Soy totalmente Reforma

Foto: Especial
La forma en que se presentó en la conferencia mañanera del día de hoy, lo dice todo: “soy Denise Dresser, orgullosamente periodista del Reforma y Proceso”.

Y efectivamente, el comportamiento de Dresser al tomar la palabra para realizar la única pregunta que tenía preparada, la define de cuerpo completo:

“Usted aquí, frente a nosotros, frente al país, ¿se compromete a que su gobierno, partido, movimiento, no impulsarán leyes que permitan acusar judicialmente a periodistas y perseguir a personas que no piensan como usted?”.

Pero vamos por partes:

Antes de realizar esta pregunta al presidente, Denise Dresser había utilizado nuevamente el caso de Sergio Aguayo, quien debe pagar una suma millonaria al político coahuilense Humberto Moreira, en base a una disposición judicial.
La señora Dresser, desde el día anterior, había intentado involucrar al gobierno de la Cuarta Transformación, con el dictamen judicial, fingiendo ignorar que ese Poder es independiente y nada tiene que ver con el gobierno en turno.
El mismo Sergio Aguayo, en varias entrevistas, desmintió la noticia falsa que pretendía impulsar Denise Dresser.

Aguayo aclaró que el gobierno de la Cuarta Transformación nada tiene que ver en este asunto y que en todo caso, los lazos de posible protección brindada por el Poder Judicial en la Ciudad de México, se generaron desde hace años, cuando el PRD era gobierno.
Como buena colaboradora del Reforma, la Dresser sostiene sus puntos de vista en base a mentiras que pocos desorientados creen.
La pregunta de Denise tenía que ser apalancada con un hecho reciente y que mejor oportunidad que la de involucrar al actual gobierno, en un asunto donde se presume falta de limpieza judicial.

A Denise Dresser no le importa exhibirse públicamente como una persona que falta a la verdad.
Lo que le interesa realmente es conseguir sus fines y para eso, armó una pregunta (a su juicio “inteligente”), donde involucra el caso de Sergio Aguayo con una “ley” que según ella, servirá para persiguir a periodistas y personajes de corte conservador.
La respuesta del presidente fue clara y contundente.
“No nos confundas con los gobiernos del pasado”
“Lo que dices, no es cierto”
“Nada tengo que ver con esa supuesta reforma”
Denise cortó la respuesta del presidente para agregar que “no lo comparaba”, pero que la Fiscalía General de la República, estaba impulsando una reforma muy similar a las que operaron en el pasado neoliberal (al que ella apoyó resueltamente).
López Obrador le aclaró:

“En el supuesto de que en verdad exista esa reforma, ten en cuenta que el Fiscal General, es autónomo. Creo que eso sí lo sabes”.

López Obrador lo dijo al final de su respuesta: respetar las garantías individuales, es una cuestión de principios. Este gobierno defenderá siempre las banderas que acompañaron la trayectoria personal de presidente.
Ante la reiteración de Dresser para que el presidente adquiriera el compromiso de impedir que se persiga a opositores en base a nuevas leyes, López Obrador contestó que no tenía inconveniente alguno en reiterar un compromiso que ha esta siempre en el centro de su gobierno.
La persecución a la oposición, el uso de las instituciones para destruir a quienes no comulgan con el gobierno, son acciones propias de aquellos que hoy se encuentran derrotados y buscan recuperar espacios de poder, en base a mentiras y calumnias difundidas por sus serviles personeros.

Denise Dresser es otro peón del conservadurismo que se presenta en la conferencia mañanera, con la finalidad de conseguir un posible triunfo “a futuro”.

Es la misma estrategia utilizada por Jorge Ramos, en la segunda conferencia mañanera a la que asistió.
Recordemos que Ramos habló de cifras escandalosas en cuanto a incremento de la violencia en el país. Llegó a afirmar que este primer año de gobierno de López Obrador, pasaría a la historia como el más violento en la historia reciente de México.
Pero lo que no dijo Jorge Ramos, es que la tendencia al incremento anual en el nivel de violencia, mostraba un marcado decrecimiento. Es decir: los años anteriores, la violencia aumento escandalosamente en forma anual. En el 2019, el aumento fue mínimo y con una clara tendencia a bajar cada vez más en adelante.
Jorge Ramos quería un compromiso del presidente, sobre la fecha en que la violencia estaría mostrando cifras a la baja en forma apreciable y López Obrador le dio gusto.

El primero de diciembre de este año, tendremos mediciones donde se vea que el trabajo de recuperación de la paz en México, está dando resultados.

Por su parte, Denise Dresser anunció su regreso a una mañanera, cuando la supuesta ley de la que habla, se presente para aprobación.
A los periodistas reaccionarios les urge mostrar ante la sociedad mexicana, que el presidente López Obrador es tan mentiroso como ellos y los mandatarios del pasado neoliberal.
Por eso acudieron a las mañaneras en forma excepcional.

Si aparece esa ley (lo que no va a suceder),o alguna otra, propuesta por cualquier organismo autónomo, o un poder distinto al ejecutivo, la culpa de todas formas, será de López Obrador. Esa es la intención de la señora Dresser.

Así lo difundirán los periodistas “orgullosa y totalmente Reforma”.

Y el presidente quedará como un mentiroso, idéntico a ellos.
Si el primero de diciembre, las cifras que presente López Obrador no convencen al servil Jorge Ramos (lo cual seguramente sucederá), la prensa “orgullosa de mentir como el Reforma”, señalará que el presidente engañó descaradamente a los mexicanos y que por lo mismo es igual a los demás gobernantes del pasado neoliberal.

A eso acudieron Dresser y Ramos a las conferencias mañaneras.
Pretenden sembrar hoy, en base a los compromisos presidenciales obtenidos, para cosechar después, señalando el fracaso del presidente y su gobierno, si los resultados no son del agrado de estos periodistas marcadamente conservadores.
Y la estrategia (torpe) es entendible. El año entrante hay elecciones intermedias y la popularidad del presidente y del gobierno de la Cuarta Transformación no baja.

A las fuerzas reaccionarias hoy derrotadas, les urge minar el terreno que sigue el gobierno del cambio, para aprovechar el menos error en favor de sus intereses neoliberales.

Los votos a favor de los partidos de la derecha, son escasos en este momento y es necesario convencer a los despistados e indecisos, de que el presidente que representa a todos, miente y fracasa, del mismo modo en que lo hicieron los gobernantes del periodo neoliberal. Eso los emparejaría un poco.

Los “Totalmente Reforma” siguen pensando que el pueblo es tonto, como bien dice el presidente, sin entender que los tontos son ellos.
La confianza en López Obrador y en el proyecto de Cuarta Transformación no lo van a destruir periodistas y analistas de segunda, que sienten que tienen aún un peso fundamental, en la manera en que los ciudadanos interpretamos la realidad nacional.
Denise Dresser y Jorge Ramos, son dos personajes sumamente desprestigiados, fuera de la realidad, que hacen intentos desafortunados para manipular la conciencia pública.
Pocos los escuchan.
Hoy en la mañanera, las palmas se las llevaron las respuestas contundentes de López Obrador. No la servil y mentirosa pregunta conservadora de Denise Dresser.

Malthus Gamba