Antes de analizar y evaluar lo que se podría implementar o no del plan de austeridad para el Instituto Nacional Electoral (INE) por el gobierno federal, el consejero Ciro Murayama señala que se “raya en lo ridículo”, y con evidente tono político agrega que “el gobierno debería hacer bien su trabajo en vez de querer destruir lo que sí funciona”.
Y se hace evidente su desconocimiento de lo planteado por el gobierno federal, al inferir que los ahorros en arrendamientos se refieran a los módulos donde se tramitan las credenciales de elector, expresando que “¿Dónde quiere que estén, en la banqueta? rayan en lo ridículo”.
“El gobierno propuso un plan de austeridad para que el INE reduzca gastos. Entre lo que proponen es que dejemos de pagar arrendamientos. ¿Qué es lo que renta el INE? Casi 800 locales como este. Módulos para que la gente tramite su credencial para votar. En estos módulos hay equipos de cómputo para capturar tus datos, cámaras de alta calidad para tomar tu foto, hay equipos para tomar tus huellas y nadie falsifique tu credencial. Como se ve la austeridad mal entendida puede devenir en austericidio”, dijo.
Por su parte, el secretario Ejecutivo del Consejo General del INE, Edmundo Jacobo Molina, señaló que “no nos van a venir a dictar desde afuera”, cómo cumplir con sus deberes constitucionales, mucho menos quien no conoce de la tarea electoral ni a la institución y a pesar de que ha sido evidenciado el quizá hasta abusivo manejo discrecional de los recursos asignados al INE, asegura que la autoridad electoral siempre ha sabido cómo hacer eficientes los recursos públicos.

Y afirmó esto, a pesar de que, durante la sesión de la Junta General Ejecutiva, el secretario general reconoció que aún no han escuchado la propuesta, y que, según dice, no les vendrán a dictar desde afuera cómo hacer las labores electorales.
“La tarea de racionalización en el uso de los recursos, la tarea del mejor uso eficiente sin perder la eficacia de la institución no es algo nuevo para nosotros, desde la creación del IFE y ahora en la etapa del Instituto Nacional Electoral es una preocupación permanente porque se trata de recursos públicos y tiene que hacerse y utilizarse de la mejor manera posible. Y esa es una decisión que desde el rango de nuestra autonomía tenemos que tomar nosotros con toda responsabilidad”, dijo.
“No nos van a venir a dictar desde afuera, quien no conoce la operación de la institución, quien no conoce el nivel de especialidad de la tarea electoral, el cómo hacerla. Bienvenidos y escucharemos los comentarios, pero la decisión la va a tomar esta institución en el ámbito de sus atribuciones, en el ámbito de su autonomía. Lamento que desde una decisión presupuestal de la Cámara de Diputados se ponga en duda la ejecución de las tareas encomendadas social y políticamente a esta institución, pero tengo la seguridad de que cumpliremos cabalmente con nuestras responsabilidades”, agregó.
Cabe recordar que esta mañana, en un análisis, realizado entre otros, por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y la Secretaría de la Función Pública (SFP) se encontró que el INE podría obtener recursos por hasta 2 mil 972 millones de pesos, pues tan solo con suprimir gastos en telefonía celular, combustibles, arrendamientos, viáticos, pasajes, bienes informáticos, entre otros, gastos excesivos de operación, se podrían obtener ahorros por 554.5 millones de pesos.

Advertisement