Queremos regeneración nacional ¡Ya!

Por Miguel Angel Lizama
@Migueliz8

En el actual panorama socio-político de México, el Presidente Andrés Manuel López Obrador enfrenta fuerzas externas (Donald Trump, calificadoras, acreedores) y adversarios internos (Poder Judicial, cúpulas empresariales, políticas y mediáticas desplazadas de los negocios al amparo del poder público), en un entorno de polarización artificiosa creada y mantenida como elemento desestabilizador de la Cuarta Transformación.

El cúmulo de afrentas, latrocinios, saqueos y abusos contra el pueblo de México, cometidos por su auto-llamada “clase gobernante”, creó una creciente rabia contra los 3 poderes que conforman EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA y sus cómplices impunes.

El 1 de julio de 2018 la mayoría popular eligió un nuevo y auténtico Mandatario, junto con otra conformación del Congreso de la Unión más afín a sus intereses y expectativas. Aunque el pueblo le otorgó la mayoría al partido de López Obrador, a pesar de todas las condiciones adversas que debió enfrentar, quedaron fracciones de oposición decididas a vengar lo que consideran afrenta a sus pretensiones de dominación, pues ya no encuentran resquicio para los arreglos onerosos que tanto les permitió medrar.

No les importa que, inclusive desde el extranjero, se les haya advertido sobre la adversidad que se les venía encima. En vez de alterar el rumbo seguido hasta ese momento, para librar el vendaval inminente y sintonizarse con el sentir y enojo popular, persistieron en sus errores con gran soberbia clasista. “No entienden que no entienden” les dijo en letras de molde desde Londres su considerada biblia económica.

Como de ese vendaval electoral se salvó el Poder Judicial, pues sus integrantes son propuestos y elegidos por los otros poderes, los opositores del nuevo mandato popular se atrincheraron en ese poder intacto y en sus cómplices oligarcas, para entorpecer el trabajo y descarrilar la marcha del Gobierno elegido.

Los intactos de esa oligarquía siguen creando con sus acciones mayor disgusto en la población, especialmente por su soberbia de culpar de todos los males que crearon y continúan alentando, al Presidente López Obrador, aprovechando su ánimo conciliador por bien de México, para exigirle cambio súbito de todo lo mal hecho o la permanencia de decisiones previas y ruinosas para el país (como las cesiones petroleras y la construcción del NAIM), y soluciones inmediatas para reparar todos los destrozos causados.

Su cinismo e hipocresías ofensivas hacen que la gente se inconforme con el estado de cosas en que sigue viviendo la nación, con leyes que los depredadores hicieron para su servicio, y –lo peor de todo– con la impunidad que, en nombre de la multi-violada Constitución, les concede el intocable Poder Judicial, con sus injustas y viciosas sentencias inapelables.

La situación actual va dejando cada vez más clara la necesidad INMEDIATA de una verdadera REGENERACIÓN NACIONAL, promesa implícita en el movimiento que encabezó Andrés Manuel y lo llevó al poder. Y el único camino viable que aparece en el horizonte para lograrla, es UNA NUEVA CONSTITUCIÓN POLÍTICA que deshaga el andamiaje depredador neoliberal convertido en leyes.

Para ello debe hacerse, a la brevedad posible, UNA CONVOCATORIA general a un CONGRESO CONSTITUYENTE que se encargue de regresar el marco normativo superior, a la esencia original de las cuatro Cartas Magnas emitidas desde 1824 hasta 1917.

En vez de consultar si se juzga a los ex-presidentes de la era neoliberal, pues ellos se saben impunes gracias a los jueces corrompidos que impusieron, debería consultarse al pueblo SI ESTÁ CONFORME con la actual Constitución y todas las leyes que han derivado de ella, con todos sus vicios e injusticias, O REDACTAR UNA NUEVA CONSTITUCIÓN POLÍTICA que deshaga y deseche la infinidad de parches que se le hicieron a la actual para beneficio de la rapiña que se adueñó del país.

Debe preguntársele a la gente SI CONSIDERA BUENO EL SISTEMA DE JUSTICIA QUE TIENE MÉXICO; si los jueces y ministros DEBEN SER ELEGIDOS POR VOTO POPULAR, no por los otros poderes, y desempeñar su trabajo durante poco tiempo, sujetos a reelección periódica.

El nuevo CONGRESO CONSTITUYENTE (verdadero, no la mafufada de “Constituyente Permanente” que crearon los sinvergüenzas para su depredación) debe retomar el verdadero carácter protector no discursivo de las Garantías Individuales para todos los mexicanos por nacimiento o adopción voluntaria. Debe tomar en cuenta los problemas que causa una oposición política irracional enemistada con la voluntad mayoritaria expresada en los votos. Debe desechar los reductos judiciales, financieros, políticos o autónomos (que no sean de la inteligencia o la educación), que sólo han servido para encubrir latrocinios y saqueos contra el pueblo de México.

Este CONGRESO CONSTITUYENTE debe acotar las posibilidades de andar parchando la Constitución para complacer a emperadores pasajeros, y deben dar el verdadero valor temporal, no permanente, a los artículos transitorios de las leyes, impidiendo que se conviertan en ordenamientos fijos, como hoy sucede, donde se dictan extensas leyes paralelas ESCONDIDAS en un solo artículo transitorio.

La nueva organización política debe atender a la evolución social, no financiera ni económica del país, ampliando sus cauces de expresión sin libertinajes, así como garantizando sus vías de lograr castigo para quienes fallen en los cargos que se les confían, y premiar a los que sirven con diligencia y honestidad al pueblo que los elige. Debe sustituirse el tinte economicista de la actual Constitución parchada, por un carácter social verdadero de una nueva Carta Magna.

Es importante que el pueblo con libertad elija a sus NUEVOS CONSTITUYENTES, sin trampas para inflar preferencias inexistentes y sin permitir la atomización política, con la participación de multitud de partidos que entorpezcan y obstaculicen todo intento de avanzar en una amplia y auténtica REGENERACIÓN NACIONAL.

HAY QUE CONVOCAR A UN CONGRESO CONSTITUYENTE, A LA BREVEDAD POSIBLE.

¡ESCUCHEN A LA MAYORÍA, SIN QUE LA MINORÍA IMPIDA AVANZAR!

Columnas

Columnistas invitados en Sin Línea