Atención: El INE decide el VIERNES sobre “México Libre”

De los peores organismos autónomos creados por los gobiernos neoliberales.
Así podría resumirse la imagen del INE ante los ojos de la sociedad mexicana.
Desde sus tiempos de IFE, la imparcialidad del árbitro electoral ha estado en tela de juicio. Ha sido evidente su falta de honestidad, su propensión al dinero y un evidente servilismo, manifestado elección tras elección, en favor de los intereses de los grupos de poder neoliberales.

Los consejeros del actual INE, son la estampa viva de la incompetencia y la parcialidad. Sobre todo en las figuras del consejero presidente Lorenzo Córdova Vianello y de su fiel escudero Ciro Murayama.
El audio público donde Lorenzo Córdova hace cruel burla de la forma en que se expresa un representante de una comunidad indígena, permanece en la memoria de muchos ciudadanos, que no se explican las causas por las que este funcionario público, no fue separado del puesto en forma inmediata.

Ciro Murayama por su parte, hace unos días expresó su respaldo a la revista Nexos y a su director general Héctor Aguilar Camín, por lo que consideró un ataque a la libertad de expresión, por parte del gobierno de la Cuarta Transformación.
A Nexos se le prohibió contratar publicidad pública durante dos años, por haber falsificado documentos del INFONAVIT, con el fin de mentirle al gobierno y poder acceder a un contrato en licitación. Esto no lo dice Murayama, quien defiende a sus amigos neoliberales, a pesar de conocer el delito en que incurrieron la revista y su director.

El INE intenta en este momento entorpecer el trabajo del gobierno de la Cuarta Transformación, para favorecer al mismo tiempo, los intereses de los partidos opositores. Las elecciones intermedias del 2021 están a punto de iniciar en su fase de precampaña. Hay una debilidad evidente en todas las fuerzas políticas neoliberales. El nuevo descalabro que sufrirán en el próximo proceso electoral será mayúsculo, según la opinión de la mayor parte de las casas encuestadoras.
La única vía posible para ellos, es la intervención del árbitro electoral a su favor. Que el INE siga siendo, tal y como ocurrió en el pasado, el primer elector del país. Que valide los fraudes que la oposición prepare. Que se haga sordo y ciego ante las evidencias que se presentes en contra de los partidos políticos de la derecha, por violaciones a la Ley Electoral.
Y el INE ya trabaja en ello. Al consejero presidente y a su “ave negra” Murayama, les molestó un mensaje televisivo donde el presidente López Obrador, se refirió a expresiones vertidas por el Papa Francisco. Señalaron que se infringía la Ley que define a México como un Estado laico.

Lo que no tomaron en cuenta estos dos ignorantes personajes es que, aparte de representante de la iglesia católica, el Papa Francisco es también Jefe de Estado. Mantenemos vínculos políticos con el Estado Vaticano y por tanto, el Papa tiene la misma personalidad nacional e internacional que cualquier presidente, monarca, primer ministro, etc., en el mundo.

¿Cómo prohibir al presidente que no cite las palabras de otro Jefe de Estado?
Después prohíben que las conferencias mañaneras se transmitan en los Estados de Coahuila e Hidalgo, mientras se desarrollan los procesos electorales en ambas entidades.

El presidente López Obrador fue claro al respecto. Jamás se ha llamado en estas reuniones matutinas, a votar a favor o en contra de alguna fuerza política en particular. La conferencia mañanera tiene como única intención, informar a la ciudadanía sobre los acontecimientos y problemas que vive nuestro país a diario. Da cuenta de las acciones que se toman para corregir deficiencias y de los avances en las obras y programas de beneficio social.

Pero al INE y a los consejeros citados, les molesta en extremo que el presidente señale los errores del neoliberalismo, durante los pasados treinta y seis años de gobiernos conservadores. Por eso la necesidad de suprimir las conferencias mañaneras en los Estados donde la derecha tiene pocas oportunidades de ganar.

Piensan que la gente es tonta y que le obsequiará su voto a la oposición, si logran callar la voz del presidente durante un mes.
López Obrador manifestó el día de hoy, que su gobierno ya presentó las inconformidades del caso ante el Tribunal Federal Electoral, sobre las situaciones señaladas. No está de acuerdo en que se suprima el mensaje donde hay una cita del Papa Francisco, ni con la decisión de prohibir la transmisión de la conferencia diaria, en Hidalgo y Coahuila.

Hay dos cosas más respecto al INE. La primera tiene que ver con la opinión de Lorenzo Córdova, en el sentido de que implementar una consulta pública para que la sociedad decida si se enjuicia o no a los expresidentes, será muy difícil.

López Obrador le señaló claramente al consejero presidente lo siguiente. El INE es únicamente juez en todo proceso de voto. No le corresponde, ni está dentro de sus facultades decidir si es complicado o no, realizar la consulta. Debe cumplir con su trabajo y punto. Tampoco debe pedir más recursos para sacar adelante cada evento que organiza. Debe hacer más, con menos. Para todo pide más dinero.
El otro punto tiene que ver con la decisión que tomará el viernes el INE, respecto a la organización social de Felipe Calderón, “México Libre”.

La sociedad mexicana debe estar atenta ese día y presionar desde ahora, para que no se otorgue el registro como Partido Político, a una organización que recibió recursos de procedencia ilícita. “México Libre” fue multado por el propio INE, por recibir este financiamiento irregular. No hablamos de una falta menor. Es una acción tipificada como delito, si la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, determina que la procedencia de esos recursos es ilegal.

Y si no lo fuera, se violó de cualquier forma el reglamento establecido para el financiamiento de esa organización. No cumplió entonces con los requisitos de Ley.

El INE, que carga con una imagen de vergüenza actualmente, puede hundirse del todo si “México Libre” recibe el registro como Partido Político.

Entonces sí sería conveniente que la sociedad mexicana se organizara debidamente, para exigir con fuerza la salida de Córdova Vianello y Ciro Murayama, de un organismo que viola sus mismos reglamentos, cuando se trata de proteger e impulsar al proyecto conservador al que sirven descaradamente.

Felipe Calderón tuvo a un secretario de seguridad, ligado a la delincuencia organizada. No queremos que ahora, tenga un partido que pueda llevar a nuevos delincuentes, a puestos de representación popular.
Sería tanto como destruir el trabajo de transformación y limpieza que vive el país, para colocar de nuevo a la sociedad, en manos de la delincuencia organizada y de cuello blanco.
Todos al pendiente de la decisión que tome el INE este viernes. Ahí sí, ni un paso atrás.

Malthus Gamba

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea