SinLineaMX - Live
Altán va por el usuario final

EL Talón de Aquiles

Opinión

Aquiles Cantarell M.

 

Dicen que si la montaña no va a Mahoma, Mahoma irá a la montaña. Y es que ante la tarea inmensa de llevar el internet para todos, realmente a todos los rincones del país, ya no basta con ofrecer conexiones troncales como mayorista tecnológico. Ya se dieron cuenta que hay que llegar hasta el usuario final, porque es necesario.

La empresa encargada de desplegar la Red Compartida, Altán Redes, busca dar un giro a su modelo de negocio a fin de generar más ingresos que le permitan desplegar infraestructura en sitios remotos. De ahí que  la semana pasada el recién nombrado director general, Carlos Lerma, declarara a la prensa, durante su participación en el foro Telecomunicaciones para la Inclusión, declaró que podrían empezar a vender internet y telefonía para llegar a zonas donde los operadores móviles no han llegado, algo que actualmente tiene prohibido debido a que es una red mayorista, es decir, que sólo puede prestar servicio a empresas

Esto convertiría a la empresa en una alternativa y un importante competidor para los operadores tradicionales como América Móvil, Telefónica o AT&T, así como para los Operadores Móviles Virtuales.

Pero antes, se requiere que el Instituto Federal de Telecomunicaciones cambie su título de concesión.

Hoy, aunque Altán Redes comercializa sus servicios a los Operadores Móviles Virtuales (OMV), los ingresos que recibe no son suficientes para alcanzar su objetivo de seguir desplegando infraestructura en sitios remotos.

Con el cambio, proyectan que tendrían una herramienta para incrementar sus posibilidades de aumentar ingresos de una forma directa.

Los altos costos que representa desplegar infraestructura así como operarla y el modelo de negocio con el que se diseñó a la Red Compartida estancaron la meta de tener 19 millones de usuarios en su red. Esto, sumado a la falta de ingresos provocó que la empresa decidiera entrar a concurso mercantil el año pasado.

“El despliegue de la Cobertura Social, la ejecución de las obras y de mantenimiento de Red Compartida para prestar servicios tiene costos muy elevados, razón por la cual la compañía consume altas cantidades de efectivo mensualmente”, explicó la compañía en el documento de solicitud a concurso mercantil.

En enero y febrero de este año, el despliegue de infraestructura ha estado prácticamente frenado, debido a la suspensión de los servicios por parte de las compañías de torres y empresas de transporte de datos.

Además, el retraso de despliegue provocó que el lanzamiento de un nuevo Operador Móvil Virtual (OMV) dentro de la Red Compartida tuviera que ser aplazado debido a la incertidumbre sobre el concurso mercantil y la cautela de los dueños del operador y sus inversionistas para dedicar recursos a Altán.

Por ello, la firma de nuevos OMV, que se traduce en ingresos por servicios de integración de red, se ha visto frenado por la cautela de los prospectos y sus inversionistas para dedicar recursos a la empresa.

Ahora, con el financiamiento e inversión gubernamental que obtuvo la compañía por $388.1 millones de dólares para garantizar la viabilidad y equilibrio de la empresa, y para evitar que esa situación vuelva a ocurrir, la empresa reducirá costos a “niveles sustentables” y acelerará el despliegue de infraestructura, a fin de que lleguen más Operadores Móviles Virtuales y para que aquellos que ya operan sobre su infraestructura puedan aumentar su cobertura.

Algunos de los OMV que iniciaron operaciones hace un año o dos años han empezado a madurar sus estrategias, y algunos regionales han empezado a expandirse mucho más rápido. Por eso han decidido cambiar la estrategia y acelerar la comercialización, además de apoyar a estos OMV a desplegar más rápido.