Twitter y Facebook bajo investigación por ‘ocultar’ presuntos actos de corrupción de hijo de Joe Biden

Por: Cecilia
Nunca antes visto en la historia de EEUU, empresas de tecnología se habían atrevido a interferir en procesos políticos. Pero hoy, los dueños de Facebook y Twitter están en el centro de un escándalo nacional por ordenar la censura de una historia publicada en primera plana por el New York Post. El periódico con mayor circulación en el país, destapa una enorme corrupción del ex-vicepresidente y ahora candidato presidencial de los Estados Unidos, Joe Biden, y su hijo Hunter Biden, con la empresa de gas natural Ucraniana Burisma.

El congreso de Estados Unidos está investigando a Twitter y Facebook por violaciones de censura política, colusión, monopolio, e intervención en los procesos electorales. Hoy, Mark Zuckerberg y Jack Dorsey, pasaron de ser multimillonarios de empresas de tecnología, a oligarcas poderosos. La nota, destapa docenas de correos electrónicos sacados de la computadora del hijo de Joe Biden, los cuales fueron obtenidos y filtrados al periódico del New York Post.

Los correos electrónicos confirma lo que Biden y su hijo, Hunter Biden, habían negado por meses. Los correos electrónicos muestran comunicaciones entre el hijo de Biden y ejecutivos de la empresa energética, Burisma. En los comunicados se lee claramente como ejecutivos de la empresa energética le dan las gracias a Hunter Biden por arreglar una cita con el entonces vicepresidente in 2015, Joe Biden.

Una muestra que Biden usó su poder como vicepresidente, durante la administración del Presidente Obama, para conseguirle a su hijo Hunter Biden una posición en la mesa directiva de la Empresa energética, con un sueldo mensual de $50 mil dólares al mes, para luego exigir $25 mil dólares más adicionales mensualmente, a cambio de favores políticos y influencias con el entonces vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Un correo electrónico anterior de mayo de 2014 también muestra a Pozharskyi, supuestamente el ejecutivo número 3 de la empresa Burisma, pidiéndole a Hunter “consejo sobre cómo podría usar su influencia” en nombre de la empresa.

La correspondencia de gran éxito, que va en contra de la afirmación de Joe Biden de que “nunca le habló a mi hijo sobre sus negocios en el extranjero”, está contenida en un enorme archivo de emails recuperados de una computadora portátil del hijo de Biden.

“Estimado Hunter, gracias por invitarme a [Washington] DC y haberme dado la oportunidad de conocer a su padre y pasar un tiempo juntos. Es realmente un honor y un placer… “ dice el correo electrónico.

El escándalo de hoy no es solo la publicación de los correos electrónicos del hijo de Biden en el periódico del New York Post, sino el fallido encubrimiento por parte de Twitter y Facebook para parar el escándalo y proteger al candidato presidencial Biden. Al poco tiempo que la historia del New York Post salió a la luz, Twitter, a través de su plataforma, empezó a bloquear tuits que contenían el enlace de la historia de Biden en el New York Post, diciéndole a sus usuarios que ese tuit no era permitido porque Twitter “había identificado que el tuit es potencialmente dañino.”

Poco después, Twitter anunció que, de acuerdo con su política de materiales hackeados, y filtrados a la prensa, “censurará el enlace del artículo” publicado ayer por el New York Post. Como resultado, cuando los usuarios hacen un click en el enlace, no los lleva al sitio web si no twitter bloquea el enlace.

Inmediatamente el editor del periódico New York Post, Sohrab Ahmari, tuiteó que esto es un tipo de golpe, y toma de poder, por parte de las grandes empresas de tecnología. Ahmari, describió la censura como una guerra civil digital. “Así es como se ve el totalitarismo en nuestro siglo: no hombres en celdas oscuras que clavan tornillos bajo las uñas de los disidentes, sino ineptos en la industria de tecnología que eliminan del Internet información, cuando se expone algo dañino sobre su candidato preferido.

En entrevista con Fox News, el editor del New York Post explica que la persona encargada de censurar su periódico, trabaja no solo para Facebook, pero también es un militante que trabajó en las campañas políticas del partido demócrata.

Inmediatamente el Senador, Ted Cruz y Lindsey Graham, junto con el comité de Crimen y Terrorismo del Senado, demandaron las acciones de Twitter y Facebook como un tipo de conspiración política.

Cruz explica que comprobó la censura ya que twitter bloqueó al Senador cuando este compartió la historia del New York Post. El senador expone que estas empresas finalmente han salido del closet y sus intenciones de manipulación política “ya son bastante transparentes a estas alturas.”

Y el día de hoy, los senadores demandan a Mark Zuckerberg y Jack Dorsey a una audiencia de investigación para el martes de la próxima semana, y así se explique lo que están haciendo.

De igual forma, los senadores acusaron a Twitter y a Facebook de estar interfiriendo con las elecciones presidenciales de Noviembre de este año. El senador Cruz demanda que los CEOs de Twitter y Facebook testifiquen, enfrente al el comité de crimen y terrorismo en el congreso, y expliquen el porqué sus plataformas sociales están parando el libre tráfico de información con motivaciones políticas -un control autoritario solo visto en países como Corea del Norte-.

Saagar Enjuto, conductor del programa Rising/ The Hill, explica que Twitter y Facebook acaban de cruzar una línea que jamás se debió haber cruzado y que después de esto no va haber forma de poner al genio dentro de la botella otra vez. Explica que lo que sigue de ahora en adelante es la censura de miles de periodistas y publicaciones con la misma excusa que se usó para sentenciar el reportero Australiano, Julian Assange. El cual, ahora está en prisión en London, por acusaciones de publicar material que fue hackeado e infiltrado; las mismas acusaciones que Twitter hoy acaba de usar para censurar a un importante periódico, como lo es el New York Post.

Es un precedente peligroso el usar la excusa de que ahora se puede censurar a la prensa por usar materiales hackeados, o filtraciones. ¿Hasta donde llegan las implicaciones? ¿Es acaso causa de censura ahora si que un usuario comparte publicaciones escritas por los medios, como las escandalosas revelaciones de espionaje por parte del gobierno a los ciudadanos infiltrada por el ex empleado de la agencia NSA, Edwards Snowden?

El periodista de la revista The Intercept, Lee Fang, expone en twitter como el abuso de poder por parte de empresas de las plataformas sociales son muy peligrosas. Él habla de otras noticias mundiales que salieron de filtraciones escandalosas hechas publicadas como: The Pentagon Papers (los papeles del pentágono), los archivos de la FBI que revelan COINTELPRO (una serie de proyectos encubiertos e ilegales llevados a cabo por FBI con el objetivo de vigilar, infiltrar, desacreditar y desorganizar las organizaciones políticas estadounidenses), o los Taxes filtrados de Trump. Todas estas historias fueron filtradas a la prensa, y él se pregunta si entonces Twitter censurará esas historias también.

Por su parte, Facebook justifica la censura al New York Post porque dice que no saben de donde sale la fuente de los emails del hijo de Biden. Twitter, por su parte, decidió retirar la historia por completo al alegar que esta viola su política interna contra la publicación de material digital robado, dado que los contenidos del ordenador se habrían logrado sin el consentimiento de su supuesto dueño, Hunter Biden.

Al final, parece que estas empresas de medios sociales, hoy, han decidido hacerlo, cruzar esa línea con ramificaciones que pueden llegar a ser permanentes. Ahora, solo se espera si en realidad el congreso pondrá un paro a esta censura a la prensa, o si el congreso solo les dará una manotada en la mano y dejarlos ir sin ponerles ninguna regulación.

Fuentes:
The Hill
C-SPAN
CNET
New York Post
VOX
FORBES Magazine

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea