No estaba muerta, andaba de parranda ¡Reviven a Va por México!

El día de ayer, los coordinadores parlamentarios del PAN, PRI y PRD anunciaron un “reencuentro” de la alianza legislativa de Va por México en la Cámara de Diputados para votar en contra de la reforma electoral. Esto sería un preámbulo para olvidar las rencillas y abre la puerta para ir juntos en las elecciones de 2023 en el Estado de México y Coahuila.

Jorge Romero, coordinador de la bancada de Acción Nacional, celebró el reencuentro de la coalición opositora y afirmó que “hay confianza” hacia las bancadas aliadas, en referencia al PRI, con quien en septiembre hubo una factura por la reforma militar que avaló el PRI en alianza con Morena.

“Saludo a los compañeros coordinadores de los partidos, celebrando lo que es un reencuentro de la coalición parlamentaria de Va por México, que como bien ya se dijo es una colación que navega en tiempos que han sido de mucha dificultad y pese a todo lo que ha sucedido, nosotros nos hemos mantenido como una coalición que entiende que antes que nada están los intereses de este gran país”, dijo Jorge Romero.

En tanto, Rubén Moreira, coordinador de la bancada del PRI, sostuvo que se trata de “no votaremos por algo que dañe al INE, a los tribunales Electorales, federales y estatales, a las OPLEs y que votaremos en conjunto con el PAN y el PRD en estos renglones”.

Moreira sostuvo que “ahora mismo solo hay un acuerdo para ir juntos en contra de la reforma electoral y el es que al PAN habla de mantenerse firmes como alianza opositora ante la renovación de 4 miembros del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), incluida la Presidencia, prevista para abril de 2023”.

Ante los cuestionamientos de la prensa, sobre la fractura por la reforma militar, el panista Jorge Romero reiteró que hay confianza, “estamos en los hechos juntos, dejando en claro que en la reforma electoral constitucional no vamos y eso es un hecho concreto”.

Por su parte, el coordinador de la bancada del PRD, Luis Espinosa Cházaro, aseguró: “Está superada la coyuntura anterior, porque hay algo mayor enfrente, una reforma electoral de retroceso democrático”, indicó.