Sindicato Mexicano De Electricistas

AL ROJO VIVO: AMLO y su inquebrantable humanismo en la OPEP

El Presidente Andrés Manuel López Obrador constantemente está diciendo que se necesita más humanismo en el ejercicio del poder y, contra lo que han dicho sus críticos, tiene toda la razón.

En el pasado los gobiernos de Peña Nieto, Calderón, Fox, Zedillo y Salinas privilegiaban al sector privado bajo el argumento de que ellos serían los detonadores del empleo en México; la realidad es que eso no sucedió.

Las falsas promesas del neoliberalismo

Salinas privatizó las empresas del Estado y prometió que eso nos catapultaría al mundo desarrollado. No sucedió.

Zedillo convirtió la deuda de los banqueros en deuda pública y argumentó que eso nos daría estabilidad económica. No pasó.

Fox juró que reduciría la brecha de desigualdad entre los mexicanos y que con eso se crearían oportunidades de desarrollo para todos. Tampoco sucedió.

Calderón prometió una y otra vez que sería el presidente del empleo y no solo no lo cumplió, sino que sucedió exactamente lo opuesto, pues fue el sexenio en que se crearon las condiciones para violar la dignidad laboral de los trabajadores con ley en mano como nunca se había permitido.

Peña Nieto dijo que movería a México con sus reformas estructurales y que gracias a eso el país progresaría, pero tampoco pasó.

Estos Ex-Presidentes, estimado lector, crearon un México para las élites, un país para los empresarios, una nación de simulación de progreso igualitario. Un México falso.

El humanismo obradorista en la OPEP

En la pasada participación de México en la reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, el humanismo de AMLO quedó demostrado.

El reducir la producción diaria de barriles de petróleo, efectivamente, hubiera representado un aumento en los ingresos por la venta del crudo extraído; sin embargo esto también se hubiera reflejado en el alza de los precios de gasolinas, productos y servicios y, por consecuencia, en el impacto negativo del bolsillo de las familias.

A lo anterior hay que agregar la crisis económica que ha generado la presencia del Coronavirus Covid-19 en prácticamente todos los países del mundo.

El ingreso extra por la reducción de la producción petrolera beneficiaba económicamente a todos los países, pero nadie pensó, salvo México, en el impacto al bolsillo de las familias.

Países como Arabia Saudita y Rusia pueden absorber el costo de la reducción que se proponía, pues su producción supera los 10 millones de barriles diarios, pero en un país en proceso de recuperación de autosuficiencia energética como México, la medida no puede ser absorbida por el Estado y sus gobernados, de ahí que la propuesta de la Secretaria de Energía Rocío Nahle fuera reducir la producción en 100 mil barriles y no en 400 mil.

Esta propuesta que hoy es un hecho se puso sobre la mesa pensando humanistamente y no solo económicamente, pues permite que aumente el precio del barril de petróleo, pero al mismo tiempo reduce el impacto negativo a las economías familiares.

Por su parte la oposición y la prensa de derecha, al estar acostumbrados a pensar en dinero y no en personas, criticaron la medida…

¿Cómo se le ocurre al Presidente no aceptar un trato que beneficia económicamente a México?

Pues porque también hay que beneficiar con humanismo y no solo con capitalismo y este, estimado lector, es un principio inquebrantable del Presidente López Obrador.

Para pensar así se tiene que haber visto a la cara la pobreza y la miseria en que viven millones de mexicanos y esto, estimado lector, es algo que pocos hemos visto en nuestras vidas:

Observar en la pobreza una necesidad de cambio y no una oportunidad fotográfica para que los electores vean que “conozco” su realidad cada que necesito su voto.

En México ya existe lo que tanto necesitaba, un gobierno humanista y, le pese a quien le pese, hay que dejarlo trabajar y crear lo que tanto nos prometieron y no se cumplió: un México próspero y de oportunidades.

¿Pruebas?

Ahí está la participación de México en la OPEP plantándose como nunca se había hecho frente a las grandes potencias mundiales, con el humanismo por delante y haciendo valer nuestra soberanía energética.

Así la cosas.

@Cr_Politico