no cuentan con la mayoría democrática necesaria.
Pero en redes sociales, donde el contacto diario es virtual, estos desencuentros tienden a convertirse ocasionalmente, en choques donde se ataca sin elementos de prueba reales. Se ataca a un perfil, señalando situaciones que a nadie constan.

Se reprocha la falta de “foto de perfil”, datos en la “biografía”, supuestas evidencias “gramaticales” que hacen pensar en un conjunto de usuarios y no en una persona “de carne y hueso” y hasta se utiliza como prueba en contra del adversario, el “horario” en que suele acceder a su cuenta.

Si en la vida real, la calumnia “cuando no mancha, tizna”, en las redes sociales, “cuando no mancha, embarra”.

Como en “la viña del Señor”, en las redes sociales hay de todo. Diálogo y debate bien fundamentados, así como “chisme”, intriga, fake news y calumnia.

Y lo más evidente en redes, es el ataque coordinado de grupos que defienden posiciones en común, las cuales no son siempre encomiables.

De las grandes granjas de bots que trabajan en equipo para difundir un mensaje de odio, o de corte político y social, a estos pequeños batallones que desatan pequeñas pero rabiosas escaramuzas en redes sociales, hay menos diferencias que las que uno puede creer a primera vista.

Hay varios casos que pueden ejemplificar lo dicho, pero quiero referirme en este momento a una cuenta que ha trabajado de tiempo, en favor de la Cuarta Transformación y del gobierno del presidente López Obrador.

Es una usuaria en Twitter que utiliza el nombre de @ChicShion.

A muchos podrá gustarle su forma franca y dura en defensa del cambio que vive el país. Es de las peleadoras “rudas” de la Cuarta Transformación. No se achica ante nadie y defiende sus puntos de vista con el mayor rigor posible.

Quizá a otros les disguste el estilo claro y desafiante de @ChicShion, en su respuesta a las posiciones que defiende la causa opositora.

Pero sea cual sea el caso, nadie puede discutir que sus observaciones están por regla general, bien documentadas. Que realiza un trabajo de investigación que le lleva tiempo y que los resultados de su trabajo en busca de la verdad, acompañan a sus posteos de manera permanente.

@ChicShion defiende su punto de vista sobre lo que es y debe ser el proyecto transformador, incluso dentro de la comunidad de izquierda. Critica a quienes mantienen posiciones o conductas de dudosa legitimidad y entra en debate abierto con militantes y simpatizantes que ven el cambio de otra manera.

A @ChicShion la he visto ganar y perder debates. Pero nunca rendirse.

La he visto defender a compañeras que son atacadas a “fuego nutrido” por los batallones que defienden posiciones en conjunto. Las que no debaten con alguien para defender juna postura personal, sino que atacan coordinadamente, con el afán de destruir al adversario.

Un caso reciente fue el de Julieta Villegas, asesora de la senadora Antares Vázquez, quien ha sido blanco del “fuego amigo”, que ha llegado al extremo de acusarla, sin prueba alguna, de consumir sustancias prohibidas.

La misma senadora tuvo que salir en defensa de su colaboradora, para dejar las cosas en claro y mostrar su respaldo hacia Julieta. @ChicShión también estuvo al lado de Julieta.
Acusar a alguien de “no ser real”, de ser “un bot”, o un “conjunto de personas” que manejan un perfil particular, es algo común en redes sociales. Sobre todo si optas por la opción que brinda Twitter, para no exponer tus datos personales en tu cuenta.

A @ChicShion la han acusado de todo eso y de cosas más serias. Ser colaboracionista de la derecha. Agente que intenta dividir al Movimiento. Bot a sueldo y más cosas.
Expongo todo lo anterior, porque el caso de esta cuenta no es único. Hay varios usuarios que deben batallar a diario en este ambiente de confrontación, que no aporta algo positivo a la causa.
Es verdad que la cuenta @ChicShion cuenta con el respaldo de otros tuiteros que la apoyan y alientan. En ocasiones contraatacan con dureza.

Pero si me atrevo a plantear el problema de esta manera, es porque conozco, a nivel redes sociales, a varios compañeros de causa que tienen una trayectoria impecable, en defensa de la Cuarta Transformación y que se han puesto del lado de @ChicShion.

Considero que estas pequeñas escaramuzas en redes sociales, no aportan. Restan. Y si no dividen, sí crean resentimientos y encono.
En Twitter estamos bloqueados y tenemos bloqueados a varios elementos valiosos para el movimiento, precisamente por esas formas carentes de empatía que a veces nos arrastran hacia un conflicto innecesario.

Respeto la cuenta de @ChicShion y a otras cuentas como la ella, que son valiosos activos para el proyecto de cambio que vive México.
Ojalá la palabra “respecto”, sea orgulloso distintivo dentro de las filas de la Cuarta Transformación, en un futuro próximo.

No más “fuego amigo”.

Malthus Gamba