SinLineaMX - Live

Desde hace unas semanas hay un enfrentamiento en redes sociales, entre usurarios que participan en la plataforma Twitter y gente que aparte de tuitear cotidianamente, se dedica a promover sus canales noticiosos en Youtube.

No voy a dar nombres, porque no es el caso. La intención es poner en perspectiva distinta al enfrentamiento directo, una situación que en realidad es secundaria.

Tuiteros y Youtuberos van a seguir realizando sus actividades con la normalidad de siempre y este episodio, poca repercusión tendrá en ambas plataformas.

Nuestra sociedad entiende hoy, que siempre hay asuntos importantes que opacan los debates entre quienes trabajan por un mismo fin, teniendo visiones diferentes.
El problema es éste.

Se acusa a los youtuberos de practicar un periodismo “acomodaticio”. Hasta 2017, varios de ellos hicieron señalamientos y críticas fuertes, en contra del presidente López Obrador y su movimiento. Algunos incluso trabajaron en medios informativos declaradamente de derecha.

La calumnia fue en algunas ocasiones ingrediente adicional al trabajo periodístico. No todos la utilizaron , pero sí se dieron casos de ese tipo.
En 2018, cuando el triunfo de Morena se ve más que posible, estos periodistas de nuevo cuño, “se suben” al carro de la Cuarta Transformación” y comienzan a “monetizar” sus cuentas en la plataforma “Youtube”, con bastante éxito.

Se les acusa de haberse “colgado” de la fama y prestigio de López Obrador, para sacar “raja” económica, practicando un periodismo político de conveniencia. No son realmente “obradoristas”. Están aquí, porque la postura en favor de la Cuarta Transformación, “deja”.

Esto molesta a determinado sector en Twitter, que denuncia el comportamiento de los youtuberos. Publican mensajes del pasado de estos personajes, donde efectivamente vemos que se habla mal del presidente y de un movimiento social que está naciendo.

Las palabras son idénticas a las utilizadas por la prensa conservadora de hoy en día.
Todo lo que dicen es verdad. Sucedió así.

Los youtuberos por su parte, señalan que no tienen por qué pedir permiso a nadie, para publicar información con el enfoque que les venga en gana. Eso es libertad y constituye la base de la Cuarta Transformación.

Que efectivamente, en el pasado, su punto de vista pudo ser otro, pero que ahora trabajan al lado de quienes defienden el proyecto transformador del presidente López Obrador.
Monetizan, es cierto, pero esa cuestión tiene que ver con la calidad del trabajo que desarrollan y que a unos puede gustar y a otros no. Su línea periodística es hoy en día, en favor del proyecto del presidente.

Lo que dicen los youtuberos también es cierto. La libertad es pilar del cambio, para quienes comparten la visión del presidente López Obrador.

¿Qué podemos decir sobre todo esto?

Hay que señalar que el Movimiento de Regeneración Nacional se construye desde cero. Es una idea puesta en práctica por el hoy presidente López Obrador.
Al inicio, solo estaban presentes los pocos que lo han acompañado siempre y no se conocía a ciencia cierta, el camino a donde llevaría la nueva estructura y el alcance que tendría la misma.
El Movimiento fue creciendo y muchos se adhirieron al mismo. En etapas distintas y en mayor proporción, conforme maduraba el proyecto. Los pocos del principio, fueron sumando conciencias y el Movimiento pasó a ser Partido en Movimiento.

Hoy vemos una Cuarta Transformación, compuesta por millones de mexicanos. Millones.

A la mayoría no la conocemos, pero están ahí y no sabemos en qué momento se integraron. Algunos trabajan en el Partido, otros en las redes sociales, otros en las calles y otros en sus hogares y con amigos cercanos, haciendo labor de convencimiento.

Porque la Cuarta Transformación es eso, una revolución en donde el arma fundamental es el convencimiento y no el enfrentamiento, tal y como señala hoy Epigmenio Ibarra en su video-charla, en Milenio.

¿Importa quién llegó primero y quién lo hizo después? Creo que no. No es por ahí.
Todos realizan una tarea constructiva, en favor del cambio sano para el país.

¿Qué los youtuberos monetizan y son sensacionalistas? Pues sí. Monetizar es una alternativa que brindan las plataformas digitales. Pero monetizando o no, la información periodística si es de calidad, ayuda a la transformación.

He visto canales de Youtube, donde el formato me desagrada bastante, pero donde debo reconocer que se maneja un nivel informativo de calidad. Nada que ver con la desinformación que corre en el periodismo tradicional. Algunos sí son malos y su audiencia mínima dice bastante. No hay monetización posible.

La última acusación que se hace a los youtuberos, es que así como llegaron “por interés económico” a la Cuarta Transformación, pueden volverle la espalda, si las cosas comienzan a marchar mal.
Y ese es el único punto que me parece importante en este conflicto secundario.

En 2024, saldrá López Obrador de la presidencia y habrá una recomposición de fuerzas, tanto al interior de Morena, como en la clase conservadora. Eso es inevitable.

Sin un político de la talla de López Obrador para sustituirlo en la presidencia, se abrirán fisuras que habrá que atender de inmediato, para frenar cualquier posible crisis.
No sabemos quienes se irían entonces. Quizá los que consideramos más confiables. Habría que recordar que Secretarios de Estado a los que se creía de toda confianza, ya salieron del gabinete.
¿Por qué los youtuberos serían los primeros en irse, si la calidad de su trabajo, desde que llegaron a la Cuarta Transformación, ha sido en favor de la causa que abandera el presidente?
Yo veo hoy al director del Instituto Mexicano del Seguro Social. Lo recuerdo con su camiseta de “Hillary Clinton”, en una fotografía en el Congreso de la Unión, al lado de panistas de “hueso colorado”. Era su aliado en el PRD.

Zoe Robledo hace hoy un trabajo impecable en el Seguro Social. Levantar una instancia del Sector Salud, abandonada por décadas, no es nada fácil. Y lo está haciendo con mucha calidad.
Zoe Robledo llegó tarde, pero tengo la seguridad de que sería uno de los últimos en “bajarse del barco”

Otros que presumen de ser “fundadores del partido” están dinamitando a la transformación desde dentro. Y por ambición personal.

Me parece válida la oferta informativa que ofrecen los youtuberos. Tan válida como la que encontramos en Twitter, Facebook y otras plataformas.

A quien le guste esta perspectiva que da un trato distinto al concepto periodístico, que la vea y ayude, si lo desea, a monetizar el canal de su preferencia.

A quienes disguste este formato que aparte de informar, intenta vender, que no los vea.

La conclusión iría en el sentido de que en este momento, todos aportamos. Todos. Cada uno en la medida de sus posibilidades y en total libertad.

¿Qué si más adelante alguien va a traicionar? Es posible.
Pero resulta imposible también adelantar quién lo hará y por qué motivos.

La Cuarta Transformación es sumamente plural y es sano que exista el debate permanente. Pero hay que entender que hoy nos une el mismo compromiso.
Construir.

Y quien lo esté haciendo, desde el sitio que sea, nos guste o no su perspectiva, merece un trato idéntico a los demás.

El pasado de todos nosotros, no construye hoy. Es referente y parte de la historia.

Las acciones del presente son las que tienen valor actual y serán a su vez referentes para el futuro.
Yo no monetizo, ni recibo pago alguno por lo que hago. Pero no me ofende, ni afecta que otros lo hagan. No es delito y hacen uso de una libertar que nos estamos ganando todos.

Malthus Gamba