Son ONG´s y no las comunidades los que quieren frenar al Tren Maya: FONATUR

De acuerdo con el director general del Fondo Nacional de fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, no son las comunidades aledañas a la construcción del Tren Maya las que intentan frenar su construcción, sino que son las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) lo que interponen amparos.

“Los amparos no han sido presentados por las comunidades. En su gran mayoría, las comunidades, han demostrado su apoyo al Tren Maya. Los que se manifiestan y tienen todo el derecho, más no pueden autodenominarse como comunidades, son las ONG’s. Es un grupo de cinco o seis las que han presentado amparos para detener la construcción”, dijo.

Lamentablemente, gracias a al menos siete amparos, esta obra emblemática del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la cual detonaría de manera exponencial el turismo, la economía y el desarrollo de la zona sureste de México está detenida en varios tramos.

“Los amparos afectan principalmente las obras nuevas. No se pueden hacer amparos contra una vía de comunicación porque ya operan. Más de 90 por ciento del recorrido del Tren Maya es sobre derechos de vía persistentes, llámese ferrocarril o carretera. Los amparos son en obras nuevas, y estamos en proceso de presentar nuestras pruebas para seguir adelante”, expuso Jiménez Pons en videoconferencia.

Algunos de los lugares en donde está detenida la construcción del proyecto es en Mérida; en Izamal, Yucatán, y en Chocholá, también municipio yucateco.

Y es que vale la pena recordar como el Presidente López Obrador ha exhibido a las llamadas ONG´s de querer frenar la construcción del Tren Maya.

En una investigación de Grupo Gremol, hay organizaciones civiles no gubernamentales que han interpuesto amparos y han realizado protestas por la construcción del Tren Maya, y que pretenden mantener detenida la puesta en marcha de esta obra; reciben en conjunto más de 13 millones de dólares en financiamiento desde el extranjero.

En la investigación del medio citado, se dio a conocer que se trata del Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil S.C (CRIPX), que ha recibido 565 mil 377 dólares; el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), con 1.3 millones de dólares; Diálogo y Movimiento A.C. (DIMO), a la que han otorgado 420 mil 580 dólares; la Fundación para el Debido Proceso (DPLF), con 2.4 millones de dólares; Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos A.C., 620 mil 570 dólares y el Consejo Civil Mexicano para Silvicultura Sostenible (CCMSS), que ha recibido 7.7 millones de dólares y cuyos principales donantes son grupos como Fundación Kellogg, Climateworks Foundation y Rockefeller Brothers Fund, entre otras.

Por lo que las comunidades se han tenido que organizar para defender al Tren Maya, luego de enterarse por los medios que otra organización había ganado un amparo en contra de dicha construcción.

Con información de La Jornada