Durante el acto conmemorativo por motivo de la revolución mexicana, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su gobierno se está respaldado por la mayoría de los mexicanos, en especial por los pobres, sino ya habría sido derrotado por los conservadores.

“La traición contra Madero ayuda a entender el porqué de nuestra estrategia política; si no estuviéramos respaldados por la mayoría de los mexicanos y en especial por los pobres, ya nos habrían derrotado los conservadores o habríamos tenido que someternos a sus caprichos e intereses para convertirnos en simples títeres o peleles, de quienes ya se habían acostumbrado a robar y a detentar el poder económico y político en nuestro país. Ya se sentían los dueños de México”, declaró ayer.

En el marco del 112 Aniversario de la Revolución Mexicana, el mandatario subrayó que esta fecha nunca podría pasar inadvertida para quienes están sinceramente comprometidos con hacer valer las libertades, la igualdad, la justicia, la democracia y la soberanía.

“Son varias las lecciones que nos dejó la Revolución, pero hay dos enseñanzas mayores: una es que las dictaduras o las oligarquías no garantizan la paz ni la tranquilidad social; y la otra es que los gobiernos democráticos solo pueden tener éxito si atienden las demandas de las mayorías y, en consecuencia, consiguen a cambio, como recompensa, el apoyo del pueblo”, destacó.

El presidente de México también dio su respaldo a las Fuerzas Armadas de México y señaló que son excepcionales “porque nunca han pertenecido a la oligarquía; los soldados, marinos y oficiales vienen de abajo y tienen como origen e identidad el México profundo”.

“Ahora en esta nueva transformación, como en los orígenes, existe una convivencia estrecha y fraterna entre el pueblo uniformado y el pueblo civil. Tanto la Secretaría de la Defensa como la Secretaría de Marina son pilares fundamentales del Estado de derecho, democrático y social”, añadió.

Finalmente el presidente López Obrador destacó que gracias a las nuevas reformas a la Constitución, el Ejército y la Armada le seguirán apoyando en labores de seguridad pública y la Guardia Nacional se terminará de consolidar bajo la dirección de la Secretaría de la Defensa (Sedena).