Se anticipa la derrota del “BOA-Sí” por México en todo el país

Escribe: Javier Lozano

El Bloque Amplio Opositor se ha frotado las manos y ha puesto acento en que, juntos los tres, es la única manera de vencer a Morena en 2021. Es cierto, se han librado algunas pugnas, dimes y diretes para organizarse, no obstante, sigue abierta la ventana que anticipa que en cualquier momento puede propiciarse un rompimiento, ya que en las 3 instituciones políticas prolifera la espuria, la mentira y la traición. Eso reduce sus aspiraciones internas del proceso de selección de los perfiles.
Hay que recordar que aún existen muchas diferencias. A pesar de que muchos estados han definido los mecanismos de selección en base en los consensos y sondeos internos, es imposible que no exista un acuerdo cupular entres las dirigencias Nacionales del PRI, PAN y PRD. Si pensamos que estos tres partidos acudirán a sus estructuras a preguntar ¿quién cree usted que debería ser el candidato?, está muy equivocado. En la mayoría de las entidades está planchado el arreglo. De ahí que, tanto “Alito”, Jesús Zambrano y Marko Cortés, han anticipado nombres y partidos en los territorios.

Para desgracia de los militantes de los tres partidos, no les preguntarán si ¿estás de acuerdo o no con la alianza? Eso significa que los dedazos y las imposiciones serán el pan de cada día del BOA.

Dado que los resultados del 2018 cargan la premisa de una hecatombe consumada por la disyuntiva partidista que acarreó el PAN y PRD, no me quiero imaginar la molestia que jalará el PRI en la boleta con un partido “patito” de izquierda y un panismo conservador que sostiene las “buenas costumbres” como democracia. Esa nueva organización nació con muchas limitantes.
Ayer se expresó un sondeo que detalló el fracaso en tres estados donde muy probablemente se concrete el BOA. Sin embargo, de acuerdo con un ejercicio de la encuestadora regiomontana de Massive Caller no funcionó, ni funcionará la puesta en marcha del Bloque Amplio Opositor. Resulta que las primeras mediciones en coalición no son nada alentadoras para la oposición. En Baja California, Morena aplastará a la coalición de la derecha con casi 40% de la votación efectiva, por tan solo 27.5% del PAN, PRI y PRD. En lo que respecta a Baja California Sur pasó lo mismo, el partido guinda mostró capacidad de arrastre y según el sondeo obtendría un triunfo con 38.2%, a 33.2% del frente.

Y por último Campeche que parece se repetirá el mismo efecto de los dos estados anteriores. Ahí, Morena ganaría con aplastante victoria de casi 43%, con tan solo 34.6% del BOA. Ahora bien, estos resultados que divulgó ayer Massive Caller, muestran una radiografía que sirvió para fortalecer la hipótesis que hemos venido fundamentado: el BOA tomó una de sus peores decisiones para convertirse según ellos, en una auténtica oposición que dé equilibrio a los poderes.

Sin embargo, luego de observar el estudio coincidimos en que, en el 2021, los niveles de proporción del voto que llevó a López Obrador a Palacio Nacional, tendrán una semejanza. La alternativa del BOA sigue siendo blandengue; por ello se prevé que terminen divididos, fragmentados y muy por debajo de la expectativa que crearon para tratar de capitalizar adeptos.
La propuesta es sombría y endeble. Se está apagando y llegará desinflada aunque traten de destacar su “potencial”.

Creo que aquí se dio una prueba fehaciente a través de Massive Caller. Eso dejó claro que, más allá del discurso simplista y golpista que han adoptado, no han logrado atraer la atención de la población. Teniendo en cuenta lo anterior, es prácticamente un hecho que perderán por lo menos en 14 de 15 entidades; solo les queda Querétaro donde es imposible no reconocer la ventaja del PAN. Ahí, solo reina esa probabilidad; lo demás es utópico e inalcanzable; incluso, me atrevería a decir que es inviable de conquistar para el BOA. La sociedad los sigue rechazando; hay un repudio generalizado que no es prometedor. Justamente eso sigue siendo el motor de inspiración de la inmensa mayoría de los habitantes que ponchrará al Bloque Amplio Opositor en 2021.
Finalmente, el PAN solo conservará Querétaro; perderá bastiones sustanciales que, durante décadas, constituyeron un epicentro clave. El PRI, igualmente será despojado a través un mecanismo plural y democrático de territorios en el que alguna ocasión marcó la diferencia; y PRD, aunque siga con vida en el terreno político, en estos momentos depende y es ganancia lo que puede conseguir; está condenado a la extensión. El BOA le cedió Michoacán, donde el panismo bateó al medio hermano del gobernador, y pactó con Carlos Herrera. Eso fue lo peor que pudo concretar la alianza opositora, porque el perredismo es inexistente; la mala apuesta traerá un efecto aún más catastrófico para la coalición de derecha.

Según un estudio reciente de Roy Campos, el peor escenario para el BOA es precisamente con un perfil del PRD; eso precipitó más su derrota con una estimación de 2 votos a 1 en favor de Morena. Hoy también lo ratificó Alejando Morena en el Financiero.

No cabe duda de que como siempre aflora el interés personal sobre la decisión final de la población. Mientras eso pasa, el PRI pide piso parejo con algún perfil en Michoacán, lo que seguramente ya saben es que, PRD y PAN, tienen todo listo para competir en la cancha. Afloró la mentira, la simulación y el dedazo.
Por lo pronto, Campeche, Baja California y Baja California Sur, serán conquistados con Morena, a pesar de alearse PAN, PRI y PRD.
Lo que los orilló fue la supervivencia y el deseo voraz de ganar a como dé lugar.

Esta vez las condiciones sociopolíticas son distintas. El gobierno en turno vigilará los comicios de manera minuciosa porque es el escenario idóneo para pulverizar al sistema de oposición en un ejercicio democrático.

Se avecina una aplanadora similar al 2018.
Notas finales

Hace un momento se publicó una encuesta del Financiero. Morena aventaja en 14 de 15, incluso, creció en algunos estados en que aplastará al BOA, entre ellos Michoacán donde la ventaja es de 2 votos a 1.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea