Querétaro: ¿El fin de la etapa negra llamada: Neoliberalismo?

Por Miguel Angel Lizama
@Migueliz8

Querétaro ha sido centro de los hechos más relevantes en la Historia de México.

De Querétaro salió a todo galope Ignacio Pérez enviado por doña Josefa Ortiz de Domínguez –encerrada por su marido el Corregidor– para avisar al capitán Ignacio Allende en San Miguel que había sido descubierta la conspiración de independencia, con lo que se precipitó el Grito de Dolores, pronunciado por don Miguel Hidalgo y Costilla la mañana del 16 de septiembre, no el 15 como se hace hasta hoy por orden de Porfirio Díaz.

En Querétaro también el general Mariano Escobedo derrotó a las fuerzas imperiales que combatían al Presidente Benito Juárez, y apresó a Maximiliano de Habsburgo junto con sus generales Miguel Miramón y Tomás Mejía. Ahí, en el Cerro de las Campanas, los tres fueron fusilados según sentencia del tribunal que los juzgó y condenó.

Años después, triunfante la Revolución contra Porfirio Díaz, el primer Jefe del Ejército Constitucionalista Venustiano Carranza convocó a todas las facciones alzadas, a un Congreso Constituyente de donde emergió la Carta Magna que rigió la vida de México hasta la llegada al poder del Neoliberalismo Económico que desvirtuó los principales postulados constitucionales, con parches legaloides para entregar los bienes nacionales al extranjero e iniciar un frenesí de saqueos de los dineros públicos.

Pese a su prosapia libertaria, Querétaro sigue teniendo fuerte influjo conservador en su clase media y alta, con gran sumisión a las guías católicas y los dictados episcopales. La actual sociedad queretana presenta fuertes contrasentidos, pues en ella conviven un cerrado conservadurismo junto a una gran apertura a variadas influencias de todo el mundo. Junto a queretanos que se resisten a la llegada de “extraños”, hay gente de todos lados, con inversiones y nuevas ideas que evolucionan a la sociedad queretana. Querétaro es una confluencia de contrastes.

Y precisamente en Querétaro ya brotó UN GERMEN DE JUSTICIA, con un simple ciudadano atropellado por la mafia del PRIAN, quien no se resignó a ser arrollado por la injusticia azul, verde-blanco-rojo, y persistió en su denuncia que, al fin, fue atendida e investigada DEBIDAMENTE para formular una acusación documentada y atrapar a uno de los organizados para delinquir.

El destacado abogado JUAN COLLADO MOCELO, de grandes vínculos con ministros de la Suprema Corte, que lo mismo liberan sus cuentas bancarias congeladas por la Unidad de Inteligencia Financiera del gobierno, que departen felices en opíparos festejos nupciales, fue detenido por la FISCALÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA acusado de DELINCUENCIA ORGANIZADA y OPERACIONES CON RECURSOS ILÍCITOS desde Querétaro.

En las primeras informaciones de su modus operandi, surgieron los nombres de prominentes empresarios y destacados políticos del PAN, que han hecho de Querétaro su reducto y santuario, protegidos por el conservadurismo más rancio y extremista. Junto a los nombres de Javier Rodríguez Borgio (zar de los casinos) y José Antonio Rico Rico (de la Caja Libertad, importante captadora de ahorros en Querétaro presidida en su Consejo de Administración por el detenido Collado), surgieron los de los panistas Pancho Domínguez (gobernador de Querétaro) y Mauricio Kuri (ex edil de Corregidora, conurbado a Querétaro), hoy líder de la fracción del PAN en el Senado.

Al parecer, según la acusación, hubo colusión para estafar a SERGIO HUGO BUSTAMANTE FIGUEROA, a quien despojaron de un predio sobre el Boulevard Bernardo Quintana, que vendieron creando empresas fantasma, suplantando identidades y falsificando firmas, a fin de construir un centro comercial con pingües ganancias.

Obviamente, todos alegan inocencia y se dicen sorprendidos, aunque bien saben que tienen cola que les pisen, pero confian en seguir protegidos por la impunidad PRIANista. JOSÉ ANTONIO RICO ya había librado problemas en la Caja Libertad cuando el escándalo de Amado Yáñez, dueño de Oceanografía (contratista de Pemex), acusado de fraude por Citi Banamex. El único que fue al bote fue Yáñez y la PGR sólo acusó a empleados menores del banco por “omisión”. Lo relevante en esa ocasión, fue el despojo a Yáñez de buques y plataformas petroleras, además del equipo de fútbol profesional “Gallos Blancos”, que llegó a manos de Olegario Vázquez Aldir, heredero del favorito de la “pareja presidencial” panista. Otros mencionados escurrieron el bulto, por las buenas relaciones políticas que tenían.

PANCHO DOMÍNGUEZ SERVIÉN, al terminar sus estudios de Veterinaria, se metió a la Unión Regional Ganadera de Querétaro, donde su papá era prominente por los negocios avícolas de toda su vida. Pancho optó por la grilla y aprovechó las relaciones paternas para armar un “golpe de estado” a quien entonces presidía la Unión y se hizo elegir como nuevo presidente. Desde ahí tejió sus redes en el PAN para asumir la Presidencia Municipal de la capital estatal y luego saltar a una diputación federal, donde su actuación como golpeador de Felipe Calderón –cuando entró por la puerta “tras banderas” de la Cámara de Diputados a tomar posesión de la Presidencia de la República– le ganó puntos con el usurpador para que el PAN recuperara la gubernatura que perdió ante Pepe Calzada Rovirosa, el primer priísta que cumplió una promesa hecha a los electores, de suprimir la tenencia vehicular.

Aunque apenas es una hebra de la enorme corrupción que PRI, PAN y PRD implantaron en el país y hoy la defienden a base de gritos y sombrerazos en el Congreso y en redes sociales, el actuar de la Fiscalía de la República hace esperar que POR FIN HAYA JUSTICIA PARA LA CIUDADANÍA. Es una esperanza largamente acariciada, pero hoy tiene visos de irse convirtiendo en realidad.

Desde luego falta salvar el escollo del corrupto Poder (per)Judicial y sus fallos inapelables, donde la cúpula empresarial protectora de la delincuencia de cuello blanco y buenas relaciones, ha comprado y puede seguir comprando cegueras y sentencias leves para cuidar a los suyos.

Pero con este primer movimiento con que se estrena la autónoma Fiscalía General de la República, por lo menos, confiemos y esperemos que, como en anteriores transformaciones, QUERÉTARO SEA EL PRINCIPIO DEL FIN de otra etapa negra de la Historia mexicana llamada NEOLIBERALISMO.

Por eso los mafiosos no querían que ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR GANARA LAS ELECCIONES. PERO, muy a su pesar, EL PUEBLO DECIDIÓ…

Y EL PUEBLO MANDA.

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea