Saqueos y estafas con disfraz altruista: La Estafa Maestra

Por Miguel Ángel Lizama @Migueliz8

Sólo mentes perversas, orientadas hacia el saqueo y abuso, pudieron crear, diseñar, planificar y poner en marcha un mecanismo depredador de gran alcance y con fachada altruista como LA ESTAFA MAESTRA. A medida que se conoce la amplitud de la trama emprendida por los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto para robar impunemente el Dinero Público, asusta la capacidad para delinquir de la hornada neoliberal del PRI y del PAN, que se adueñó de la Administración Pública.

Para llevar a cabo tal expoliación de los recursos nacionales, se fue armando un entramado legal que empezó por restarle importancia en los Códigos Penales a los delitos relacionados con el patrimonio público y así se hicieron “NO GRAVES” el Enriquecimiento Indebido/Inexplicable, Ejercicio Ilegal del Servicio Público, Peculado, Robo sin agravantes, Abuso de Confianza, por mencionar los más relevantes. Eso constituyó, de hecho, una patente de corso para piratear el Presupuesto Público.

Al mismo tiempo se hicieron No Graves delitos como Suministro de Medicinas Nocivas o inapropiadas, Privación de Libertad con fines sexuales (casi autorización de secuestro, trata de blancas, prostitución, esclavitud), Amenazas, Allanamiento de Morada, Evasión de Reos, entre otros, con lo que todas las mafias tuvieron variadas formas de delinquir y prosperar.

Con tal Estado de Derecho a modo (que el Presidente López Obrador atinadamente llama “estado de chueco”), las mentes perversas dejaron chiquita la idea inicial de Martha Sahagún, esposa de Vicente Fox, para expoliar los bolsillos populares imponiendo a rajatabla EL REDONDEO al que se prestaron los empresarios de almacenes y tiendas de autoservicio. Cada compra sumaba precios con fracciones ridículas que ofrecían a las clientas la opción de “redondear” su compra. Si no aceptaban, se les entregaban chicles como monedas de cambio. Los “redondeos hormiga” iban a parar, previas escalas en fundaciones u otros mecanismos filantrópicos
empresariales, en VAMOS MÉXICO, la fundación “altruista” de Martha Sahagún de la que sólo se sabía en alguna muy difundida entrega de bicicletas o una auditoría preparada para responder a las exigencias de transparencia, lo que llevó a Fox a crear el INAI y una ley protectora de la opacidad. VAMOS MÉXICO y TODAS LAS FUNDACIONES EMPRESARIALES “benéficas” están exentas de impuestos y fuera del alcance del SAT.

Los bandidos organizados también aprovecharon LA BURSATILIZACIÓN prácticamente de todo: Empresas creadas para recibir sobornos con dinero público, deudas de los gobiernos estatales, todo lo que pudiera ser objeto de especulación, como en un mayúsculo juego de póker. Fue una forma de contribuir al “desarrollo” financiero de México, especulando con todo, vía la Bolsa de Valores.

Los gobernadores más saqueadores obtuvieron, con la autorización formal de sus Congresos dominados por el PRIAN, préstamos bancarios para supuestamente cubrir adeudos oficiales (creados por sus saqueos), con la garantía de las Nóminas de los empleados o futuras participaciones federales que autoriza cada año la Cámara de Diputados. Esta fue la esencia de la asesoría genial y muy lucrativa de Pedro Aspe Armella, Srio. de Hacienda de Salinas de Gortari, para “apoyar” a gobernadores en problemas de liquidez monetaria, a través de PROTEGO ASESORES, su empresa de consultoría al terminar su gestión oficialista.

Como responsable de las finanzas públicas del salinato, con toda la información privilegiada que obtuvo, Aspe halló la forma de seguir sacando dinero de los mexicanos, aunque compartiéndolo con cómplices necesarios en cada estado de la República, hasta que vendió su consultora a los gringos de Evercore Partners, convertido después en Glisco Partners, “el primer fondo totalmente mexicano”, como lo calificó Aspe, que estaría involucrado en los famosos “Panamá Papers”, el mecanismo de transferencias de fondos a paraísos fiscales, para eludir impuestos. Todo un entramado delictivo que sirvió para sacar de México toneladas de dinero del Presupuesto Público.

Precisamente PROTEGO de Aspe Armella creó una Dirección de Finanzas Públicas Estatales y Municipales, especializada en gobernadores emproblemados, para que pudieran acceder a los mercados crediticios, con la garantía de sus nóminas o del Gobierno Federal. Un festín de dinero público con una barniz de “generosidad” hacia la gente de los estados. Y como responsable de tal área se nombró a LUIS VIDEGARAY CASO, el futuro Srio. de Hacienda de Enrique Peña Nieto, quien hoy parece perfilarse como el Gran Cerebro de la ESTAFA MAESTRA, descubierta por Auditoría Forense de la AUDITORÍA SUPERIOR DE LA FEDERACIÓN de la Cámara de Diputados.

Y parece lógico todo el desarrollo. Videgaray supo y manejó todo el entramado ideado para los gobernadores por Aspe Armella, mente rectora del ITAMismo gubernamental. Con el pretexto de altruismo y apoyo a la Educación Pública Superior, Videgaray empezó a operar en el Estado de México el mecanismo descubierto por Muna Dora Buchain, Auditora Forense de la ASF, que le valió, no un pleno reconocimiento y aplauso público de los supuestos fiscalizadores legislativos, sino un feo despido por parte del nuevo Auditor Superior nombrado de urgencia para tapar el fraude expuesto. No obstante, el auditor despedido ya había presentado denuncias ante la entonces Procuraduría General de la República, que poco hizo para investigar los posibles delitos.

Videgaray logró desde el gobierno de Felipe Calderón tender tentáculos hacia universidades, empezando por la del Estado de México, donde era Srio. de Finanzas del nuevo gobernador Enrique Peña Nieto, quien se enfilaba hacia Los Pinos y requería mucho dinero para comprar voluntades. Con el pretexto de apoyar la Educación Superior (y al mismo tiempo mejorar la calificación crediticia del gobierno estatal de Peña Nieto) Videgaray logró que la UAEM recibiera fondos que transfería, previa comisión, a empresas o negocios inexistentes o dedicados a tareas muy distintas del objetivo para el que se les daba dinero público destinado a obras o trabajos que nunca se pudieron encontrar.

Al llegar EPN a la Presidencia de la República, ya con el Presupuesto Federal a su plena disposición, la Mafia Edomex (o Clan Atlacomulco) expandió el negocio y utilizó una vía y un personaje pantalla, ambos supuestamente “incuestionables”. La vía: Universidades con rectores ambiciosos y “comprensivos”. El personaje pantalla: Rosario Robles, mujer (para ir con la moda), ex-izquierdista y maleable, ambiciosa y altanera.

Todo pintaba para otro éxito rotundo como los pensados por Aspe y su camarilla: SAQUEO IMPUNE POR MUCHOS AÑOS MÁS. Pero no obstante su difundido diestro manejo de LAS VARIABLES económicas, no contaron con la que hoy los tiene al borde de la hecatombe, llamado ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, un menospreciado tabasqueño de hablar pausado que, para su desgracia, fue puesto en la silla presidencial por más de 30 millones de votos ciudadanos, como nunca había tenido otro Presidente, quien sólo se propone RESPETAR Y HACER RESPETAR LA CONSTITUCIÓN Y LAS LEYES QUE DE ELLA EMANAN.

Hoy el terror cunde entre Mafiosos y Corruptos que idearon muchas formas de depredar a México con pretextos generosos. Están espantados y escondidos. Lejos de desplantes como el de Emilio Lozoya que advirtió, antes de emprender la huida: “Tengo dinero y tiempo suficientes para vengarme de mis acusadores”. Ahorita no sale de su madriguera hasta que termine su hibernación y le llegue la Primavera o le caiga la Interpol.

Por su parte, las cúpulas empresariales, políticas y mediáticas cómplices de Aspe, Videgaray y todos los gobiernos tecnócratas disfrazados de “altruistas”, no saben cómo actuar para que la gente les abone algo de credibilidad y se debaten en puros gritos y protestas patrocinadas. Los ardidos por la derrota del 2018 no le atinan a ninguna de sus ideas para sabotear a López Obrador.

Y eso que AMLO apenas está empezando.

error: Content is protected !!